Hacer negocios
Última comprobación : 30/04/2018

Multipropiedad y otros contratos vacacionales de larga duración en la UE

Inscribirse en un régimen de multipropiedad o tiempo compartido tradicional –derecho a pasar varias temporadas, durante varios años, en una o varias fincas– puede ser meterse en un buen lío. Lo mismo cabe decir de los regímenes vacacionales de larga duración, como por ejemplo los clubes de descuentos vacacionales, que ofrecen descuentos en el alojamiento u otras ventajas, a veces en combinación con viajes u otros servicios, durante varios años.

Tanto la multipropiedad tradicional como los diversos regímenes vacacionales de larga duración que han ido surgiendo con el tiempo pueden encerrar gravosos compromisos financieros a largo plazo o incluso permanentes. Además, pueden acarrear diversos gastos, por ejemplo de mantenimiento, impuestos y seguros.

Cláusulas contractuales: tus derechos

Las normas más recientes de la UE protegen al ciudadano contra los comerciantes sin escrúpulos a la hora de firmar contratos de multipropiedad o de regímenes vacacionales de larga duración. Estas normas se aplican a los contratos firmados a partir del 23 de febrero de 2011 (o una fecha posterior en algunos países de la UE).

La normativa también te protege si firmas:

Tus derechos se aplican a distintos tipos de multipropiedad, incluso:

Lo que debes saber antes de comprar

Antes de decidirte, infórmate de tus derechos:

Si tienes un contrato de multipropiedad o un contrato vacacional de larga duración, estas normas te amparan aunque el vendedor te diga que no son aplicables.

Prácticas comerciales desleales y cláusulas contractuales posiblemente abusivas

También tienes que tener cuidado con:

Para asesorarte sobre los problemas en el país donde vives, dirígete a la organización nacional de consumidoresen. En caso de conflicto con un vendedor de otro Estado miembro, si quieres conocer tus derechos y qué protección te garantizan, ponte en contacto con la Red de Centros Europeos de los Consumidores ( red CEC).

También puedes intentar resolver el problema extrajudicialmente recurriendo a un procedimiento alternativo de resolución de conflictosen. Si has adquirido la multipropiedad o el contrato vacacional de larga duración por internet, también puedes presentar la reclamación por internet a través de la plataforma de resolución de litigios en línea.

Ejemplo

Anulación de un contrato de multipropiedad: ciudadano contra comerciante

Patrick es irlandés y en 2013 firmó un contrato de multipropiedad con un proveedor de Malta, que no le facilitó el formulario normalizado de desistimiento ni le informó de que no podía aceptar anticipos ni depósitos durante el plazo de desistimiento.

Pagó un depósito de 1.260 euros y firmó un cargo directo en cuenta de 122,50 euros al mes durante dos años.

Para reservar unas vacaciones en una finca de la multipropiedad el vendedor le tenía que facilitar un código pero, a pesar de pedírselo en reiteradas ocasiones, nunca se lo facilitó.

Pasó un año y las cosas seguían igual, por lo que decidió desistir del contrato apoyándose en las normas que amplían el plazo de desistimiento a 1 año y 14 días naturales. Hasta entonces había pagado 2.730 euros.

El vendedor no aceptaba el desistimiento ni quería devolverle el dinero.

Patrick se informó en el Centro Europeo del Consumidor de Irlanda, emprendió una acción legal a través del proceso europeo de escasa cuantía y el Tribunal falló a su favor. Como ni aun así el vendedor le pagaba, intervino el Centro Europeo del Consumidor de Malta y finalmente obtuvo su dinero.

Legislación de la UE

¿Necesitas más información sobre las normas de un país?

¿Necesitas recurrir a los servicios de asistencia?

Ponte en contacto con los servicios de asistencia especializados

Compartir esta página: