Herramientas de servicio

Selección de idiomas

Bandera de la UE

Recorrido de navegación

Menú

Última comprobación : 24/05/2018

Impuestos de vehículos en otro país de la UE

En cuanto empieces a usar tu vehículo por carreteras nacionales, tendrás que pagar los impuestos correspondientes: bien el impuesto de circulación o bien el impuesto de matriculación y el de circulación. Cada país de la UE determina qué impuestos debes pagar si usas tu vehículo de forma habitual en su territorio.

En algunos casos, el importe del impuesto de matriculación dependerá del tiempo durante el cual utilices el vehículo en el nuevo país. Pero no te pueden aplicar impuestos más elevados que a un residente de ese país. En algunos casos, cuando cambias de país puedes tener derecho a una exención o incluso a la devolución del impuesto de matriculación. Para evitar la doble imposición, es mejor que te pongas en contacto con la administración nacional del nuevo país antes de trasladarte.

Exenciones del impuesto de matriculación de vehículos

En la mayoría de los países de la UE, los estudiantes, los trabajadores transfronterizos y los residentes secundarios no tienen que pagar el impuesto de matriculación de vehículos. Sin embargo, es posible que tengan que pagar el impuesto de circulación.

Estudiantes

Si te vas a vivir a otro país de la UE para estudiar o trabajar durante un tiempo definido y limitado (por ejemplo, como voluntario), puedes conducir tu coche matriculado en tu país de origen sin necesidad de matricularlo o de pagar impuestos en el nuevo país. Como estudiante, debes estar matriculado en un establecimiento educativo de ese país y poder aportar el certificado de matrícula válido. Ahora bien, si empiezas a trabajar mientras sigues estudiando, tendrás que matricular el vehículo en ese país.

Antes de abandonar tu país de origen, te conviene conocer las normas aplicables en el país donde vas a estudiar. Es posible que tengas que hacer algunos trámites administrativos o cumplir determinadas condiciones para evitar tener problemas en los controles policiales.

En Alemania, Dinamarca, Estonia y Suecia, los estudiantes no están exentos de la obligación de matricular sus vehículos y pagar los impuestos correspondientes.

Ejemplo

Mathieu es francés y vive en Bélgica, donde sigue un curso de posgrado de dos años de duración. Su coche sufre daños y acude a la policía para que levanten el atestado que tiene que presentar al seguro. Cuando la policía se da cuenta de que Mathieu lleva más de un año viviendo en Bélgica sin matricular el coche en el país, le comunica que su situación es irregular y que tendrá que pagar una multa.

Ahora bien, Mathieu puede demostrar que está matriculado en la Universidad de Amberes y que, como estudiante de otro país de la UE, no tiene obligación de pagar el impuesto de matriculación ni el de circulación en Bélgica.

Trabajadores transfronterizos

Como trabajador transfronterizo, es posible que tengas que conducir un vehículo de empresa que solo está matriculado en uno de los dos países.

Si utilizas un vehículo de empresa matriculado en el país donde trabajas, es posible que puedas utilizarlo también en el país donde vives sin necesidad de matricularlo allí. Comprueba las distintas condiciones aplicables al uso de vehículos de empresa en la UE, ya que las normas pueden variar considerablemente.

Si utilizas tu propio vehículo para desplazarte habitualmente entre tu país de residencia y tu país de trabajo, debes matricularlo y pagar los impuestos correspondientes en el país donde vives, pero no en el país donde trabajas.

Más información sobre matriculación de vehículos e impuestos correspondientes y enlaces a los sitios web de las administraciones nacionales en:

Elegir país
  • Finlandiaenfisv
  • Francia *
  • Grecia *
  • Hungria *
  • Irlandaen
  • Islandia *
  • Italia *
  • Letonia *
  • Liechtenstein *
  • Lituaniaenlt
  • Luxemburgo *

* Las autoridades nacionales aún no han facilitado esta información

Residentes secundarios

Por norma general, no tienes que matricular el vehículo ni pagar impuestos de matriculación en el país donde tengas tu segunda residencia o la vivienda donde pasas las vacaciones. Ahora bien, si dejas el vehículo permanentemente en tu domicilio de vacaciones, es posible que tengas que pagar el impuesto de matriculación allí, incluso aunque ya lo hayas pagado en tu país de origen.

Como residente secundario, no tienes que pagar el impuesto de matriculación, si:

  • pasas en tu segundo país menos de 6 meses al año
  • tienes tu residencia habitual en otro país de la UE y tienes un documento válido que lo demuestre
  • utilizas tu vehículo solo con fines privados
  • no vendes, alquilas ni prestas tu vehículo a los residentes.
Consultas públicas
    ¿Necesitas recurrir a los servicios de asistencia?
    Ayuda y consejos