Última comprobación: 04/05/2020

Pagos, transferencias y cheques

¿El Brexit te afecta?

Tu banco debe cobrar el mismo importe para los pagos en euros dentro de la UE que para las transacciones nacionales equivalentes.

Esta norma se aplica a cualquier:

Los bancos establecidos en países de la UE no pertenecientes a la zona del euroen también deben aplicar esta norma: no pueden cobrar más por un pago en euros hacia o dentro de un país de la UE que lo que cobran por un pago nacional en la moneda del país.

Ejemplo

Gastos idénticos para los pagos en euros y los pagos nacionales

Jakub vive en Chequia y tiene una cuenta en un banco checo. Su banco le cobra 5 coronas checas cuando hace una transferencia en coronas checas a otra cuenta bancaria checa.

Al volver de sus vacaciones, Jakub tiene que hacer una transferencia de 150 euros a la cuenta de un amigo en Francia. Su banco solo puede cobrarle el mismo importe que aplica en una transferencia de coronas checas efectuada dentro de Chequia (5 coronas checas) o su equivalente en euros.

Pagos online seguros

Si quieres hacer un pago online por un importe superior a 30 euros, deberás utilizar una combinación de al menos dos elementos de autenticación:

Los pagos son así más seguros y están mejor protegidos.

Comisiones por utilizar tu tarjeta

En la UE, al pagar con tarjeta de crédito o débito, los comerciantes y los bancos no pueden cobrarte comisiones ("recargos") solo por utilizar una determinada tarjeta. La norma se aplica a todas las compras (tanto en tiendas como online) que hagas con tarjeta, ya sea en tu país o en otro país de la UE.

Las normas de la UE sobre servicios de pago no se aplican a las tarjetas de crédito y de débito expedidas por sistemas tripartitos (como American Express o Diners Club), ni a las tarjetas de empresa o "corporativas" (en las que paga la empresa): es posible que haya que pagar comisión por utilizarlas.

También debes saber que, si pagas en monedas de la UE distintas del euro, la entidad emisora puede cobrarte una comisión por cambio de divisa si utilizas la tarjeta en otro país. Ahora bien, antes de que aceptes una compra, la entidad emisora de tu tarjeta, tu banco, el comerciante o el sitio web que lleva a cabo la operación deberán informarte del importe de cualquier comisión. La entidad emisora de tu tarjeta deberá informarte de estas comisiones en las condiciones de tu tarjeta y en una plataforma electrónica de fácil acceso, como un sitio web o una aplicación móvil.

Ejemplo

No debes pagar recargo por utilizar tu tarjeta

Clara, ciudadana austriaca, quiere comprar unos billetes online. Después de elegir fechas en la web de la compañía aérea, se dispone a pagar. Pero, una vez rellenados los datos de su tarjeta de crédito, resulta que la compañía le cobra un recargo de 10 euros por haber pagado con tarjeta.

Clara se dirige a su Centro Europeo del Consumidor, que presenta reclamación a la compañía aérea. La compañía devuelve a Clara los 10 euros de recargo y elimina de su sistema de reservas esta comisión ilegal.

Fraudes en pagos y con tarjetas

Las normas de la UE limitan el importe que puedes tener que pagar si eres víctima de fraude en pagos o con tarjetas (pagos con tu tarjeta o adeudos en tu cuenta que no hayas autorizado). En todos los casos, el máximo que se te puede exigir por el coste de la operación fraudulenta son 50 euros.

Ahora bien, si no eras consciente de la pérdida, robo o apropiación indebida (por ejemplo, si alguien ha pirateado tu cuenta o clonado tu tarjeta para pagar sin tu conocimiento), no tienes que pagar nada. Deberá correr con todos los costes el banco o la entidad emisora de la tarjeta. La misma norma se aplica si el responsable de la pérdida es un empleado de la entidad.

Bloqueo de importes en tu tarjeta

A veces, al hacer reservas en hoteles o alquilar vehículos, para garantizar la reserva pueden pedirte los datos de tu tarjeta. Del mismo modo, al hacer la reserva, el comerciante puede querer bloquear un determinado importe en tu tarjeta. Esto significa que el comerciante se reserva una parte de tu límite de crédito o balance en cuenta como depósito para cubrir cualquier gasto en el que piensa que puedes incurrir: servicio de habitaciones, posibles daños al vehículo, etc.

El comerciante debe informarte de su intención y tú debes autorizarlo, al igual que el importe exacto que se bloqueará.

Una vez hayas hecho el pago real (al terminar tu estancia y pagar la habitación con tu tarjeta, al devolver el coche y pagar la factura definitiva, etc.), el banco debe liberar de inmediato el importe bloqueado en tu tarjeta de crédito.

Ejemplo

Los importes bloqueados deben liberarse en cuanto hayas pagado

Boris, ciudadano húngaro, pasa un fin de semana con su novia en Venecia. Al presentarse en el hotel, la recepción toma los datos de su tarjeta de crédito. El hotel informa a Boris de su intención de bloquear 500 euros para cubrir su reserva y cualquier utilización durante su estancia del minibar y los servicios de restaurante. Boris acepta que se bloquee este importe en su tarjeta.

Antes de abandonar el hotel, Boris paga la factura con su tarjeta. Una semana después, cuando intenta reservar unos vuelos, Boris se da cuenta de que los 500 euros siguen bloqueados en su tarjeta de crédito. Boris se queja por teléfono al hotel, que se disculpa y pide al banco que libere de inmediato el importe bloqueado.

Adeudos domiciliados

Si tienes autorizados adeudos domiciliados en tu cuenta bancaria, puede haber pagos por error o por importes equivocados: por ejemplo, si cancelas un contrato con un proveedor y se ejecuta una domiciliación después de rescindido el contrato. En este tipo de situaciones, tienes derecho a la devolución del importe en un plazo de ocho semanas. La norma se aplica a todos los adeudos domiciliados, tanto los efectuados en tu país como de forma transfronteriza a otro país de la UE.

Qué hacer en caso de problemas

Si tienes problemas al hacer pagos en la UE, dirígete a tu banco o a la entidad emisora de tu tarjeta. Deben responder por escrito a tu queja en el plazo de 15 días (35 en determinadas circunstancias excepcionales). Además, deben tener un procedimiento establecido de reclamación a disposición de los consumidores.

Si necesitas ayuda para que se reconozcan tus derechos, puedes contactar con la red FIN-NET (problemas con proveedores de servicios financieros) o la red CECen (problemas con comerciantes).

Cheques

La normativa europea sobre comisiones bancarias por pagos nacionales e internacionales no se aplica a los cheques.

Las comisiones por el cobro de cheques emitidos en otro país de la UE son a veces muy altas. En muchos países ya no se acepta el cheque como medio de pago.

Preguntas frecuentes

Legislación de la UE

¿Necesitas más información sobre las normas de un país?

¿Necesitas recurrir a los servicios de asistencia?

Ponte en contacto con los servicios de asistencia especializados

Compartir esta página: