Navigation path

Left navigation

Additional tools

Other available languages: EN FR DE DA NL IT PT EL

Los  Gobiernos  de los  Estados  miembros y  la  Comisión Europea  han estado
representados del siguiente modo:

Bélgica:
D. Jan PEETERS                      Secretario de Estado de Medio Ambiente

Dinamarca:
D. Sven AUKEN                       Ministro de Medio Ambiente y Energía

Alemania:
D  Angela MERKEL                    Ministra de Medio Ambiente

Grecia:
D. Adamantios VASSILAKIS            Representante Permanente Adjunto

España:
D  Isabel TOCINO BISCAROLASAGA      Ministra de Medio Ambiente

Francia:
D  Corinne LEPAGE                   Ministra de Medio Ambiente

Irlanda:
D. Brendan HOWLIN                   Ministro de Medio Ambiente

Italia:
D.Edo RONCHI                        Ministro de Medio Ambiente
D. Valerio CALZOLAIO                Secretario de Estado de Medio Ambiente

Luxemburgo:
D. Johny LAHURE                     Ministro de Medio Ambiente

Países Bajos:
D  Margreet DE BOER                 Ministra    de    Vivienda,    Ordenación
                                    Territorial y Medio Ambiente

Austria:
D. Martin BARTENSTEIN               Ministro Federal de Medio Ambiente

Portugal:
D  Elisa FERREIRA                   Ministra de Medio Ambiente

Finlandia:
D. Pekka HAAVISTO                   Ministro de Medio Ambiente

Suecia:
D  Anna LINDH                       Ministra de Medio Ambiente
D. Mats ENGSTRÖM                    Secretario de Estado de Medio Ambiente

Reino Unido:
D. John GUMMER                      Ministro de Medio Ambiente
The Earl of Lindsay                 Secretario  de  Estado,  Ministerio  para
                                    Escocia

Comisión:
D  Ritt BJERREGAARD                 Miembro de la Comisión

NORMAS DE CONTAMINACIÓN APLICABLES A  LOS MOTORES DE LAS MÁQUINAS  MÓVILES NO
DE CARRETERA

El  Consejo ha  llegado a un  acuerdo político unánime  acerca de su posición
común  sobre la  propuesta  de Directiva  relativa a  la aproximación  de las
legislaciones de los  Estados miembros sobre las medidas que  deben adoptarse
contra la  emisión de  gases y  partículas contaminantes  procedentes de  los
motores  de combustión interna que se instalen en  las máquinas móviles no de
carretera.

La posición común se adoptará  formalmente después de que se haya ultimado el
texto,  y se transmitirá acto  seguido al Parlamento  Europeo para que inicie
la segunda lectura en el marco del procedimiento de codecisión.

La  Directiva  propuesta  fija,  entre  otras  cosas,  normas  de  emisión  y
procedimientos  de homologación  de los  motores que  vayan  a instalarse  en
máquinas móviles  no de carretera. Contribuirá  a la realización del  mercado
único garantizando  al mismo tiempo  la protección  de la  salud y del  medio
ambiente.

Entre las  máquinas a las  que se  aplica esta  Directiva cabe mencionar  las
siguientes:

-    sondas de perforación industriales, compresores, etc.

-    maquinaria   de   construcción,   como   cargadoras   sobre  neumáticos,
     bulldozers, tractores oruga,  cargadoras sobre  orugas, cargadoras  tipo
     camión, camiones todoterreno, excavadoras hidráulicas, etc.

-    maquinaria agrícola, cultivadores rotativos

-    maquinaria forestal

-    vehículos agrícolas autopropulsados (excepto los tractores)

-    maquinaria de manipulación de materiales

-    carretillas elevadoras

-    maquinaria    de   mantenimiento    de   carreteras    (motoniveladoras,
     apisonadoras, asfaltadoras)

-    máquinas quitanieves

-    equipos auxiliares de tierra en los aeropuertos

-    plataformas de trabajo aéreas

-    grúas móviles.

Esta  Directiva no  se aplica a  los tractores agrícolas  y forestales, sobre
los cuales la Comisión presentará una propuesta aparte.

La  propuesta establece  para las  principales sustancias  contaminantes unos
valores límite que deberán  alcanzarse en dos fases y  de forma escalonada en
función de la potencia del motor de que se trate.

Los valores límite  de la fase I deberán alcanzarse entre el 30 de septiembre
de  1998 y el  31 de  marzo de  1999, y los  de la  fase II,  entre el  31 de
diciembre del  2000 y el  31 de diciembre del  2001, según la categoría  a la
que pertenezca el motor.

No obstante,  para cada  categoría, los Estados  miembros podrán aplazar  dos
años la aplicación de  los requisitos que fija la  Directiva para los motores
cuya fecha de producción sea anterior a las fechas  mencionadas en el párrafo
anterior.

En  la fase  I, las  emisiones de monóxido  de carbono,  de hidrocarburos, de
óxidos de nitrógeno  y de partículas no deberán  sobrepasar el valor indicado
en el cuadro siguiente:

     Potencia neta   Monóxido de   Hidrocarbur   Óxidos de   Partícula
                       carbono         os        nitrógeno       s

          (P)            (CO)                      (NOx)
         (kW)          (g/kWh)        (HC)        (g/KWh)       (PT)
                                     (g/KWh)                  (g/KWh)
     130 \< P < 560       5,0           1,3          9,2         0,54

     75 \< P < 130        5,0           1,3          9,2         0,70

      37 \< P < 75        6,5           1,3          9,2         0,85

Los valores máximos para la fase II son los siguientes:

     Potencia neta   Monóxido de   Hidrocarbur   Óxidos de   Partícula
                       carbono         os        nitrógeno       s
          (P)            (CO)                      (NOx)
         (KW)          (g/KWh)        (HC)        (g/kWh)       (PT)
                                     (g/KWh)                  (g/kWh)
     130 \< P < 560       3,5           1,0          6,0         0,2

     75 \< P < 130        5,0           1,0          6,0         0,3

      37 \< P < 75        5,0           1,3          7,0         0,4
      18 \< P < 37        5,5           1,5          8,0         0,8

Se calcula que, en comparación con los  valores actuales, estas disposiciones
permitirán reducir las  emisiones de hidrocarburos en  un 29%, las de  óxidos
de nitrógeno en casi un 50% y las de partículas en un 67%.

El  Consejo y el Parlamento  Europeo se  pronunciarán a más  tardar a finales
del  año 2000  sobre una propuesta,  que presentará la  Comisión antes de que
finalice 1999, encaminada a lograr una nueva reducción  de los valores límite
de emisiones,  teniendo en cuenta todas  las técnicas disponibles de  control
de las  emisiones contaminantes  de los  motores de  combustión interna  y la
situación de la calidad del aire.

Contrariamente a  la propuesta de  la Comisión, la  posición común no  recoge
ningún  plan  comunitario  aplicable a  los  incentivos  fiscales  que puedan
conceder los Estados miembros.

Hasta la  fecha no existía  ninguna norma  sobre emisiones  para los  motores
contemplados  en esta propuesta de Directiva, a pesar de que las emisiones de
óxidos  de nitrógeno y partículas de los motores diesel de las máquinas no de
carretera causan  una  contaminación  atmosférica relativamente  elevada:  en
1990, esta  maquinaria era  el origen del  7% de  las emisiones de  óxidos de
nitrógeno  y del  1% de  las emisiones  de partículas  generadas en  la Unión
Europea  por la  actividad  humana,  lo  cual  equivale  al  37%  y  al  33%,
respectivamente,  de  las  emisiones de  los  motores  diesel  instalados  en
vehículos de carretera.

Las emisiones  de óxidos  de nitrógeno  causan problemas  de acidificación  y
formación de ozono, y las de partículas  son nocivas o mutágenas, por lo cual
se reconoce que constituyen un peligro grave para la salud.

DIRECTIVA SOBRE LA COMERCIALIZACIÓN DE BIOCIDAS

El Consejo ha llegado  a un acuerdo político  unánime acerca de una  posición
común sobre  la Directiva  relativa a  la comercialización  y utilización  de
biocidas y de las sustancias activas de éstos.

Se ha pedido al  Comité de Representantes Permanentes que  ultime el texto de
la  posición común para que pueda ser adoptado entre los puntos "A" de una de
las próximas sesiones del Consejo.

El texto  ultimado  se remitirá  al  Parlamento Europeo  para que  inicie  la
segunda lectura con arreglo al procedimiento de caducasen.

Con  esta Directiva,  cuya finalidad  es armonizar  en toda  la Comunidad  el
procedimiento de  autorización de  los biocidas,  se completa la  legislación
comunitaria que ya  rige para productos similares (por ej.,  los plaguicidas)
y se pone fin a la fragmentación del mercado  interior de productos químicos.
La intervención  de la  Comunidad es  necesaria para  garantizar el  correcto
funcionamiento del  mercado interior  y un  alto nivel de  protección de  las
personas, los animales y el medio ambiente.

Unos  14.000 productos y las cerca de 400 sustancias activas de éstos estarán
sujetos  a la Directiva,  cuyo ámbito de  aplicación se  extiende a productos
con  fines  tan  diversos  como la  higiene  personal,  la  desinfección,  la
protección de la madera, así como rodenticidas, insecticidas, etc.

Siguiendo   los   principios   básicos   (una   autorización   por  producto,
reconocimiento  mutuo   en  toda  la   Comunidad),  la   Directiva  establece
procedimientos   armonizados  de   autorización  y  contempla  procedimientos
simplificados para  las formulaciones  marco, los biocidas  de bajo riesgo  y
las  sustancias  específicas.  Introduce  además  un  concepto  nuevo  en  la
legislación comunitaria: el principio de la valoración  comparativa, a fin de
eliminar  a  largo   plazo  los  productos  más  peligrosos   cuando  existan
sustancias alternativas.

La Directiva establece asimismo principios comunes para  la evaluación de los
biocidas,  entre ellos  la obligación  de determinar  todos  los riesgos  que
entraña el uso  de un biocida sobre la  base de los datos resultantes  de las
pruebas  realizadas. La  decisión de  autorizar o  prohibir  un biocida  debe
basarse en los resultados de su evaluación global.

Cabe señalar  por último que uno  de los objetivos de  la Directiva es evitar
la repetición o la realización de pruebas innecesarias con animales.

ESTRATEGIA COMUNITARIA PARA REDUCIR  LAS EMISIONES DE CO2 Y MEJORAR EL AHORRO
DE COMBUSTIBLE - CONCLUSIONES DEL CONSEJO

"1.  El  Consejo acoge  con  satisfacción el  enfoque  de la  estrategia  que
     presenta la  Comisión en su comunicación  para reducir las emisiones  de
     CO2 producidas por los  automóviles particulares y mejorar el ahorro  de
     combustible. Habida cuenta de sus conclusiones de 15-16 de diciembre  de
     1994, 9  de marzo  de 1995  y  22-23 de  diciembre de  1995, reitera  la
     importancia que concede a una iniciativa comunitaria en este ámbito.  La
     acción comunitaria al  respecto servirá asimismo de apoyo a la labor que
     se   está  realizando  actualmente  en  el  contexto  de  los  esfuerzos
     internacionales  para  combatir  el  cambio climático  en  el  marco del
     mandato  decidido  por  la Primera  Conferencia  de  las  Partes  en  la
     Convención  Marco  de  las Naciones  Unidas  sobre  el  Cambio Climático
     (Berlín, 1995).

2.
     El  Consejo confirma el  objetivo a  medio plazo  de alcanzar,  para los
     automóviles de  nueva matriculación, un  valor medio de  emisión de  C02
     equivalente a  120 g  de C02/km,  que corresponde  aproximadamente a  un
     consumo medio  de 5  l/100 km  para los  automóviles  de  gasolina y  de
     4,5 l/100  km  para  los  de   gasóleo.  Esto  significa  una  reducción
     apreciable  del actual nivel  de las emisiones  de CO2.  El propósito es
     alcanzar  este objetivo  para el  año 2005.  El Consejo  opina  que para
     conseguir esto  se requerirá el  establecimiento inmediato  de objetivos
     de emisión intermedios, dentro  de un planteamiento gradual y progresivo
     que  ponga en evidencia  avances sustanciales,  sobre los  cuales deberá
     ejercerse un control  estrecho. En caso  de que  no sea posible  cumplir
     plenamente el objetivo para el año 2005, podría extenderse la  reducción
     progresiva, sin rebasar en ningún caso el año 2010.

3.
     El Consejo  opina que sólo una  estrategia amplia y coherente  permitirá
     asegurar la consecución del citado objetivo de valor medio de  emisiones
     de  CO2  y que  a  largo plazo  deben realizarse  nuevos  avances en  la
     reducción del consumo de combustible.

4.
     El  Consejo  cree  que  las  acciones  prioritarias  propuestas  por  la
     Comisión, consistentes en un acuerdo con la industria en conjunción  con
     incentivos  de mercado  e  información  del  consumidor, representan  un
     importante  avance en  este contexto.  Conviene en que  se base  a corto
     plazo en esas acciones  prioritarias una estrategia para reducir el  C02
     procedente de  los automóviles.  El  Consejo considera  que las  medidas
     para  reducir  las emisiones  de  CO2  deben ser  coherentes  con  otros
     objetivos medioambientales, en especial los  relacionados con la calidad
     del aire, incluido el ozono troposférico y la acidificación, y no  deben
     comprometer la seguridad de la circulación.

     Preocupa  al Consejo  la posibilidad  de que  el enfoque  de  estrategia
     propuesto por la Comisión  pueda no bastar finalmente para conseguir  el
     objetivo  de  valor medio  de  emisiones  de CO2  que  se expone  en  el
     anterior punto 2.

     En consecuencia, el Consejo cree que:

-    las medidas  prioritarias antes  mencionadas  deberían  aplicarse en  el
     plazo  más  breve posible  y  apela  a la  Comisión  para que  inicie la
     adopción de las medidas necesarias;

-    debería evaluarse  periódicamente la  eficacia de  la estrategia y  que,
     por tanto, es vital establecer un sistema de control.

5.
     Por  otra parte, el Consejo  opina que la estrategia podría, en su caso,
     suplementarse con cierto  número de otras medidas, entre ellas programas
     de gestión  del tráfico, que  podrían destinarse, entre  otras cosas,  a
     influir en  la conducta de  los automovilistas, a  sustituir el  tráfico
     automovilístico por otras modalidades de  transporte más respetuosas del
     medio ambiente,  incluido el transporte  público, conforme  preconiza el
     Libro  Verde de  la Comisión titulado "La  red de ciudadanos"  y a hacer
     frente a otras fuentes de emisión de CO2 en el sector del transporte.

     El Consejo invita a la Comisión a estudiar medidas  de esa naturaleza, a
     informar al Consejo a más  tardar en 1997 y, posteriormente, en su caso,
     a formular propuestas sobre dichos temas en el más breve plazo posible.

     Si  la  estrategia  no  resultara  suficientemente  eficaz,  la Comisión
     estudiaría  medidas  adicionales,  incluida  la  efectividad  de valores
     límite  obligatorios   para  las  emisiones  de   CO2  y,  si   procede,
     presentaría al Consejo las propuestas oportunas.

6.
     El Consejo pide  a la Comisión que  inicie sin demora conversaciones con
     la industria del automóvil  sobre un acuerdo para reducir las  emisiones
     medias de CO2 de los coches que se vendan en la Unión Europea.

     En dichas conversaciones tendría  que procurarse que la industria de  la
     Unión Europea en su conjunto, así como los importadores, se  comprometan
     a contribuir  señaladamente a la consecución  de los objetivos de  valor
     de emisiones de CO2 que se indican en el anterior punto 2.

     El Consejo pide a la Comisión que tenga en cuenta, en especial:

     -    la  importancia de  un ambicioso  compromiso a  escala de  la Unión
          Europea que se ajuste al citado objetivo

     -    la importancia de objetivos intermedios  que sirvan de base para un
          control del acuerdo

     -    los acuerdos ya existentes a escala nacional

     -    la importancia  de las contribuciones  de todos los  fabricantes de
          automóviles en la reducción del consumo de combustible.

          El  Consejo  invita a  la  Comisión a  informarle, a  más  tardar a
          finales  de 1996,  sobre la  marcha  de sus  conversaciones  con la
          industria.  Con  miras a  dichas  conversaciones,  se invita  a  la
          Comisión a recurrir al asesoramiento de un grupo de expertos de los
          Estados miembros.

          Con el fin  de propiciar una mayor  amplitud de los debates  que se
          celebren  en el  Consejo  sobre  las  condiciones  para  establecer
          acuerdos  con la  industria en  el  ámbito del  medio  ambiente, el
          Consejo  invita  a   la  Comisión  a  presentar   cuanto  antes  la
          comunicación que anunció al respecto en su programa de trabajo.

     7.   El Consejo  resalta la importancia  de establecer en  toda la Unión
          Europea  un sistema  de  control del  desarrollo  de las  emisiones
          medias de CO2 de  los nuevos automóviles que se ponen  en venta. En
          consecuencia, debería crearse  un sistema  de control  transparente
          capaz de observar  los avances obtenidos, en especial,  mediante la
          ejecución del acuerdo  con la industria.  Dicho sistema de  control
          debería tener un  funcionamiento autónomo respecto del  acuerdo con
          la  industria y basarse  en datos  facilitados por  las autoridades
          competentes  de los Estados miembros. El control debería efectuarse
          en cooperación con la industria  del automóvil y los importadores y
          prever informes públicos  periódicos sobre los  avances realizados.
          El Consejo  invita a la Comisión a presentar una propuesta sobre un
          sistema de control a más tardar en junio de 1997.

          Entretanto,  el Consejo  recomienda  a  los  Estados  miembros  que
          faciliten a  la Comisión  los datos  necesarios, de acuerdo  con la
          Directiva 93/116/CE de la Comisión, para  que aquélla pueda iniciar
          dicho sistema de control en 1998.

          El Consejo  recomienda a la  Comisión que elabore  cuanto antes una
          propuesta  para ampliar la Directiva 80/1268/CEE, modificada por la
          Directiva 93/116/CE de la Comisión, a los vehículos que funcionen a
          base de combustibles todavía no incluidos en la actual  legislación
          comunitaria. 

     8.   El Consejo conviene con la Comisión en que, para apoyar y completar
          un acuerdo con la industria, se necesitarán medidas que influyan en
          los  hábitos de consumo. Considerando que un sistema de información
          sobre emisiones de CO2 es una medida útil e importante para influir
          en las preferencias del consumidor,  el Consejo acoge con agrado el
          propósito de la Comisión de presentar, antes de que finalice el año
          1997, una propuesta en tal sentido.

     9.   El Consejo considera que  un incremento de los impuestos especiales
          mínimos  sobre  los  combustibles  de  automoción  es  un  elemento
          importante  de una estrategia destinada a  reducir las emisiones de
          CO2 en el sector del transporte. El Consejo invita a la  Comisión a
          tener en cuenta dicha consideración  en su propuesta de revisión de
          la Directiva 92/82/CEE en 1996.

     10.  El Consejo reconoce que otras medidas fiscales pueden  contribuir a
          lograr  mejoras  rentables  en las  características  de  consumo de
          combustible  del parque  de  automóviles. El  Consejo  invita a  la
          Comisión a  continuar el  estudio que  está realizando  actualmente
          sobre  los distintos sistemas  impositivos que aplican  los Estados
          miembros a los  vehículos, con objeto de  determinar los efectos de
          dichos sistemas en la reducción de las emisiones de CO2, e informar
          de ello al Consejo a más tardar en junio de 1997.
          Además, el Consejo pide a la Comisión que estudie la posibilidad de
          establecer un marco  de referencia para  incentivos fiscales en  el
          contexto del acuerdo con la industria.

     11.  El  Consejo  invita  a  la  Comisión  a evaluar  periódicamente  la
          eficacia  de  la aplicación  de la  estrategia comunitaria  para la
          reducción  de las emisiones  de CO2 producidas  por los automóviles
          particulares. Con tal fin, y habida cuenta de los compromisos de la
          Comunidad en el  contexto de la estrategia  mundial sobre el cambio
          climático y el mecanismo global de control del CO2, el Consejo pide
          a la Comisión que le informe periódicamente sobre, en particular:

-    la  evolución de  la reducción  de las  emisiones medias  de CO2  de los
     nuevos  automóviles  puestos en  venta  sobre  la base  del  sistema  de
     control por establecer

-    los  avances   realizados  por  la   industria  del   automóvil  en   el
     cumplimiento de sus compromisos con arreglo al acuerdo con la industria

-    las medidas  adoptadas tanto a  escala comunitaria como  de los  Estados
     miembros  a fin de mejorar el ahorro de combustible  de los vehículos, y
     en especial en el ámbito de los instrumentos económicos

-    el efecto de la estrategia con respecto al mercado

-    el efecto  de la estrategia  con respecto a  los objetivos  comunitarios
     relativos a  la calidad  del aire,  incluido el  ozono troposférico,  la
     acidificación y otros aspectos medioambientales del transporte

-    la  coherencia  de la  estrategia  con  la  legislación comunitaria,  en
     particular la relativa a la seguridad viaria

-    el desarrollo tecnológico,  tomando por base,  entre otras, el resultado
     del Grupo operativo "El coche del mañana".

12.  Con  miras a  estudiar a  más largo  plazo  objetivos más  ambiciosos de
     emisión de  CO2 para los automóviles  particulares, el Consejo invita  a
     la  Comisión a  presentarle, a  más tardar  en el  año 2000,  un informe
     basado  en  los  potenciales  de   utilización  eficaz  del  combustible
     generados  por  el  futuro  progreso  tecnológico  y  en  la  viabilidad
     económica  de éstos,  así como,  en su  caso, propuestas  para  alcanzar
     tales objetivos."

DESARROLLO SOSTENIBLE - PROGRAMA COMUNITARIO DE POLÍTICA Y ACTUACIÓN

El Consejo ha celebrado  un debate sobre  la revisión propuesta del  programa
de referencia,  oficiosamente denominado Quinto  programa de  actuación sobre
el medio ambiente, que se aprobó a principios de 1993.

Ha  dado  su  visto bueno  a  la estrategia  general  de la  propuesta  de la
Comisión  y ha fijado  orientaciones para  los debates en  profundidad que se
mantendrán más adelante.

La propuesta de  revisión no pretende establecer un nuevo  planteamiento sino
centrar  el  debate  en   ciertos  sectores  prioritarios  (entre  ellos   la
integración  de  la  política  de  medio  ambiente  en  las  demás  políticas
comunitarias, la  ampliación de  la gama de  instrumentos para garantizar  un
desarrollo  sostenible, la  promulgación de  una legislación  comunitaria más
eficiente) y ciertas cuestiones horizontales que  deben acelerar la ejecución
del  programa  (entre ellas  la  mejora  de la  información  estadística,  la
sensibilización  de  la  industria  y  del  consumidor   y  la  promoción  de
iniciativas locales y regionales).

ESTRATEGIA COMUNITARIA SOBRE EL CAMBIO CLIMÁTICO - CONCLUSIONES DEL CONSEJO

"1.  El  Consejo se  felicita del  positivo papel  desempeñado por  la  Unión
     Europea  en el proceso de  Berlín hasta la  tercera reunión del Grupo ad
     hoc "Mandato de Berlín".

     Observa con preocupación que el  proceso de Berlín no avanza de la forma
     necesaria  para alcanzar  el objetivo deseado. Reitera  su disposición a
     seguir participando en  un proceso constructivo  y concreto para ultimar
     un protocolo adecuado en la tercera Conferencia de las Partes.

2.   A este respecto,  el Consejo mantiene  la opinión de  que, a  efectos de
     fortalecer  y  ampliar  los  compromisos  de  la  Convención, resultaría
     necesario establecer  un protocolo  u otro  instrumento jurídico  con un
     enfoque mixto que incluya compromisos de las Partes del Anexo I sobre:
          -   políticas y medidas, así como
          -   objetivos cuantificados en materia de limitación y reducción de
              emisiones dentro de plazos concretos.

              Estos elementos son interdependientes.

              Además, en el  contexto de un protocolo,  el Consejo reitera la
              necesidad de seguir avanzando en el cumplimiento, por todas las
              Partes,  de los compromisos  asumidos en virtud  del apartado 1
              del artículo 4, a fin de lograr un desarrollo sostenible.

              En  este  contexto, el  Consejo  recuerda  la  propuesta de  la
              Comunidad  relativa a una estructura de protocolo presentada al
              Grupo ad hoc  "Mandato de Berlín"; vuelve  a afirmar asimismo a
              este respecto su marcada preferencia por un protocolo.

              El Consejo  insta a la segunda Conferencia de  las Partes a que
              respalde  la  propuesta  de  la  Comunidad  y  agradecería  las
              aportaciones constructivas de cualquiera de las Partes.

3.        El Consejo reconoce que el  segundo informe de evaluación del Grupo
          intergubernamental sobre el cambio  climático (IPCC) representa  la
          evaluación más exhaustiva  y autorizada en el  ámbito de la ciencia
          del cambio climático.

          El Consejo vuelve  a mostrar su  preocupación por las  conclusiones
          del  segundo informe de evaluación   del IPCC, según  las cuales el
          balance de  las pruebas sugiere que el clima  mundial está sujeto a
          una influencia humana perceptible.

          El  Consejo insiste  en que  estos resultados  ponen de  relieve la
          necesidad de medidas urgentes al nivel más amplio posible.

          El Consejo reitera  su convencimiento de que  dicho informe reviste
          una   importancia   fundamental    para   determinar   y    acordar
          internacionalmente las medidas futuras más adecuadas para lograr el
          objetivo final de la Convención  Marco sobre el Cambio Climático, e
          insta a  la segunda Conferencia  de las  Partes a  que apruebe  los
          resultados obtenidos en el segundo informe de evaluación del IPCC.

4.        Además, el Consejo destaca que el segundo informe de evaluación del
          IPCC es el  principal documento de referencia en  lo relativo a los
          objetivos de reducción global de las emisiones, a las posibilidades
          técnicas y a la rentabilidad de las medidas que deben seleccionarse
          dentro de la  gama de opciones definida.  Asimismo recuerda en este
          contexto la valiosa contribución que ofrecen los trabajos en  curso
          sobre  posibles acciones comunes en  materia de políticas y medidas
          en el marco del grupo de expertos del Anexo I, OCDE/AIE.

5.        El  Consejo reconoce  que, según  el segundo  informe del  IPCC, la
          estabilización de  las concentraciones  atmosféricas de  CO2 en  un
          nivel igual  al doble del  nivel preindustrial, es  decir, 550 ppm,
          exigirá  que  en última  instancia  la totalidad  de  las emisiones
          mundiales sea inferior al 50% del nivel actual de las mismas; dicho
          nivel  de concentración ya  provocará un aumento  de la temperatura
          media  mundial  de   aproximadamente  2 C  por  encima   del  nivel
          preindustrial.

6.        En vista del grave riesgo de dicho incremento y, en particular, del
          muy  elevado  ritmo  de  cambio,   el  Consejo  considera  que  las
          temperaturas medias mundiales no deberían sobrepasar en  más de 2 C
          las  temperaturas  preindustriales,  por lo  que  los  esfuerzos de
          reducción  y  limitación   deberían  orientarse  hacia  niveles  de
          concentración inferiores a 550 ppm de CO2. Ello significa que deben
          estabilizarse también  las concentraciones  de todos  los gases  de
          invernadero,  para lo cual será preciso, probablemente, reducir las
          emisiones de gases de invernadero que no sean CO2, sobre todo CH4 y
          N2O.  El Consejo  aguarda con  interés los  resultados  del informe
          técnico  complementario a  este  respecto, incluidos  los  aspectos
          sociales y  económicos, cuya finalización  por el IPCC  a solicitud
          del  Órgano subsidiario  de asesoramiento científico  y tecnológico
          está prevista para finales de 1996.

          En este  contexto,  el  Consejo considera  que  debe  aplicarse  el
          principio cautelar, y  se solicita al Grupo ad hoc  que explore las
          posibilidades de  fomentar una  actuación rápida  inspirada en  las
          propuestas   y  sugerencias  presentadas  en  el  contexto  de  las
          negociaciones del protocolo.

          Además,  el Consejo  observa que  el IPCC  considera que,  desde un
          punto de vista técnico, se pueden conseguir reducciones notables de
          las emisiones de gases de  invernadero y que dichas reducciones son
          viables  económicamente.  El  Consejo  observa,  además,   que  hay
          considerables  opciones  "sin   efectos  perjudiciales"  y  que  se
          justifica, basándose en los riesgos  potenciales, ir más allá de la
          aplicación de las opciones  "sin efectos perjudiciales" al nivel de
          las Partes del Anexo I.

7.        El  Consejo considera que los esfuerzos mundiales exigen respuestas
          mundiales y la  plena participación de todas  las Partes. Para ello
          es   necesaria  una   colaboración   más   estrecha  entre   países
          desarrollados y en desarrollo: además de fortalecer los compromisos
          de  los  países desarrollados,  es  importante  que los  países  en
          desarrollo  cumplan su papel produciendo y utilizando tecnologías y
          productos más eficientes  desde el punto de  vista energético y que
          produzcan  menos   emisiones  de  carbono.   En  esta  perspectiva,
          constituye  un primer paso  crucial la información  suministrada en
          las comunicaciones nacionales,  a fin de seguir implicando  a todas
          las Partes  en  los  esfuerzos  para mitigar  el  cambio  climático
          mundial.

          A la luz del  Mandato de Berlín, aumentar al máximo  el esfuerzo de
          cooperación entre todas las Partes constituye, por lo tanto, uno de
          los  grandes  desafíos;  los  tres  principales  elementos  de  tal
          esfuerzo son los siguientes:

-    oportunidades para fomentar y cooperar  en el desarrollo, aplicaciones y
     difusión,  incluida  la  transferencia,  de   tecnologías,  prácticas  y
     procedimientos

-    oportunidades que  brinda el  desarrollo  de  actividades realizadas  de
     forma conjunta

-    oportunidades  para compatibilizar  los programas  y las  inversiones de
     bancos  multilaterales  de  desarrollo  y  el  sector  privado  con  los
     objetivos  de  la Convención  Marco  sobre  el Cambio  Climático,  y  la
     aplicación del apartado 1 del artículo 4 en particular.

8.        Dentro de este contexto, el  Consejo cree que es esencial que  cada
          una de  las Partes del  Anexo I -entendiéndose que  la Comunidad es
          considerada  como una  Parte-  convenga  en  fijar  unos  objetivos
          cuantificados  de   reducciones  globales  significativas   de  las
          emisiones de gases  de invernadero después del  año 2000 por debajo
          de  los niveles de 1990 dentro de plazos especificados, en lugar de
          meramente limitar el aumento de las emisiones totales.

9.        Al tiempo que reconoce que ya se ha  llegado a la mitad del proceso
          del Mandato de  Berlín, el Consejo insta  a todas las Partes  a que
          redoblen sus esfuerzos a este  respecto. La Comunidad y los Estados
          miembros están dispuestos a iniciar negociaciones constructivas con
          otras Partes  durante la  segunda Conferencia  de las Partes  y con
          posterioridad, para  determinar objetivos de reducción  realistas y
          estudiar de qué modo tales objetivos pueden  cumplir los requisitos
          de equidad establecidos en el Mandato de Berlín.

10.       El Consejo subraya la labor  constructiva realizada por el Grupo ad
          hoc relativa al desarrollo de las  propuestas actuales de políticas
          y medidas  en materia de energías renovables,  normas de eficiencia
          energética aplicables  a los productos, transportes  e instrumentos
          económicos. Estas propuestas se han presentado a la tercera reunión
          del  Grupo ad  hoc "Mandato  de Berlín",  y el Consejo  aguarda con
          interés otras propuestas que se  presentarán a la cuarta reunión de
          dicho Grupo. 

11.       El Consejo toma nota de que la Comunidad, basándose en los informes
          más recientes de  los Estados miembros, se  encuentra en un proceso
          consistente en  reducir  sus emisiones  de CO2  hasta alcanzar  los
          niveles de 1990 para el año 2000, pero al mismo tiempo reconoce que
          serán necesarios esfuerzos  adicionales para lograr el  objetivo de
          estabilización.

12.       El Consejo toma  nota de que,  merced a los trabajos  ya realizados
          por el  Grupo ad  hoc "Clima",  es viable  para el  conjunto de  la
          Comunidad alcanzar una  reducción de las emisiones  de CO2 de forma
          que para el año 2010 sean inferiores al nivel  de 1990, mediante la
          aplicación  de políticas  y  medidas determinadas  por los  Estados
          miembros  y  la  Comisión,  a  nivel  nacional  y  comunitario.  Se
          requieren  trabajos   adicionales  para  evaluar   las  reducciones
          potenciales en los años 2005 y 2020.

13.       El Consejo confirma  que un reparto equitativo  de los objetivos en
          materia  de reducción de emisiones por  parte de la Comunidad en su
          conjunto, es decir la diferenciación del esfuerzo entre los Estados
          miembros de la Comunidad, constituye un elemento fundamental de  la
          estrategia  de  la Comunidad  relativa  al cambio  climático  y que
          debería comenzar,  según corresponda, mediante políticas  y medidas
          comunes y coordinadas. En los  futuros trabajos a este respecto, se
          solicita al  Grupo ad hoc que  evalúe el potencial  de limitación y
          reducción en todos los Estados miembros y el coste de las políticas
          y medidas  a nivel  comunitario, además de  las que  se tomen  o se
          prevean  a  nivel nacional,  con  el  fin  de  realizar un  reparto
          equitativo de la carga.

14.       A este respecto, el Consejo solicita a  los Estados miembros y a la
          Comisión que, por medio del  Grupo ad hoc "Clima", sigan impulsando
          los trabajos  iniciados en  materia de  objetivos cuantitativos  de
          limitación y reducción de las emisiones mediante:

-    la  identificación de  las  medidas más  oportunas  a nivel  nacional  y
     comunitario

-    la  estimación, para  cada Estado  miembro  y para  la Comunidad,  de la
     reducción/limitación de  las emisiones que sea  posible lograr y, en  la
     medida  de lo posible,  el coste potencial  de cada  política y  de cada
     medida con metodologías comparables, incluido  el potencial de "ausencia
     de efectos perjudiciales" a nivel nacional y comunitario

-    la determinación de  las medidas que  deben tomarse  a nivel nacional  y
     comunitario.

15.       A fin de  supervisar los efectos de  las políticas y medidas  en el
          año 2000 y posteriormente, el Consejo:

-    invita a  la Comisión, asistida  por el  comité creado con arreglo  a la
     Decisión n  93/389/CE  del  Consejo,  a  que  evalúe  la  utilización de
     indicadores generales y sectoriales de intensidad  energética y de  CO2,
     y  a  que presente  un  amplio  análisis de  los  distintos  indicadores
     sectoriales  de  emisiones de  gases de  invernadero  disponibles a  tal
     efecto;

-    insta  a la  Comisión a  que  presente lo  antes posible  propuestas  de
     modificación  de   la  Decisión  arriba   mencionada  para   incluir  la
     obligación de notificar datos  al Mecanismo de Seguimiento más allá  del
     año 2000.

16.       Además, a fin de lograr una coherencia plena de las políticas de la
          Unión Europea,  el Consejo solicita a  la Comisión y  a los Estados
          miembros  que  lleven a  cabo una  coordinación adecuada  entre los
          trabajos del Grupo ad hoc  "Clima" y otros trabajos pertinentes, en
          particular relativos a la energía, la industria, el transporte, los
          instrumentos económicos y la agricultura.

17.       El Consejo solicita al  Grupo ad hoc que presente un  informe sobre
          la marcha de los trabajos en el Consejo "Medio ambiente" de octubre
          para  permitirle adoptar,  en  diciembre de 1996, conclusiones  que
          ofrezcan orientaciones concretas a las negociaciones del Protocolo.

