Navigation path

Left navigation

Additional tools

Comisión Europea - Hoja informativa

Protocolo sobre Irlanda e Irlanda del Norte

Bruselas, 14 de noviembre de 2018

Preguntas y respuestas

¿Qué se ha acordado con respecto a Irlanda e Irlanda del Norte?

Los negociadores de la UE y del Reino Unido han llegado a un acuerdo completo por lo que respecta a los términos del Protocolo sobre Irlanda e Irlanda del Norte.

El Protocolo incluye todas las disposiciones relativas al funcionamiento del llamado «mecanismo de protección» para impedir que se cree una frontera rígida entre Irlanda e Irlanda del Norte. Esto forma parte del Acuerdo de Retirada global y será de aplicación a menos que un acuerdo ulterior lo sustituya, en su totalidad o en parte, y hasta ese momento. Tanto la UE como el Reino Unido se esforzarán al máximo por celebrar y ratificar un acuerdo ulterior, a más tardar, el 1 de julio de 2020.

Como parte del Protocolo, se establece un territorio aduanero único entre la UE y el Reino Unido desde el final del período transitorio y hasta que la futura relación sea aplicable. Por lo tanto, Irlanda del Norte seguirá formando parte del mismo territorio aduanero que el resto del Reino Unido, sin aranceles, cuotas o controles de las normas de origen entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido [1].

El Protocolo establece también el compromiso del Reino Unido de no hacer mermar los derechos establecidos en el Acuerdo de Viernes Santo de 1998 (Belfast), y prevé la continuación del régimen de la Zona de Viaje Común entre Irlanda y el Reino Unido. Garantiza que se mantengan las condiciones necesarias para la prosecución de la cooperación Norte-Sur y preserva el mercado único de la electricidad en la isla de Irlanda.

Este acuerdo tiene en cuenta en su totalidad las circunstancias excepcionales de la isla de Irlanda. Constituye la póliza de seguro que garantiza que, cualesquiera que sean las circunstancias, no existirá una frontera rígida entre Irlanda e Irlanda del Norte, y protegerá el Acuerdo de Viernes Santo de 1998 (Belfast) en todas sus dimensiones, la cooperación Norte-Sur y la economía de toda la isla.

 

¿Cómo funcionará el mecanismo de protección?

Si de aquí al 31 de diciembre de 2020 no existe un acuerdo en vigor sobre la futura relación entre la UE y el Reino Unido, estos actores han acordado que el mecanismo de protección será aplicable hasta que entre en vigor un acuerdo ulterior.

Existe la opción alternativa de que el Reino Unido solicite, antes del 1 de julio de 2020, una prórroga del período transitorio. Dicha solicitud se trataría de conformidad con el artículo 132 del Acuerdo de Retirada y debe, por lo tanto, ser aprobada por el Comité Mixto.

En la práctica, en caso de aplicarse el mecanismo de protección, esto significaría lo siguiente:

  • Existirá un territorio aduanero único entre la UE y el Reino Unido. Así se evitará la necesidad de aranceles, cuotas o controles sobre las normas de origen entre la UE y el Reino Unido.
  • La UE y el Reino Unido han acordado una serie de medidas para garantizar unas condiciones de competencia equitativas.
  • El código aduanero de la Unión, que establece, entre otras cosas, las disposiciones para el despacho a libre práctica de productos dentro de la UE, seguirá aplicándose a Irlanda del Norte. De este modo se garantizará que las empresas de Irlanda del Norte no encuentren restricciones a la hora de comercializar sus productos en el mercado único de la UE.
  • El Reino Unido, con respecto a Irlanda del Norte, seguirá cumpliendo un conjunto reducido de normas relacionadas con el mercado único de la UE y que son indispensables para impedir una frontera rígida: la legislación sobre mercancías, las normas sanitarias para los controles veterinarios («normas sanitarias y fitosanitarias»), las normas sobre la producción y la comercialización agrícolas, el IVA y los impuestos especiales relacionados con las mercancías, y las normas sobre ayudas estatales.

 

¿Por qué es necesario un mecanismo de protección?

El Reino Unido ha decidido abandonar el mercado único y la unión aduanera. Tanto la UE como el Reino Unido se han comprometido a impedir la creación de una frontera rígida entre Irlanda e Irlanda del Norte, y ambas Partes se proponen, en primer lugar y ante todo, resolver este asunto mediante un futuro acuerdo.

El Reino Unido se ha comprometido asimismo a respetar la integridad del mercado único y la unión aduanera de la UE, y el lugar que ocupa Irlanda en ellos.

Dado que las negociaciones sobre la futura relación entre la UE y el Reino Unido no se llevarán a cabo hasta que empiece el período transitorio, ambos actores han acordado incluir un mecanismo de protección viable jurídicamente en el Acuerdo de Retirada que garantice que no se restablezca la frontera rígida, sean cuales sean las circunstancias. Esto se acordó en el Informe conjunto de diciembre de 2017 y la primera ministra Theresa May lo reiteró en su carta al presidente Donald Tusk de marzo de 2018, mediante la cual el Gobierno del Reino Unido se comprometió a incluir un mecanismo de protección jurídicamente viable en el Acuerdo de Retirada.

 

¿Durante cuánto tiempo se aplicará el mecanismo de protección?

El objetivo del Protocolo no es establecer una relación permanente entre la UE y el Reino Unido. Estos se han comprometido a esforzarse al máximo por celebrar y ratificar un acuerdo a más tardar el 1 de julio de 2020, que sustituiría, en su totalidad o en parte, al mecanismo de protección establecido en el Protocolo.

 

¿Está previsto un mecanismo de revisión? ¿Pueden la UE o el Reino Unido solicitar que deje de aplicarse el mecanismo de protección, en su totalidad o en parte?

Si, una vez finalizado el período transitorio, la UE o el Reino Unido consideran en cualquier momento que el Protocolo deja de ser necesario en su totalidad o en parte, podrán notificarlo a la otra Parte, exponiendo sus motivos. El Comité Mixto (establecido en el artículo 164 del Acuerdo de Retirada) estudiará la notificación y podrá solicitar la opinión de las instituciones creadas por el Acuerdo de Viernes Santo de 1998 (Belfast). Tras los debates en el Comité Mixto, la UE y el Reino Unido podrían decidir conjuntamente que el Protocolo, en su totalidad o en parte, ya no es necesario para alcanzar sus objetivos.

 

¿Qué es el «territorio aduanero único»?

La UE y el Reino Unido han acordado hoy que se aplicará un territorio aduanero único UE-Reino Unido desde el final del período transitorio y hasta el momento en que entre en vigor un acuerdo ulterior. Dicho territorio aduanero único comprenderá el territorio aduanero de la Unión [definido en el artículo 4 del Reglamento (UE) n.º 952/2013] y el territorio aduanero del Reino Unido.

Esto significa que:

  • el Reino Unido adaptará los aranceles y las normas aplicables a su territorio aduanero a los aranceles exteriores y las normas de origen de la Unión;
  • por lo tanto, no habrá aranceles, cuotas ni controles de las normas de origen entre la UE y el Reino Unido, con la excepción de los productos de la pesca y la acuicultura;
  • la UE y el Reino Unido han acordado un conjunto de medidas para garantizar unas condiciones de competencia equitativas;
  • el Reino Unido armonizará su política comercial con la política comercial común de la UE en la medida en que sea necesario para el funcionamiento del territorio aduanero único; el Reino Unido no podrá, en ningún caso, aplicar en su territorio aduanero un arancel aduanero inferior al arancel aduanero común de la UE a ninguna mercancía importada desde un tercer país, ni aplicar diferentes normas de origen;
  • la Unión aplicará su política de defensa comercial y el Sistema Generalizado de Preferencias a ambas Partes del territorio aduanero único; consultará con el Reino Unido cualquier medida o acción que esté considerando emprender.

 

¿Qué medidas se han acordado para garantizar unas condiciones de competencia equitativas?

El Reino Unido se ha comprometido a mantener unas condiciones de competencia equitativas, basadas en la competencia abierta y leal entre la UE y el Reino Unido, puesto que se establece un territorio aduanero único sin aranceles, cuotas ni controles sobre las normas de origen entre la UE y el Reino Unido. La interrelación económica entre el Reino Unido y la UE, así como su proximidad geográfica, son elementos clave a tener en cuenta al regular el correcto funcionamiento de una competencia abierta y leal en el territorio aduanero único.

Mediante el Protocolo, el Reino Unido queda sujeto a determinadas normas fundamentales, basadas en las normas internacionales y de la UE. Además de en las normas sobre competencia, el Protocolo se basa en el principio de no regresión desde los niveles actuales de protección, establecidos de conformidad con las normas internacionales y de la UE.

 

Ayudas estatales

El Reino Unido se ha comprometido a aplicar las normas sobre ayudas estatales de la UE, mediante modalidades dinámicas que se actualizarán en consonancia con la evolución de dichas normas en la UE.

En el caso de las ayudas concedidas por el Reino Unido que afecten al comercio entre Irlanda del Norte y la UE, la Comisión seguirá haciendo cumplir las normas sobre ayudas estatales directamente, como parte del mecanismo de protección. Asimismo, el Tribunal de Justicia de la UE seguirá siendo competente a este respecto.

Para las ayudas estatales concedidas por el Reino Unido que afecten solo a los flujos comerciales entre el resto del Reino Unido y la UE, el Reino Unido creará una autoridad independiente encargada de hacer cumplir las normas, que trabajará en estrecha colaboración con la Comisión. Los tribunales británicos supervisarán esta autoridad independiente. La Comisión estará legitimada para actuar ante los tribunales del Reino Unido y tendrá derecho a intervenir en los asuntos.

El Acuerdo de Retirada garantiza una estrecha cooperación entre la Unión y el Reino Unido. La autoridad de ayudas estatales del Reino Unido establecerá consultas regulares con la Comisión. El Comité Mixto permitirá a ambas Partes debatir cuestiones de interés y buscar soluciones aceptables a las disputas. En caso de que no puedan encontrarse soluciones de mutuo acuerdo, está previsto que se establezcan medidas provisionales y un sistema de arbitraje para los conflictos no resueltos.

 

Competencia

La UE y el Reino Unido son conscientes de que las prácticas comerciales contrarias a la competencia y las concentraciones entre empresas pueden distorsionar el correcto funcionamiento de los mercados y minar los beneficios del comercio.

Teniendo esto en cuenta, la UE y el Reino Unido convienen en que, por lo que respecta a las empresas, determinados acuerdos, el abuso de posición dominante y ciertas concentraciones deben prohibirse en la medida en que afecten a los intercambios comerciales entre la UE y el Reino Unido.

La UE y el Reino Unido se comprometen a velar por que sus legislaciones respectivas en materia de competencia garanticen la aplicación efectiva de las normas que han acordado a este respecto. Más concretamente, el Reino Unido se compromete a garantizar que existan procedimientos administrativos y judiciales para permitir una actuación eficaz y oportuna contra las violaciones de las normas sobre competencia, y a prever vías de recurso efectivas. En caso de controversia acerca de si el Reino Unido cumple dichos compromisos, estará disponible un sistema de arbitraje para la resolución de litigios.

 

Fiscalidad

El Reino Unido se ha comprometido a aplicar los principios de buena gobernanza en el ámbito fiscal acordados recientemente en el Consejo. Entre ellos se encuentran las normas mundiales sobre transparencia e intercambio de información, la equidad tributaria y las normas de la OCDE sobre la erosión de la base imponible y el traslado de beneficios. Continuará aplicando el Derecho nacional que transpone las Directivas de la UE sobre el intercambio de información en materia fiscal, las normas contra la elusión fiscal y la información país por país por parte de las entidades de crédito y las empresas de inversión. Además, el Reino Unido reitera su compromiso de poner freno a las medidas fiscales perniciosas contempladas en el Código de Conducta de la UE.

El Comité Mixto se ocupará de la aplicación de este compromiso.

