Portal Europeo de la Juventud
Información y oportunidades para los jóvenes en Europa.

La juventud en el lugar mas frío de la tierra

Maarten Takens
Existe un lugar en la tierra donde el frío lo invade todo.

En 1926 obtuvo el récord absoluto de temperatura baja en un territorio habitado, superando los –71 grados bajo cero. Hablamos de Oymyakon, un gélido lugar ubicado en el noreste de Rusia, en el que cuando sus pescadores obtienen un pez en solo treinta segundos ya esta congelado o los esputos que lanzan sus habitantes aterrizan en el suelo en estado sólido.

 

Para conocer un poco mejor donde nos encontramos diremos que Yakutia, donde se ubica esta localidad, es la república rusa más grande con tres millones de kilómetros cuadrados, unas seis veces España. Además de ser una de las regiones más ricas de la Tierra, pues posee reservas de platino, plata, uranio, carbón, petróleo, gas… El 40% del oro ruso se extrae de Yakutia, así como uno de cada cinco diamantes del planeta.

 

Los Yakutos son un pueblo turco que colonizaron siberia en el siglo XIV estableciéndose en esta ciudad en 1640 pues su valle constituye un lugar ideal, dado que a pesar de su clima extremo las cadenas montañosas cercanas impiden que escapen las pesadas masas de aire frío, que cubren el valle provocando que la temperatura sea relativamente soportable e incluso permite se alcancen en verano los 35 grados. En la era soviética, el valle era famoso porque en él vivían algunos de los hombres más ancianos del país, como Fiodor Arnosov, un cazador que murió en 1967 a los 109 años.

 

En la actualidad, la población cuenta con 2.300 habitantes repartidos entre cabañas y algunos edificios de cemento construidos sobre pilotes, que se hincan en la tierra a varios metros de profundidad para que no se hundan debido al fango que se crea cuando llegan los meses del deshielo. Las viviendas habituales realizadas íntegramente en madera, destacan por su cuarto de baño separado de la casa, el cual se distingue fácilmente por los bloques de hielo ordenados en la puerta y que sustituyen al agua corriente.

Quizá el único elemento diferenciador con sus antepasados es el uso de las televisiones que los acerca al mundo, aunque no está muy extendido la utilización de radios o incluso móviles por extraño que nos resulte.

 

La Juventud de Oymyakon

 

Llegados a este punto la pregunta que nos surge es que puede hacer un joven en un lugar, en principio, tan inhóspito como este, a que se dedican, como se divierten, sí son felices. Las respuestas a todas estas preguntas son positivas.

 

Muchos de los jóvenes que viven en esta pequeña población se dedican a la caza  de martas y liebres, o bien crían vacas y renos, pues apenas existe industria. Por otro lado, los menos favorecidos ocupan su tiempo en la cría de los caballos salvajes Yakutos, famosos por su increíble resistencia, que les ha permitido incluso ser utilizados para expediciones al Polo.

 

No obstante, el optimismo reina en Oymyakon pues muchos de ellos planean obtener los títulos de abogado, médico o gerente y alcanzar el éxito como así parece que ha logrado el hijo del médico, Alexander Krylov. A su regreso de Yakutsk, donde creció profesionalmente en el sector de la construcción, está desarrollando la infraestructura turística de la gélida población rusa. A fe que lo ha conseguido, pues ha levantado el primer hotel con agua corriente caliente en cada una de sus 10 habitaciones institucionalizando además el gran acto social del año, el Festival del Polo de Frío, donde como si de un evento mundial se tratara elige a su particular Miss Polo de Frío. No sabemos si será por esa razón, pero el caso es que el famoso actor de Hollywood Ewan McGregor, realizó una escala en su tour en motocicleta que lo llevó a conocer este perdido lugar de la estepa rusa.

 

El aburrido panorama invernal que suponemos reina en la población se transforma los sábados donde se reúnen los jóvenes en una abarrotada Casa de la Cultura. En la puerta se despojan de sus abrigos de piel y botas de reno para dar paso a corbatas, tacones o minifaldas, una fiesta en toda regla al ritmo de los clásicos disco o incluso la celebración de algún concurso de canto.

 

Al siguiente lunes, cuando el sol alumbre tímidamente Oymyakon, las columnas de humo se elevaran por encima de las preciosas cabañas de madera y sus propietarios imaginaran gracias a sus antenas parabólicas que se encuentran en una playa a más de 50 grados...sobre cero.

 

Escrito por David Álvarez, Multiplicador Eurodesk, IVAJ Valencia.

Publicado: Jue, 23/05/2013 - 15:12


Tweet Button: 

Enlaces


Info for young people in the western balkans

¿Necesitas ayuda o asesoramiento de un experto?

Pregúntanos