18.       El Consejo resalta la importancia de la próxima segunda Conferencia
          de  las Partes,  que debería  encaminar el  proceso del  Mandato de
          Berlín  hacia  negociaciones concretas  relativas  a  un  protocolo
          destinado a garantizar la conclusión  con éxito de dicho proceso en
          la tercera Conferencia de las  Partes. En este contexto, el Consejo
          hace asimismo hincapié en la  necesidad de una estrecha cooperación
          con las demás Partes en el Convenio."

COMERCIO Y MEDIO AMBIENTE

El Consejo  ha  celebrado un  cambio  de  impresiones general  acerca  de  la
comunicación de la Comisión sobre comercio y medio ambiente.

Esta comunicación, presentada el 1 de marzo de 1996,  pretende servir de base
para la definición de  la posición de la Comunidad Europea  sobre el tema del
comercio y del  medio ambiente, en particular durante la  primera Conferencia
Ministerial de  la Organización Mundial del  Comercio (OMC) que se  celebrará
en Singapur en diciembre de 1996.

CONVENIO SOBRE LA DIVERSIDAD BIOLÓGICA

-    Preparación de la tercera Conferencia de las Partes en el Convenio

          El  Presidente del  Consejo  ha  resumido los  preparativos  de  la
          Conferencia, que se celebrará en Buenos Aires en noviembre de 1996.
          El Consejo estudiará la cuestión más detenidamente en su reunión de
          octubre.

-    Protocolo sobre seguridad biológica

          El Consejo ha  adoptado unas conclusiones que  completan el mandato
          de negociación del Protocolo que se dio a la Comisión en octubre de
          1995. Después de  esta fecha, la segunda  Conferencia de las Partes
          adoptó la Decisión II/5 en la que se definen las condiciones en que
          se entablará el  proceso de negociación.  Teniendo en cuenta  estos
          elementos, el nuevo mandato actualiza y completa las directrices de
          negociación  de octubre  de 1995  en lo  que respecta,  entre otras
          cosas, a los aspectos esenciales de la elaboración del protocolo, a
          su ámbito de  aplicación y a  las definiciones de  conceptos, a  la
          evaluación  y gestión  de  riesgos,  al  procedimiento  de  acuerdo
          fundamentado y al intercambio  de información, a la  relación entre
          éste   y   otros   acuerdos  internacionales   y   a   aspectos  de
          procedimiento.

UTILIZACIÓN CONFINADA DE MICROORGANISMOS MODIFICADOS GENÉTICAMENTE

El  Consejo  ha mantenido  un debate  de  orientación sobre  la  propuesta de
Directiva  por la  que  se modifica  la Directiva  90/219/CEE  relativa a  la
utilización confinada de microorganismos modificados genéticamente.

Teniendo en cuenta la experiencia y  los conocimientos científicos adquiridos
durante  los   últimos  años  (la  Directiva   90/219/CEE  se  basa  en   los
conocimientos científicos  de principios  de la  década de  los ochenta),  la
propuesta de la Comisión:

-    actualiza el ámbito de aplicación de la Directiva 90/219/CEE

-    establece un procedimiento simplificado para  la introducción de  nuevas
     modificaciones técnicas

-    modifica la clasificación de riesgos de las actividades confinadas

-    adapta  los   procedimientos  administrativos   y   los  requisitos   de
     notificación al nivel real de riesgo de las actividades

-    enuncia más  pormenorizadamente las medidas  de confinamiento  y control
     que deben aplicarse.

El debate del Consejo se  centró en los objetivos de esta nueva Directiva, la
modificación  del  ámbito de  aplicación de  la  Directiva, la  base  para la
clasificación  de   riesgos  y  la   simplificación  de   los  procedimientos
administrativos.  El  estudio  detenido  de  la  propuesta  comenzará  con la
Presidencia irlandesa.

MAÍZ MODIFICADO GENÉTICAMENTE

El Consejo  ha deliberado sobre  la propuesta de la  Comisión referente  a la
comercialización de  maíz modificado genéticamente  (Zea mays  L.). Numerosas
Delegaciones han  manifestado que no pueden  respaldar dicha propuesta y  que
desearían que  la Comisión  la retirara,  mientras que una  Delegación la  ha
apoyado y  otra se  ha abstenido.  La Presidencia  ha llegado  por ello  a la
conclusión  de que  el Consejo  no está en  condiciones de  pronunciarse y la
representante de  la Comisión  ha señalado  que informaría  a su  institución
para que ésta decida qué disposiciones tomar.

Se recuerda que la  propuesta se presentó al  Consejo de conformidad con  las
normas  de  comitología,  al  no haber  logrado  la  Comisión  que el  comité
pertinente  la  aprobara  por la  mayoría  cualificada  necesaria. Cuando  se
produce esta situación las normas  estipulan que, si el Consejo no aprueba la
propuesta por mayoría cualificada (o  la modifica por unanimidad) en un plazo
de tres meses (es decir, antes del  31 de agosto de 1996), la Comisión adopte
las medidas propuestas.

POLÍTICA DE AGUAS DE LA COMUNIDAD
-    CONCLUSIONES DEL CONSEJO

"El  Consejo recuerda la  importancia que  concede a que  se disponga  de una
política  de aguas coherente y eficaz, capaz de hacer frente a las exigencias
a que actualmente se ve enfrentada la Comunidad.

Por  lo tanto,  recuerda sus  conclusiones, en  particular  las adoptadas  el
18 de diciembre de 1995, en las  que se destacan los  principios, objetivos y
aspectos específicos  que, en su opinión, debería  seguir el nuevo enfoque de
dicha política de aguas. 

En  este contexto,  el Consejo  acoge favorablemente  la  comunicación de  la
Comisión a este respecto  que ha sido remitida  tanto al propio Consejo  como
al Parlamento  Europeo y toma  nota de las  orientaciones para una  directiva
marco  sobre recursos hídricos. El  Consejo considera  que dicha comunicación
constituye una base  útil para desarrollar una nueva política  comunitaria de
aguas.

El Consejo  insta a la  Comisión a  que presente  lo antes posible,  y a  más
tardar  antes  de finales  de año,  una  propuesta de  directiva  marco sobre
recursos hídricos que tenga debidamente en cuenta  las recomendaciones por él
formuladas en las sucesivas conclusiones que ha adoptado hasta el momento."

CEPOS

El Consejo  ha tomado  nota  del  informe verbal  de  la Comisión  sobre  los
resultados de las conversaciones  mantenidas con  Canadá, Estados Unidos,  la
Federación de Rusia y otros  países terceros afectados; estas  conversaciones
tienen por objeto preparar el inicio de negociaciones  para la celebración de
un acuerdo marco  sobre normas de captura  no cruel con cepos,  negociaciones
sobre  las cuales  el  Consejo acaba  de adoptar  unas directrices  (véase la
Decisión tomada al respecto  por este mismo Consejo entre  los puntos "A" del
orden del día).

MANTENIMIENTO DE ANIMALES SALVAJES EN PARQUES ZOOLÓGICOS

A la  espera del dictamen  del Parlamento Europeo, el  Consejo ha  fijado una
orientación sobre la propuesta de Recomendación  relativa al mantenimiento de
animales salvajes en parques zoológicos.

