Portal Europeo de la Juventud
Información y oportunidades para los jóvenes en Europa.

Aprender participando y participar aprendiendo

¿Quieres aprender idiomas, conocer gente y descubrir nuevas culturas? Con ERASMUS+ es posible gracias a programas como el Intercambio Juvenil o el Servicio de Voluntariado Europeo (SVE), entre otros.

Para disfrutar de una experiencia así, sólo necesitas tener ganas de aprender y participar.
 

En primer lugar, y basándonos en opiniones y experiencias de jóvenes, es recomendable realizar una experiencia más corta, como pueden ser los Intercambios Juveniles y Campos de Trabajo a nivel Internacional, etc. Estos tipos de programas ofrecen a grupos de jóvenes, procedentes de diferentes países, la posibilidad de encontrarse y de conocer mejor sus tradiciones.  Las temáticas de un Intercambio o Campo de trabajo pueden ser muy variadas: música, arqueología, medio ambiente, política, cultura, etc., donde los jóvenes tienen la oportunidad de participar aportando sus propios conocimientos y costumbres.
 

¿Por qué recomendamos realizar este tipo de programas previamente? El Intercambio Juvenil suele tener una duración de 6 a 21 días, y está destinado a jóvenes desde los 13 a los 25 años, para los que, quizás, sea su primera experiencia fuera del hogar familiar, siendo ésta la oportunidad perfecta de empezar a realizar actividades de aprendizaje intercultural.
 

El Campo de trabajo, suele durar de la misma manera, ofreciendo a los jóvenes fortalecer el aprendizaje intercultural, el desarrollo personal y el refuerzo de los valores democráticos, al mismo tiempo que desempeñan el trabajo como voluntario, durante al menos quince días. Esto permite desarrollar, de forma voluntaria y desinteresada, un trabajo de proyección social y una serie de actividades complementarias, siendo la realización del proyecto un medio para fomentar valores de convivencia, tolerancia, solidaridad, participación y respeto intercultural.
 

Por su parte, el Servicio Voluntario Europeo ofrece la oportunidad de ‘aprender ayudando’ o ‘ayudar aprendiendo’ a través de la realización de actividades desarrolladas en el seno de una organización, en períodos que pueden oscilar entre los 2 y 12 meses.
 

Con el SVE los jóvenes tienen la oportunidad de vivir una experiencia personal única en un país diferente, además de poder adquirir habilidades muy útiles para la integración social y laboral: capacidad de trabajo en equipo, participación, iniciativa, sentido de la responsabilidad, sentido de solidaridad, relaciones humanas, confianza y seguridad, relaciones internacionales, etc. Así, al ser un periodo de estancia más largo, el Servicio Voluntario Europeo permite la integración tanto personal como profesional en el país de destino, en el que el voluntario puede aprender, conocer y vivir plenamente en la realidad diversa y plural que ofrece.
 

No obstante, ya sea en un Intercambio Juvenil, Campo de Trabajo, Servicio Voluntariado Europeo, etc., los jóvenes que decidan participar en una experiencia de tal magnitud, vivirán en contacto directo con los ciudadanos lo que les permitirá desarrollar e incrementar sus facultades y habilidades, conocer las costumbres y tradiciones del país de destino, así como desarrollar sus proyectos y ampliar su formación.


Escrito por Ana J. García
Multiplicador Cualificado Eurodek, Villa del Río

Publicado: Jue, 12/03/2015 - 12:30


Tweet Button: 


Info for young people in the western balkans

¿Necesitas ayuda o asesoramiento de un experto?

Pregúntanos