Navigation path

Left navigation

Additional tools

Comisión Europea - Comunicado de prensa

Previsiones económicas del verano de 2019: las perspectivas de crecimiento ensombrecidas por factores externos

Bruselas, 10 de julio de 2019

Se prevé que la economía europea registre en 2019 su séptimo año consecutivo de crecimiento, del que deberían ser partícipes todos los Estados miembros. El crecimiento en la zona del euro fue superior al previsto en el primer trimestre del año, como consecuencia de una serie de factores temporales tales como unas condiciones invernales suaves y un repunte de las ventas de automóviles. También se benefició de medidas de política presupuestaria que incrementaron la renta familiar disponible en varios Estados miembros. No obstante, las perspectivas a corto plazo para la economía europea se ven ensombrecidas por factores externos, como las tensiones comerciales a nivel mundial o la importante incertidumbre política. Dichos factores siguen afectando a la confianza en el sector manufacturero, que es el más expuesto al comercio internacional, y se prevé que debiliten las perspectivas de crecimiento para el resto del año.

Como consecuencia de ello, las previsiones de crecimiento del PIB de la zona del euro en 2019 se mantienen sin cambios, en el 1,2 %, mientras que las previsiones para el año 2020 se han reducido ligeramente hasta un 1,4 %, debido a la desaceleración del ritmo de crecimiento previsto para el resto de este año (previsiones de la primavera: 1,5 %). Las previsiones relativas al PIB de la UE se mantienen sin cambios, en un 1,4 % para el año 2019 y en un 1,6 % para el año 2020.

Valdis Dombrovskis, vicepresidente del Euro y el Diálogo Social, también responsable de Estabilidad Financiera, Servicios Financieros y Unión de los Mercados de Capitales, ha declarado lo siguiente: «Se prevé que todas las economías de la UE sigan creciendo este año y el siguiente, aunque el fuerte crecimiento registrado en Europa Central y Oriental contrasta con la desaceleración observada en Alemania e Italia. La persistente debilidad que afecta al sector manufacturero, la cual se deriva de las tensiones comerciales y la incertidumbre política, está poniendo a prueba la resiliencia de nuestras economías. A nivel interno, el escenario de un Brexit sin acuerdo sigue siendo una fuente importante de riesgo».

Pierre Moscovici, comisario de Asuntos Económicos y Financieros, Fiscalidad y Aduanas, ha declarado: «La economía europea sigue creciendo en un contexto mundial difícil. Se prevé que todos los países de la UE registren de nuevo un crecimiento en los años 2019 y 2020, como consecuencia de una demanda respaldada por un mercado laboral sólido. Habida cuenta de los numerosos riesgos que pesan sobre las perspectivas, debemos redoblar nuestros esfuerzos para reforzar en mayor medida la resiliencia tanto de nuestras economías como de la zona del euro en su conjunto».

La demanda interna, motor de crecimiento en la UE

Aunque el crecimiento se ha beneficiado a principios de este año de una serie de factores temporales, las perspectivas para el resto del año parecen menos positivas, ya que la previsión de un rápido repunte de la actividad manufacturera y el comercio a nivel mundial se ha atenuado. Se prevé que el crecimiento del PIB en 2020 sea más importante, debido en parte a un mayor número de días laborables. La demanda interna, en particular el consumo de los hogares, sigue impulsando el crecimiento económico en Europa, sostenida por la fuerza constante del mercado laboral. Se prevé que el PIB aumente este año y el siguiente en todos los Estados miembros de la UE, pero dicho crecimiento será mucho más importante en algunas regiones (como en Europa Central y Oriental, Malta e Irlanda) que en otras (como en Italia o Alemania).

Un posible descenso de la inflación con la caída de los precios del petróleo

Las previsiones relativas a la inflación general en la zona del euro y la UE se han reducido en 0,1 puntos porcentuales este año y el siguiente, debido principalmente a la bajada de los precios del petróleo y a unas perspectivas económicas ligeramente más débiles. Se prevé que la inflación (índice de precios de consumo armonizado) en la zona del euro alcance una media del 1,3 % tanto en 2019 como en 2020 (previsiones de la primavera: 1,4 % en 2019 y 2020), frente a una media del 1,5 % en 2019 y del 1,6 % en 2020 en la UE (previsiones de la primavera: 1,6 % en 2019 y 1,7 % en 2020).

Aumento de los riesgos a la baja

Los riesgos que pesan sobre las perspectivas económicas mundiales siguen estando muy interrelacionados y son esencialmente negativos. La confrontación económica prolongada entre Estados Unidos y China, a la que se suman las grandes incertidumbres que genera la política comercial estadounidense, podría prolongar la actual desaceleración del comercio y la industria manufacturera a nivel mundial y afectar a otras regiones y sectores. Este fenómeno podría repercutir negativamente en la economía mundial, ocasionando perturbaciones en los mercados financieros. Las tensiones en Oriente Medio también aumentan las posibilidades de que se produzca un incremento significativo de los precios del petróleo. A nivel interno, el Brexit sigue siendo una importante fuente de incertidumbre. Por último, los motores del crecimiento a corto plazo y la dinámica económica en la zona del euro también están sometidos a riesgos significativos. La debilidad que afecta al sector manufacturero, si se prolonga, junto con el descenso de la confianza de las empresas, podrían extenderse a otros sectores y socavar las condiciones del mercado laboral, el consumo privado y, en última instancia, el crecimiento.

Una hipótesis meramente técnica en lo que respecta al Reino Unido

Habida cuenta del proceso de retirada del Reino Unido de la UE, las previsiones para 2019 y 2020 se basan en una hipótesis meramente técnica de mantenimiento de las relaciones comerciales entre la EU-27 y el Reino Unido. Esta hipótesis se adopta únicamente a efectos de las previsiones y no guarda relación con las futuras negociaciones entre la UE y Reino Unido.

Contexto

Estas previsiones se basan en una serie de hipótesis técnicas sobre los tipos de cambio, los tipos de interés y los precios de los productos básicos hasta la fecha límite del 28 de junio. Para todos los demás datos, la previsión tiene en cuenta la información disponible hasta el 2 de julio.

La Comisión publica cuatro previsiones económicas al año. Las previsiones publicadas cada invierno y verano solamente incluyen el PIB y la inflación anuales y trimestrales del año en curso y los años siguientes para todos los Estados miembros y la zona del euro, así como datos agregados de la UE.

Las próximas previsiones de la Comisión Europea serán las previsiones económicas del otoño de 2019, en noviembre de este año.

Más información

Documento completo: Previsiones económicas del verano de 2019

Seguir al vicepresidente Dombrovskis en Twitter: @VDombrovskis

Seguir al comisario Moscovici en Twitter: @pierremoscovici

Seguir a la DG ECFIN en Twitter: @ecfin

IP/19/3850

Personas de contacto para la prensa:

Solicitudes del público en general: Europe Direct por teléfono 00 800 67 89 10 11 , o por e-mail


Side Bar

Photos