En  la Recomendación  se define  el concepto  de parque zoológico  como "todo
establecimiento  permanente   en   que  se   mantengan   animales  vivos   no
domesticados en la Comunidad Europea para su exposición al público".

Esta Recomendación fija  directrices muy detalladas sobre  cuestiones como el
cuidado de los animales,  la seguridad, las especies en peligro  de extinción
y los aspectos educativos,  con la finalidad de  que los explotadores de  los
zoológicos  alcancen diversos  objetivos que corresponden  a las funciones de
este tipo de establecimientos.

En ella se recomienda  que los Estados miembros adopten medidas  para regular
la concesión de autorizaciones y la inspección de los  zoológicos, con objeto
de garantizar, entre otras cosas, que todos los parques zoológicos

-    mantengan a  los animales  en condiciones  que  garanticen su  bienestar
     físico y psicológico

-    mantengan un nivel de calidad elevado en la cría de animales

-    cuenten  con  suficiente  personal capacitado  para  el  cuidado  de los
     animales

-    permitan  en todo momento el  acceso de los inspectores designados a los
     locales, instalaciones, animales y registros

-    promuevan la conservación de la fauna salvaje mediante la  investigación
     y la  educación  del  público y,  si  es  preciso,  la  reproducción  en
     cautividad.

CONVENIO DE ESPOO

El  Consejo  ha  llegado  a  un  acuerdo  sobre  la  Decisión relativa  a  la
celebración, en nombre de la Comunidad, del Convenio  sobre la evaluación del
impacto ambiental en un contexto transfronterizo (Convenio de Espoo)

CONSERVACIÓN DE CETÁCEOS EN EL MAR MEDITERRÁNEO Y EN EL MAR NEGRO

El Consejo  ha adoptado una Decisión  sobre la participación de  la Comunidad
Europea en  las negociaciones  destinadas a  establecer un  acuerdo sobre  la
conservación  de cetáceos de  pequeño tamaño  del mar Mediterráneo  y del mar
Negro.

Este acuerdo completará  los acuerdos ya existentes sobre la  conservación de
cetáceos de pequeño tamaño en el mar Báltico y el mar del Norte.

DIÁLOGO ESTRUCTURADO CON CHIPRE Y MALTA SOBRE EL MEDIO AMBIENTE

La víspera de  la sesión del Consejo  se celebraron, en el  marco del diálogo
estructurado que  forma parte  de los preparativos  para la adhesión,  sendas
reuniones con los Ministros de Medio Ambiente de Chipre y Malta.

El  Sr. Ronchi, en representación  de la Presidencia,  y la Sra. Bjerregaard,
miembro de la Comisión Europea, conversaron en la primera  reunión con el Sr.
Zammit Dimech, Ministro de Medio Ambiente de Malta, y,  en la segunda, con el
Sr. Petrides, Ministro de Medio Ambiente de Chipre.

La  Presidencia hizo  hincapié al  iniciarse las  reuniones  en los  aspectos
políticos (función del diálogo estructurado, equilibrio entre el  diálogo con
los países  de Europa central y oriental y  los países mediterráneos, proceso
de  aplicación de  las conclusiones de  la Conferencia  euromediterránea). La
Comisión  expuso los  aspectos  legislativos y  técnicos  y las  acciones  ya
emprendidas (en  particular  en  el  plano  financiero) en  el  marco  de  la
cooperación de la Comunidad con Chipre y con Malta.

Los representantes de Chipre  y de Malta destacaron la importancia  que ambos
países   conceden   a  estas   reuniones.   Ambas  delegaciones   presentaron
exposiciones  muy  detalladas  de  sus  logros materiales  y  legislativos  y
explicaron lo que esperaban de la Comunidad.

OTRAS DECISIONES

(Adoptadas sin debate. Cuando se trata de actos legislativos, se  indican los
votos   en  contra   y  las   abstenciones.   Las  decisiones   que  incluyen
declaraciones que el  Consejo ha decidido  hacer públicas  se señalan con  un
asterisco; las declaraciones pueden obtenerse en el Servicio de Prensa.)

Medio ambiente

Acuerdo marco sobre normas de captura no cruel con cepos

El Consejo ha decidido  autorizar a  la Comisión a negociar  en nombre de  la
Comunidad  Europea, con  Canadá, Estados  Unidos, la  Federación  de Rusia  y
cualquier otro  país que esté  interesado, un acuerdo  marco sobre  normas de
captura no cruel con cepos.

Este  acuerdo marco  tiene  por objeto  definir normas  de  captura no  cruel
aplicables a los cepos  que se utilizan para capturar o dar muerte a animales
salvajes, en particular los  de las especies contempladas en el Reglamento n 
3254/91, a fin  de evitar la prohibición de importaciones  a partir del 31 de
diciembre de 1996.

Evaluación  de  las   repercusiones  de  determinados  proyectos  públicos  y
privados sobre el medio ambiente 

Tras el acuerdo de principio al que llegó en su sesión de 18 de  diciembre de
1995,  el Consejo ha adoptado por mayoría cualificada,  con el voto en contra
de  la  Delegación   alemana,  su  posición  común  sobre  la   propuesta  de
modificación  de la  Directiva 85/337/CEE  relativa a  la  evaluación de  las
repercusiones de  determinados proyectos públicos  y privados sobre el  medio
ambiente.

Se  considera que esta  Directiva es  uno de los  principales instrumentos de
que  dispone  la  Comunidad  para  prevenir  en  origen  los  daños  al medio
ambiente.

Las  modificaciones  previstas se  basan  en  la  experiencia adquirida  como
consecuencia de la  aplicación de  la Directiva y  tienen en cuenta,  además,
los compromisos  contraídos en  virtud del Convenio  sobre la evaluación  del
impacto ambiental en un contexto transfronterizo, firmado  por la Comunidad y
sus Estados miembros en Espoo el 25 de febrero de 1991.

Concretamente,  la posición  común  tiene por  objeto  aclarar y  ampliar  el
ámbito de aplicación de esta Directiva en lo que respecta, en particular

-    a los tipos de proyectos cuyas repercusiones será obligatorio evaluar

-    a los tipos de proyectos  para los cuales esta  evaluación, en lugar  de
     ser obligatoria, ha de ser  decidida caso por caso por el Estado miembro
     afectado  (Anexo  II  de  la  Directiva);  la  Directiva  establece  los
     criterios que  deben tenerse  en cuenta  para tomar  una decisión  sobre
     estos proyectos.

Además, la  Directiva pretende  precisar y  ampliar la  información que  debe
presentar el  responsable del proyecto, y  reforzar la cooperación entre  los
Estados   miembros   afectados  por   los   proyectos   que  tengan   efectos
transfronterizos,  en  particular sobre  la  base  de las  disposiciones  del
Convenio de Espoo.

Las  nuevas disposiciones  deberían  entrar en  vigor el  31 de  diciembre de
1997.

Sustancias peligrosas - Octava modificación de la Directiva 67/548/CEE

El Consejo ha adoptado la  propuesta de Directiva por la que  se modifica por
octava  vez la  Directiva 67/548/CEE,  al no  haber  propuesto el  Parlamento
Europeo  ninguna enmienda de la posición común. La Directiva tiene por objeto
la   aproximación    de   las   disposiciones   legales,   reglamentarias   y
administrativas relativas a la clasificación, al embalaje  y al etiquetado de
las sustancias peligrosas.