 

Medio ambiente

La UE y el Reino Unido se han comprometido a mantener el nivel actual de protección del medio ambiente. Ambas Partes han acordado no reducir las normas medioambientales de la UE vigentes en ámbitos clave como las emisiones industriales, los objetivos de calidad del aire, la protección de la naturaleza y de la biodiversidad y las evaluaciones de impacto ambiental. El Reino Unido se atendrá a los principios ambientales básicos, como el de «quien contamina, paga» y el principio de cautela. Además, el Comité Mixto —sobre la base de las actuales normas de la UE— establecerá determinados compromisos mínimos sobre cuestiones tales como la contaminación, el nivel de azufre en el combustible utilizado en el transporte marítimo y el uso de las mejores técnicas disponibles para las emisiones industriales.

La UE y el Reino Unido han accedido también a emprender las medidas necesarias para cumplir sus compromisos respectivos con los acuerdos internacionales para hacer frente al cambio climático, en particular con el Acuerdo de París. Por último, el Reino Unido implementará un sistema de tarificación del carbono que sea al menos tan eficaz como el régimen de comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero.

El Reino Unido se ha comprometido a garantizar la aplicación efectiva de dichas normas comunes en su legislación, sus reglamentos y sus prácticas y a crear un nuevo organismo independiente cuya tarea será el control, la supervisión y la aplicación de estos compromisos, así como la presentación de informes al respecto. La nueva autoridad independiente tendrá la capacidad de recibir reclamaciones y llevar a cabo investigaciones por iniciativa propia, y de emprender acciones legales ante un tribunal nacional para la adopción de medidas correctoras. En este contexto, el Reino Unido se ha comprometido a que los procedimientos administrativos y judiciales resulten eficaces y garanticen a las autoridades y al público el derecho a obtener reparaciones efectivas y sanciones eficaces, proporcionadas y disuasorias.

 

Protección laboral y social

También se aplica una cláusula de no regresión a las normas de protección laboral y social. La UE y el Reino Unido se han comprometido a no disminuir su nivel común de protección, previsto en su legislación, sus reglamentos y sus prácticas, como consecuencia de la aplicación del Derecho de la Unión y la ratificación de los convenios internacionales, como los de la Organización Internacional del Trabajo y la Carta Social del Consejo de Europa.

Esto incluye disposiciones en relación con los derechos fundamentales en el trabajo, tales como la no discriminación y la igualdad de salarios, la salud y la seguridad en el trabajo, las condiciones de trabajo justas y las normas laborales, y los derechos sociales relacionados con la reestructuración de las empresas.

El Reino Unido garantizará el cumplimiento efectivo de la normativa por las autoridades nacionales y un sistema eficaz de inspecciones de trabajo. El Reino Unido se ha comprometido también a que los procedimientos administrativos y judiciales sean eficaces.

 

¿Cómo se harán cumplir estas medidas relacionadas con las condiciones de competencia equitativas?

Más arriba se expone lo relacionado con el cumplimiento de las normas sobre ayudas estatales y sobre competencia.

El Comité Mixto se encargará de resolver los litigios relacionados con el mantenimiento del mismo nivel de protección social y medioambiental. Los litigios relacionados con la eficacia de la supervisión y la vigilancia del cumplimiento de las normas comunes por parte del Reino Unido pueden, además, ser objeto de arbitraje.

En lo que se refiere a la fiscalidad, si el Reino Unido comete una infracción en lo que respecta a la aplicación de las normas jurídicas nacionales de transposición de las Directivas de la UE sobre fiscalidad cubiertas por el Acuerdo, el asunto se someterá a la resolución judicial de litigios y podrán imponerse sanciones.

La Unión estará en condiciones de adoptar medidas unilaterales, bien en virtud del Acuerdo o sobre la base del Derecho de la Unión, y en consonancia con los compromisos internacionales. Estas medidas podrán incluir la posibilidad de suspender temporalmente las obligaciones (en caso de incumplimiento de un laudo arbitral), garantías o medidas de reequilibrio (en caso de dificultades económicas graves que puedan persistir), la calificación como jurisdicción no cooperativa a efectos fiscales, o medidas en el ámbito de la salud y la protección del medio ambiente en consonancia con los compromisos internacionales (el GATT).

 

¿Cómo puede incluirse una unión aduanera del Reino Unido en el Acuerdo de Retirada? ¿No forma esto parte de la relación futura?

De conformidad con el artículo 50, el Acuerdo de Retirada puede reducir o eliminar progresivamente las situaciones existentes, u ofrecer un puente hacia la futura relación.

Esto significa que el Acuerdo de Retirada puede incluir elementos que conformen la base sobre la que se construyan los acuerdos de la futura relación. Por lo tanto, el Protocolo solo está destinado a aplicarse temporalmente, hasta que se ponga en marcha un acuerdo entre la Unión y el Reino Unido.

 

¿Estará Irlanda del Norte en un territorio aduanero distinto al del resto del Reino Unido?

No. Irlanda del Norte seguirá formando parte del mismo territorio aduanero que el resto del Reino Unido, que forma un territorio aduanero único con la UE.

No obstante, en el marco del mecanismo de protección y con el fin de impedir la creación de una frontera rígida, las empresas de Irlanda del Norte podrán comercializar sus productos en el mercado interior de la UE sin restricciones. La comercialización de mercancías en el mercado interior procedentes de fuera de Irlanda del Norte exige que se apliquen los procedimientos previstos en el código aduanero de la Unión.

 

¿Se incluirán las pesquerías en el territorio aduanero único?

Los acuerdos sobre la pesca se negociarán en el marco general de la futura asociación. La UE y el Reino Unido se esforzarán al máximo por llegar a un acuerdo en lo relativo a la pesca y la acuicultura, a más tardar, el 1 de julio de 2020. Una condición esencial para que el territorio aduanero único cubra la pesca y la acuicultura será que la Unión y el Reino Unido lleguen a un acuerdo en materia de acceso a las aguas y las oportunidades de pesca. Tenemos objetivos comunes en lo que se refiere a garantizar unos niveles de pesca sostenibles y fomentar la conservación de los recursos.

 

¿Seguirá Irlanda del Norte cumpliendo con las normas y reglamentos de la UE? ¿Deberá Irlanda del Norte aplicar el código aduanero de la UE?

A fin de impedir la creación de una frontera rígida en la isla de Irlanda, y de garantizar que las empresas de Irlanda del Norte puedan comercializar sus productos en el mercado único de la UE sin restricciones, será necesario que el Reino Unido mantenga, con respecto a Irlanda del Norte, una armonización específica con la normativa de la UE, tal y como se ha acordado en el informe conjunto de la UE y el Reino Unido de diciembre de 2017.

Esto significa que Irlanda del Norte seguirá cumpliendo un conjunto reducido de normas de la UE que son indispensables para impedir una frontera rígida, en particular:

  • la legislación sobre el IVA y los impuestos especiales relacionada con las mercancías;
  • la legislación relativa a las normas sobre las mercancías;
  • las normas sanitarias para los controles veterinarios («normas sanitarias y fitosanitarias»);
  • las normas sobre la producción y la comercialización agrícolas;
  • las normas en materia de ayudas estatales.

Como se ha explicado anteriormente, el código aduanero de la UE también seguirá siendo aplicable en Irlanda del Norte, en el contexto global del territorio aduanero único entre la UE y el Reino Unido.

 

¿Seguirá Irlanda del Norte formando parte del territorio del IVA del Reino Unido?

Sí, Irlanda del Norte seguirá formando parte del territorio del IVA del Reino Unido, y la administración fiscal y aduanera británica (la HMRC) seguirá siendo responsable del funcionamiento y la recaudación del IVA y de la determinación de los tipos del IVA en todo el país, de conformidad con la Directiva sobre el IVA. En concreto, el Reino Unido garantizará que ninguna empresa esté obligada a pagar el IVA por adelantado cuando mueva mercancías entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte, y que la contabilidad del IVA pueda seguir llevándose a cabo con aplazamientos y devoluciones del IVA.

Sin embargo, para garantizar que Irlanda del Norte pueda seguir utilizando el sistema VIES (sistema de intercambio de información sobre el IVA) y compartiendo datos con Irlanda, se exigirá a Irlanda del Norte que siga cumpliendo las normas sobre el IVA de la UE, aunque únicamente con respecto a las mercancías.

 

¿Se necesitarán controles entre Irlanda del Norte e Irlanda?

No serán necesarios controles sobre las mercancías ni las personas que crucen la frontera entre Irlanda del Norte e Irlanda. No existirá una frontera rígida en la isla de Irlanda. Asimismo, la Zona de Viaje Común podrá seguir funcionando. El Reino Unido se ha comprometido a que ello no afecte a las obligaciones de Irlanda en virtud del Derecho de la Unión, especialmente en lo que se refiere a la libre circulación de los ciudadanos de la Unión y de los miembros de sus familias hacia, desde y dentro de Irlanda.

 

¿Qué controles deberán llevarse a cabo sobre las mercancías que entren en Irlanda del Norte desde el resto del Reino Unido?

Con el fin de garantizar que las empresas de Irlanda del Norte puedan comercializar sus productos en el mercado único de la UE sin restricciones —y dado el estatus de zona epidemiológica única de la isla de Irlanda—, será necesario llevar a cabo controles sobre las mercancías que viajen desde el resto del Reino Unido a Irlanda del Norte. Deberán realizarse algunos controles de conformidad con las normas de la UE, en función del riesgo, para proteger a los consumidores, los operadores económicos y las empresas del mercado único.

La UE y el Reino Unido han acordado llevar a cabo dichos controles de la manera menos intrusiva posible. La escala y la frecuencia de los controles podrían reducirse aún más a través de los acuerdos futuros entre la UE y el Reino Unido.

  • En el caso de los productos industriales, los controles se basan en la evaluación de riesgos, y las autoridades pertinentes pueden llevarlos a cabo en su mayoría en el mercado o en las instalaciones del comerciante. Dichos controles los realizarán siempre las autoridades del Reino Unido.
  • Por lo que se refiere a los productos agrícolas, deberán continuar los controles en los puertos y los aeropuertos ya existentes, pero se aumentará su escala con el fin de proteger el mercado único de la UE, a sus consumidores y la sanidad animal.

 

¿Seguirán las empresas de Irlanda del Norte gozando de un acceso sin restricciones al resto del Reino Unido?

Ninguna disposición del Protocolo impide el acceso sin restricciones de los productos de Irlanda del Norte al mercado del resto del Reino Unido. Tampoco que un producto procedente de Irlanda del Norte sea considerado como un producto británico cuando se comercializa en el resto del Reino Unido.

 

¿Quién será responsable de ejecutar y aplicar el mecanismo de protección en Irlanda del Norte?

Las autoridades del Reino Unido serán responsables de ejecutar y aplicar el mecanismo de protección en Irlanda del Norte. La UE tendrá derecho a obtener información y solicitar medidas de control. El Reino Unido facilitará las solicitudes presentadas por los representantes de la UE. El Comité Mixto determinará las modalidades prácticas necesarias a propuesta del Comité especializado.

 

¿Cómo funcionará la certificación y autorización de productos en Irlanda del Norte?

Cuando la legislación de la UE existente prevea la posibilidad de que un organismo o autoridad de otro Estado miembro expida certificados o aprobaciones de productos, las empresas de Irlanda del Norte deberán utilizar esta opción si quieren realizar exportaciones a los Estados miembros de la Europa de los Veintisiete.

Por otra parte, las empresas de Irlanda del Norte pueden solicitar autorización a través de las autoridades del Reino Unido, por ejemplo, en ámbitos específicos que requieran inspecciones in situ con arreglo al Derecho de la UE (por ejemplo, certificados veterinarios, centros de producción de fármacos o mataderos). Las autoridades del Reino Unido aplicarían el Derecho de la Unión con respecto a Irlanda del Norte, y podrían decidir que tales certificados fueran válidos para todo el Reino Unido.

Los productos procedentes de Irlanda del Norte pueden seguir etiquetándose y comercializándose como productos británicos en el resto del Reino Unido. En lo que se refiera al Derecho de la UE sobre las mercancías, los productos de Irlanda del Norte llevarán la indicación «UK(NI)». Los crotales para los animales vivos pueden ser un buen ejemplo.

