Última comprobación : 02/10/2018

Productos de seguro

Las compañías de seguros pueden vender sus productos en cualquier lugar de la UE, ya sea estableciéndose en otros países u ofreciendo servicios transfronterizos directamente, por ejemplo a través de su web o de intermediarios.

Así pues, es posible comparar precios en el mercado europeo hasta dar con la mejor oferta de productos de seguro (por ejemplo, de seguro de vida, seguro de hogar, seguro de automóvil, etc.).

Ahora bien, esto sólo se aplica a los seguros y fondos de pensiones privados, y no a los derechos de seguridad social y los derechos a pensión de los regímenes obligatorios, que dependen del historial laboral de cada cual.

Los productos de seguro pueden venderlos las compañías de seguros directamente (a menudo a través de sitios web), los intermediarios de seguros (corredores o agentes) o las empresas, como las compañías aéreas, las agencias de viajes, las ópticas o los vendedores de aparatos electrónicos. Los vendedores de productos de seguro tienen que darte determinada información esencial sobre ellos mismos y sobre el producto de seguro antes de que firmes el contrato.

Información importante para que puedas entender qué estás comprando

Antes de suscribir un producto de seguro, debes recibir un documento informativo normalizado, denominado "documento de información sobre el producto de seguro". Este documento te ayudará a entender qué estás comprando y te permitirá comparar otras ofertas de productos de seguro similares de otras aseguradoras.

Estas normas no se aplican a los productos de seguro de vida.

El documento que recibas debe ser breve (no más de dos páginas de una hoja de tamaño A4), debe estar redactado claramente y debe explicar lo siguiente:

Antes de firmar un contrato, la persona o la empresa que vende el producto de seguro ha de decirte también si actúa como agente o corredor y explicarte su vinculación con la compañía de seguros que ofrece el producto. Por ejemplo, deben decirte si reciben una comisión de la compañía de seguros al vender sus productos.

Compra de bienes o servicios junto con un producto de seguro

Cuando te ofrezcan un producto de seguro (que no sea un seguro de vida) junto con otro producto o servicio —como un seguro de automóvil al comprar un coche nuevo o un seguro de daños accidentales al comprar un ordenador portátil—, siempre tendrás derecho a comprar el producto o el servicio sin la póliza de seguro.

Ejemplo

No te pueden obligar a suscribir un seguro con el comerciante cuyo producto adquieras

A Carole, ciudadana francesa, se le acaban de romper las gafas, así que decide comprarse unas nuevas en la óptica que hay al lado de su casa. Una vez que las ha elegido, el óptico le sugiere que contrate un seguro que cubre los daños accidentales por si se le vuelven a romper. Le explica la cobertura y los costes y le da un folleto informativo para que se lo vaya pensando hasta que las nuevas gafas estén listas y pueda recogerlas.

En casa, Carole compara la póliza que le han ofrecido con otras similares que aparecen en la web de otras empresas y encuentra una que le ofrece la misma cobertura por menos dinero. Cuando una semana más tarde recoge las gafas nuevas, le dice al óptico que no le interesa la póliza de seguro que le ofrece. En su lugar, contrata la póliza que ha encontrado en la web de otra empresa y que es más barata. 

Legislación de la UE

¿Necesitas más información sobre las normas de un país?

¿Necesitas recurrir a los servicios de asistencia?

Ponte en contacto con los servicios de asistencia especializados

Compartir esta página: