Recorrido de navegación

Actualizado : 07/07/2014

work

Doble imposición

Si dos países tienen derecho a gravar tus ingresos, corres el riesgo de tributar dos veces. Esta situación puede producirse, por ejemplo:

En estas situaciones estarás siempre sujeto a la normativa fiscal de tu país de residencia y es posible que además tengas que pagar impuestos en el otro país.

Afortunadamente, la mayoría de los países tienen convenios fiscales de doble imposición Deutsch English français , que generalmente pueden evitar que tributes dos veces:

  • según muchos convenios fiscales bilaterales, el importe que pagas en el país donde trabajas se deduce del que debes en tu país de residencia
  • en otros casos, los ingresos obtenidos en el país donde trabajas solo pueden gravarse en ese país y quedan exentos del pago de impuestos en el de residencia.

Debes tener en cuenta que hay muchas posibilidades de que los tipos impositivos sean distintos en ambos países. Si el tipo impositivo en el país donde trabajas es más elevado, ese será, en última instancia, el tipo que se te aplicará, incluso aunque el impuesto abonado en ese país se deduzca del adeudado en tu país de residencia o tu país de residencia te exima del pago de cualquier otro impuesto.

Para solicitar la exención de la doble imposición puedes estar obligado a demostrar dónde resides y que ya has tributado por tus ingresos. Ponte al habla con las autoridades fiscales Deutsch English français para averiguar qué justificantes y documentos tienes que presentar.

Esta página describe las normas más comunes de los convenios de doble imposición. Ten en cuenta que las normas del convenio fiscal aplicable a tu situación pueden ser distintas.

Qué normas se aplican si eres:

Trabajador pendular transfronterizo

Si vives en un país de la UE y trabajas en otro, la normativa fiscal aplicable a tus ingresos dependerá de la legislación de cada uno de esos país y los convenios de doble imposición entre ambos. Conviene saber que la normativa fiscal puede diferir considerablemente de la que establece qué país está a cargo de todo lo relacionado con tu seguridad social.

Dependiendo del convenio de doble imposición , podrías tener que pagar impuestos en el país donde trabajas además de en tu país de residencia:

Si trabajas por cuenta ajena, el país donde trabajas gravará, en la mayoría de los casos, los ingresos que obtengas en su territorio.

Si trabajas por cuenta propia y te has inscrito como tal en el país donde vives pero prestas servicios fuera del país, generalmente tendrás que pagar los impuestos sobre la renta en el país donde prestes los servicios si allí tienes una "base fija" o un "establecimiento permanente" (un despacho o una tienda, por ejemplo). Ponte al habla con la agencia tributaria para averiguar qué normas se aplican en tu caso.

Si vives en un país de la UE pero obtienes la totalidad o la mayor parte de tus ingresos en otro que es donde pagas impuestos, el país donde obtengas tus ingresos debe considerarte residente fiscal, es decir, debe ofrecerte las mismas desgravaciones, exenciones y otras ventajas fiscales que a sus residentes, como las deducciones de carácter personal o la posibilidad de presentar la declaración conjunta con tu cónyuge.

Las asociaciones transfronterizas de los servicios europeos de empleo en tu región pueden ayudarte a averiguar si existen acuerdos fiscales especiales para los trabajadores pendulares transfronterizos que puedan aplicarse en tu caso.

Trabajador desplazado

Si trabajas desplazado en el extranjero durante un breve periodo de tiempo (máximo 2 años), seguirás dependiendo del sistema de seguridad social de tu país de origen. Sin embargo, puede ser que el país de acogida grave los ingresos obtenidos durante el desplazamiento en el extranjero.

Si es tu empresa la que te desplaza al extranjero, es posible que no tengas que tributar en el país donde trabajas por los ingresos obtenidos durante el desplazamiento si:

Permaneces en el extranjero menos de 6 meses al año y

La empresa te ingresa directamente el sueldo en tu país y no cobras a través de una filial o de otra empresa establecida en el país donde trabajas.

Director de empresa o miembro de un consejo de administración

Si vives en un país y eres miembro del consejo de administración de una empresa en otro, el país donde esté establecida la empresa puede gravar los ingresos y comisiones relacionados con esta actividad.

Los países de la UE pueden considerar que las prestaciones en especie que recibas por ser miembro del consejo (por ejemplo, las opciones de compra de acciones o el coche de empresa) forman parte de las comisiones. 

Si, además de miembro del consejo, trabajas para esa misma empresa como asesor, consultor o empleado, lo más probable es que los ingresos que obtengas por el ejercicio de estas funciones estén sujetos al mismo tratamiento fiscal que el aplicado a otros trabajadores pendulares transfronterizos (véase más arriba).

Trabajador por cuenta ajena en un país de la UE para una empresa establecida en otro

Si vives en un país de la UE y trabajas allí para una empresa establecida en otro, por lo general y según la mayoría de los acuerdos fiscales, solo estarás obligado a pagar impuestos en tu país de residencia.

Artista o deportista

Los ingresos que obtengas en otro país de la UE como artista (música, teatro, cine, radio o televisión) o deportista pueden gravarse allí, incluso si se pagan indirectamente a través de una empresa.

La mayoría de las veces no se tienen en cuenta ni la duración de la estancia en el extranjero, ni si allí se tiene o no base fija ni el importe cobrado. El elemento decisivo es la actuación en el país.

No obstante, si la actuación o el espectáculo están financiados al menos parcialmente con fondos públicos, o si la remuneración es insignificante, algunos países no gravarán tus ingresos, que seguirán estando sujetos a las normas fiscales de tu país de origen.

En la mayoría de los casos tu país de origen te permitirá deducir los impuestos pagados en el extranjero por los ingresos obtenidos a raíz de actuaciones o espectáculos. Para poder acogerte a este tipo de deducciones fiscales, es probable que tengas que presentar justificantes del impuesto pagado por los ingresos obtenidos en el extranjero.

Funcionario en el extranjero

Si estás destinado en el extranjero como funcionario o vives en un país de la UE y trabajas en otro como funcionario, generalmente se te aplicarán las siguientes condiciones:

  • seguirás pagando el impuesto sobre la renta de tu trabajo como funcionario solo en el país cuya administración te emplea
  • solo tendrás que pagar el impuesto sobre la renta en el país donde trabajas si eres residente y, además,
    • eres ciudadano de ese país o
    • no te trasladaste allí exclusivamente para trabajar como funcionario sino que, por ejemplo, ya vivías allí cuando te contrataron. 

Trabajador desempleado que busca trabajo en el extranjero

Si pasas un periodo breve (menos de 6 meses al año) en otro país de la UE sin trabajar, es probable que allí no se te considere residente fiscal. En ese caso, todas las prestaciones de desempleo transferidas deben gravarse exclusivamente en el país que las pague.

Si pasas más de 6 meses al año en otro país de la UE, se te puede considerar residente fiscal de ese país, que puede gravar tus prestaciones de desempleo transferidas desde otro país. De hecho, según muchos acuerdos fiscales bilaterales, las prestaciones de desempleo solo están sujetas al pago de impuestos en el país de residencia fiscal.

No obstante, si en tu país de origen tienes domicilio fijo y fuertes lazos personales y económicos, se te podría seguir considerando residente fiscal allí, incluso a pesar de que pases más de 6 meses en el extranjero. En este caso, es posible que el otro país de la UE no tenga derecho a gravar tus prestaciones de desempleo.

Persona jubilada en el extranjero

Si te has jubilado en otro país de la UE y pasas allí más de 6 meses al año, ese país puede considerarte residente fiscal. Si es el caso, es posible que tengas que pagar allí los impuestos sobre tus rentas mundiales, incluidas las pensiones que cobres de otros países de la UE.

Excepción: las pensiones del sector público suelen gravarse únicamente en el país cuya administración haya empleado a la persona jubilada.

¿Qué fuentes debes consultar?

Esto es solo un resumen de lo que pasa en la mayoría de los casos. Para averiguar qué normas son aplicables en tu caso:

  • consulta a tu agencia tributaria Deutsch English français
  • examina el convenio de doble imposición Deutsch English français entre tu país de acogida y el país en el que se te considere residente fiscal
  • si eres funcionario y trabajas en el extranjero, examina el Derecho internacional aplicable y los acuerdos internacionales especiales, diplomáticos o consulares, para saber si, como funcionario, tienes derecho a algún privilegio fiscal en el país donde trabajas.
Ayuda y asesoramiento

Ayuda y asesoramiento

Ponte en contacto con los servicios de asistencia especializados

Pide asesoramiento sobre tus derechos en la UE / Problemas con las administraciones públicas