 

¿Qué garantías ofrece el mecanismo de protección para proteger la integridad del mercado único de la UE y la unión aduanera?

El Reino Unido, con respecto a Irlanda del Norte, aplicará el código aduanero de la Unión y seguirá cumpliendo la legislación y las normas de la UE sobre los productos. Las autorizaciones de comercialización emitidas por las autoridades del Reino Unido para los productos, así como las reglamentaciones técnicas, las evaluaciones, los registros, los certificados y las homologaciones emitidos o expedidos por autoridades británicas u organismos del Reino Unido solo serán válidos para Irlanda del Norte. Si una empresa de Irlanda del Norte quiere comercializar un producto tanto en el mercado norirlandés como en el mercado único de la UE, necesitará una autorización de una autoridad u organismo de un Estado miembro de la Europa de los Veintisiete.

 

¿El Tribunal de Justicia de la Unión Europea será competente con respecto a Irlanda del Norte?

El Acuerdo de Retirada tendrá un efecto directo. Esto significa que, en la práctica, los tribunales del Reino Unido aplicarán este Acuerdo, del mismo modo que aplican el Derecho de la UE actualmente. El Tribunal de Justicia de la UE es el árbitro último del Derecho de la Unión, y seguirá siéndolo para las cuestiones relacionadas con los conceptos del Derecho de la Unión perfiladas en el Acuerdo de Retirada, incluyendo ciertos aspectos del Protocolo. En el caso de los restantes ámbitos del Protocolo, se aplicarán las disposiciones relativas a la vigilancia del cumplimiento y a la resolución de litigios previstas en el Acuerdo de Retirada.

 

¿Además del mecanismo de protección, qué más contiene el Protocolo?

El Protocolo sobre Irlanda e Irlanda del Norte contiene también disposiciones que tratan otras circunstancias excepcionales de la isla de Irlanda, más allá de las cuestiones relacionadas con las aduanas y las cuestiones normativas, en particular:

  • La Zona de Viaje Común entre Irlanda y el Reino Unido y los derechos y privilegios asociados a ella seguirán aplicándose de conformidad con el Derecho de la UE, en particular por lo que respecta a la libre circulación de los ciudadanos de la Unión.
  •  El Reino Unido garantizará que no se produzca una merma de los derechos, las salvaguardias y la igualdad de oportunidades, tal como se establece en el Acuerdo de Viernes Santo de 1998 (Belfast), por ejemplo, en lo que se refiere al Derecho de la UE en materia de no discriminación. Este compromiso se aplicará y supervisará a través de mecanismos específicos.
  • El mercado único de la electricidad se mantendrá en la isla de Irlanda.
  • Continuará la cooperación Norte-Sur en ámbitos entre los que se incluyen el medio ambiente, la sanidad, la agricultura, el transporte, la educación y el turismo, así como en los sectores de la energía, las telecomunicaciones, la radiodifusión, la pesca en aguas interiores, la justicia y la seguridad, la educación superior y el deporte. En breve se publicará un informe a este respecto.

 

¿Cómo funcionará el compromiso de que no se produzca una merma de los derechos, las salvaguardias y la igualdad de oportunidades que figura en el Acuerdo de Viernes Santo de 1998 (Belfast)?

El Reino Unido seguirá estando sujeto a las obligaciones que asumió al convertirse en cogarante del Acuerdo de Viernes Santo de 1998 (Belfast).

Ha confirmado su compromiso de garantizar que no se produzca una merma de los derechos, las salvaguardias y la igualdad de oportunidades, tal y como se estableció en el Acuerdo de Viernes Santo (Belfast). Esto incluye un compromiso de no disminuir los derechos en el ámbito de la no discriminación en el momento de su retirada de la Unión Europea o posteriormente, y en el anexo 1 se enumeran las Directivas de la UE que están vigentes y han sido adoptadas por la Unión Europea en este ámbito. El compromiso se aplica a todos los derechos, salvaguardias y conceptos relativos a la igualdad de oportunidades establecidos en el Acuerdo de Viernes Santo.