Esta modificación  se  inscribe  en el  contexto  de  la codificación  de  la
Directiva de  base que se está  realizando. Pretende únicamente sustituir  la
sigla "CEE" mencionada en el articulado de la Directiva  por la sigla "CE", a
fin  de adaptar el texto al artículo G del  Tratado de la Unión Europea. Fija
un período transitorio para que los agentes  económicos cambien el etiquetado
de las sustancias peligrosas que llevan estas siglas.

Vertido de residuos

El  Consejo, tomando  nota de que  el Parlamento Europeo  rechazó su posición
común en la sesión de 22 de  mayo de 1996, comprueba que esta posición  no ha
suscitado  la  unanimidad   exigida  en  el  Consejo  para  que   éste  pueda
pronunciarse de conformidad  con las disposiciones del  Tratado aplicables  a
este caso (procedimiento de cooperación).

Ha pedido pues  a la Comisión que le presente  lo antes posible una propuesta
que incluya  las disposiciones  precisas para responder  de forma efectiva  a
los requisitos de  la Directiva 75/442/CEE y que tenga en cuenta los trabajos
pertinentes ya realizados.

Se recuerda que el  objetivo de la Directiva relativa  al vertido de residuos
era  establecer  medidas,  procedimientos  y  orientaciones  para  impedir  o
reducir, en  la medida  de  lo posible,  los efectos  negativos  en el  medio
ambiente  del vertido  de residuos,  en particular  la  contaminación de  las
aguas superficiales, las  aguas subterráneas, el  suelo y el  aire, así  como
los riesgos para la salud humana.

Sustancias aromatizantes para productos alimenticios*

El Consejo  ha convenido en aceptar  las enmiendas que el  Parlamento Europeo
propuso a su  posición común del 23 de noviembre de 1995. En consecuencia, ha
adoptado  por  mayoría  cualificada,  con  la  abstención  de  la  Delegación
francesa, el Reglamento por el que se  establece un procedimiento comunitario
para las  sustancias aromatizantes utilizadas o  destinadas a  ser utilizadas
en o sobre los productos alimenticios.

Las principales disposiciones del Reglamento son las siguientes:

En una  primera fase,  los Estados  miembros  notificarán a  la Comisión  las
listas  nacionales de  sustancias aromatizantes  que, de  conformidad con  la
Directiva   de  base   (Directiva 88/388CEE),   pueden  utilizarse   en   sus
respectivos territorios. La Comisión dispondrá a continuación  de un año para
confeccionar el repertorio de las sustancias notificadas  que serán objeto de
reconocimiento mutuo.

A los diez meses de la  aprobación del repertorio, se adoptará un programa de
evaluación de las sustancias recogidas en  él. La Comisión, con la asistencia
del Comité permanente de productos alimenticios, dispondrá entonces de  cinco
años  para elaborar,  sobre  la base  de  las evaluaciones  científicas,  una
"lista positiva"  de las  sustancias aromatizantes autorizadas  dentro de  la
Comunidad. Podrán quedar  autorizadas las sustancias que no  entrañen riesgos
para la salud del consumidor y cuya utilización no induzca a error.

Hasta que  se adopte la  lista comunitaria, es decir,  durante el  período de
reconocimiento mutuo,  los Estados  miembros podrán  aplicar una cláusula  de
salvaguardia cuando consideren  que una sustancia aromatizante puede entrañar
riesgos para la salud pública.

Edulcorantes para productos alimenticios

Tras el acuerdo que alcanzó  en la sesión del 28 de mayo de  1996, el Consejo
ha adoptado formalmente, por mayoría cualificada, la  posición común sobre la
Directiva  por  la que  se  modifica la  Directiva  94/35/CE  relativa a  los
edulcorantes destinados a  ser utilizados en los productos  alimenticios. Las
Delegaciones alemana y sueca han  votado en contra de la posición común,  que
se  remitirá al  Parlamento Europeo  para que  inicie la  segunda lectura con
arreglo al procedimiento de codecisión.

Esta propuesta de Directiva está encaminada  a adaptar a la evolución técnica
la normativa actual sobre edulcorantes.

Aditivos alimentarios

El  Consejo ha  adoptado por  mayoría cualificada,  con la  abstención de  la
Delegación francesa,  su posición común sobre  la propuesta de Directiva  por
la  que  se  modifica   la  Directiva  95/2/CE  sobre  aditivos  alimentarios
distintos  de  los  colorantes  y  edulcorantes.   La  Delegación  danesa  ha
facilitado una explicación de voto (véase anexo).

La  Directiva  tiene  por  objeto  autorizar  la  utilización,  como  aditivo
alimentario,  de las "algas  Eucheuma transformadas", a las  que se asigna el
número E 407 a.

Dictamen conforme CECA

El  Consejo ha emitido un dictamen conforme sobre la concesión de un préstamo
a  TRANSGAS -  Sociedade Portuguesa  de  Gàs Natural  S.A. (Lisboa),  para la
cofinanciación de  un proyecto  de inversión que  contribuye a facilitar  las
ventas de acero comunitario.

Negociación de  directrices aplicables  a los  créditos a  la exportación  de
productos agrarios

El Consejo ha  autorizado a la Comisión a  negociar, en el marco de  la OCDE,
directrices aplicables a los créditos a la  exportación de productos agrarios
y forestales.

El  Acuerdo OCDE sobre directrices en materia de crédito a la exportación con
apoyo oficial, celebrado en 1978, no abarca los productos agrarios.

El  objetivo  de  estas  negociaciones  es  pues  introducir  en  el  Acuerdo
directrices aplicables a los créditos a la  exportación de productos agrarios
y forestales.

Resultado de las  negociaciones de la OMC  sobre los servicios financieros  y
el movimiento de personas físicas

EL  Consejo ha adoptado la Decisión relativa a la conclusión -en nombre de la
Comunidad  Europea,  en  lo  que  toca a  los  asuntos  que  dependen  de  su
competencia- de  los protocolos segundo y  tercero anejos al Acuerdo  general
sobre el  comercio de  servicios (relativos  respectivamente a  los servicios
financieros  y  al movimiento  de  personas  físicas con  objeto  de  prestar
servicios).

Se  trata de  dos ámbitos  sobre los  que no  había habido acuerdo  cuando se
concluyó  la Ronda  Uruguay y sobre  los que, en  el momento de  la firma del
Acuerdo en Marrakech, se había decidido seguir negociando.

Se  recuerda que  la  aceptación de  estos  protocolos deberá  producirse  en
Ginebra lo más tarde el 30 de junio de 1996.

ANEXO

Aditivos alimentarios

Explicación de voto de la Delegación danesa

"Al adoptar  la posición  común sobre  la enmienda  propuesta del  Parlamento
Europeo y  la  Directiva  del Consejo  95/2/CE  sobre  aditivos  alimentarios
distintos de  los colorantes  y edulcorantes,  Dinamarca reconoce la  mayoría
cualificada  del Consejo  en favor de incluir el aditivo alimentario "E 407",
"algas eucheuma transformadas" en el Anexo I de la Directiva antedicha.

Dinamarca, de  acuerdo con  las modificaciones  propuestas por el  Parlamento
Europeo, prefiere un número  distinto a E 407 a para  distinguir, mejor de lo
que permite  el número  E  407 a,  las algas  eucheuma  transformadas del  ya
permitido "E 407 Carragenina"

***

Side Bar