El artículo 1, apartado 1, del Protocolo establece que el Reino Unido aplicará este apartado a través de mecanismos específicos. El artículo 1, apartado 2, prevé que el Reino Unido continúe facilitando la labor de las instituciones y organismos establecidos en virtud del Acuerdo de Viernes Santo.

El Reino Unido proporcionará más información sobre sus compromisos a este respecto.

 

¿Seguirán los ciudadanos irlandeses disfrutando de sus derechos como ciudadanos de la UE en Irlanda del Norte?

Irlanda del Norte dejará de formar parte de la UE, pero un gran número de personas nacidas y criadas allí seguirán siendo ciudadanos de la UE. Continuarán disfrutando de sus derechos como ciudadanos de la Unión en virtud de los Tratados. Con arreglo al Tratado (de Funcionamiento de la Unión Europea), seguirán disfrutando, en particular, de los siguientes derechos:

  • derecho a la no discriminación por razón de la nacionalidad;
  • derecho a circular y residir libremente dentro de la UE;
  • derecho a acogerse a la protección consular (ayuda de la embajada o consulado de cualquier otro país de la UE a los ciudadanos de la UE en peligro en un país de fuera de la UE que no disponga de embajada o consulado de su propio país);
  • derecho de petición ante el Parlamento Europeo y derecho a recurrir al Defensor del Pueblo Europeo;
  • derecho a dirigirse a las instituciones de la UE en una de las lenguas oficiales de la Unión y a recibir una contestación en esa misma lengua;
  • derecho a acceder a los documentos del Parlamento Europeo, la Comisión Europea y el Consejo bajo determinadas condiciones;
  • derecho a acceder a la función pública de la UE.

 

¿Qué sucederá con los programas PEACE e Interreg?

La UE y del Reino Unido tienen compromisos con los programas de financiación Norte-Sur PEACE e Interreg con arreglo al marco financiero plurianual vigente, así como con el mantenimiento de los porcentajes actuales de financiación de cara al futuro programa. La Comisión ha propuesto ya que se continúe con los programas PEACE e Interreg en el caso de Irlanda del Norte y las regiones fronterizas de Irlanda más allá de 2020, mediante el programa único PEACE PLUS. Ahora corresponde a los Estados miembros, con el consentimiento del Parlamento Europeo, decidir sobre ello.

 

¿Qué es la cooperación Norte-Sur y cómo se protegerá en el contexto de la retirada del Reino Unido?  

La cooperación entre Irlanda del Norte e Irlanda es una parte esencial del Acuerdo de Viernes Santo (Belfast) y resulta fundamental para lograr la reconciliación en la isla de Irlanda.

Al implementar el Protocolo, se mantendrán las condiciones necesarias para la prosecución de la cooperación Norte-Sur en una serie de ámbitos, entre los que se incluyen el medio ambiente, la sanidad, la agricultura, el transporte, la educación, el turismo, la energía, las telecomunicaciones, la radiodifusión, la pesca en aguas interiores, la justicia y la seguridad, la educación superior y el deporte. El Protocolo reconoce que, en pleno respeto del Derecho de la Unión, se pueden seguir concluyendo acuerdos en la isla de Irlanda sobre la base de las disposiciones del Acuerdo de Viernes Santo (Belfast) en estos y otros ámbitos de la cooperación Norte-Sur.

Ambas Partes han reconocido que la salida del Reino Unido de la UE da lugar a dificultades importantes para el mantenimiento y el desarrollo de la cooperación Norte-Sur. En este contexto, impedir la creación de una frontera rígida en la isla de Irlanda, tal como se establece en el Protocolo, es una condición previa fundamental para proteger la cooperación Norte-Sur.

 

[1] La pesca y la acuicultura no entran en el ámbito de aplicación del territorio aduanero único, como se verá más adelante.

MEMO/18/6423

Personas de contacto para la prensa:

Solicitudes del público en general: Europe Direct por teléfono 00 800 67 89 10 11 , o por e-mail


Side Bar