Navigation path

Left navigation

Additional tools

Other available languages: EN FR DE

IP/02/709

Bruselas, 15 de mayo de 2002

Preocupación de la Comisión Europea ante la importancia del dopaje en el deporte «amateur»

Viviane Reding, Comisaria europea encargada de deportes, presenta los resultados de un estudio sobre el dopaje en los gimnasios europeos. Es la primera vez que se investiga este fenómeno en varios Estados europeos (Bélgica, Alemania, Italia y Portugal), y los resultados son preocupantes: cerca del 6 % de los clientes de las salas de «fitness» reconocen consumir regularmente fármacos para mejorar sus prestaciones. El estudio se centra, además, en el tráfico de productos dopantes y en la cuestión de los complementos alimenticios.

«Los estudios realizados durante los últimos años en Norteamérica muestran que hasta un 11 % de los alumnos varones de entre 11 y 12 años toman regularmente esteroides; Europa no tiene datos sobre la magnitud del dopaje en el deporte no profesional (escuelas, clubes deportivos, gimnasios, etc.). Confío en que este estudio, patrocinado por la Unión Europea, sirva para que todos gobiernos, ambientes deportivos, educación, sanidad y padres seamos conscientes de que el dopaje es un problema social y no se limita a unos pocos casos de actualidad que afectan a deportistas profesionales, y de que es preciso un esfuerzo suplementario de educación y prevención», declaró Viviane Reding, Comisaria europea encargada de deportes.

Es urgente analizar la situación del dopaje en Europa

El estudio sobre el dopaje en los gimnasios indica que, en esos cuatro Estados miembros, un promedio del 5,7 % de los ciudadanos reconocen tomar regularmente fármacos para mejorar sus prestaciones deportivas. Las personas que reconocen doparse representan a todas las categorías sociales (trabajadores activos, alumnos y estudiantes). Las personas que con más frecuencia visitan los centros de cultura física son las que más a menudo utilizan los productos dopantes; esto confirma los resultados de anteriores estudios nacionales, que muestran altos índices de dopaje entre los culturistas. Se calcula que unos 16 millones de personas están inscritas en los 23 000 gimnasios comerciales que existen en la Unión Europea.

Esta ingestión de fármacos relacionada con la visita a las salas de «fitness» provoca, según confiesan los propios interesados, importantes efectos secundarios: acné, aumento de las secreciones, hemorragias nasales, palpitaciones cardíacas y efectos en la sexualidad y el comportamiento (agresividad).

Los autores del estudio, que ha sido realizado por el Ministerio del Interior de Baja Sajonia (Alemania), con la colaboración de socios de Alemania, Bélgica, Italia, Austria, Portugal y Suiza, hacen dos oportunas recomendaciones:

  • Realización periódica (cada tres años) de una encuesta oficial en todos los Estados miembros de la Unión Europea sobre el dopaje en las salas de «fitness», a través de un cuestionario estándar.

  • Realización de investigaciones similares en las escuelas y universidades, que tengan principalmente como objeto los jóvenes de edades comprendidas entre 12 y 18 años.

El estudio pide también que se adopten iniciativas con relación a la certificación de los gimnasios, la información de los responsables de esas empresas y su participación en la prevención.

Hay que hacer un esfuerzo de información y prevención para reducir el comercio de productos dopantes

El estudio promovido por la Unión Europea confirma la importancia del mercado negro (importación ilegal de medicamentos a la Unión Europea, producción o comercio ilegal dentro de su territorio), que sólo en Alemania podría representar al menos 100 millones de euros anuales en productos como anabolizantes, hormonas del crecimiento, etc. Sin embargo, los autores del estudio subrayan que también sobre este punto se realizan pocos estudios en la Unión Europea. Recordemos que la British Medical Association alertó recientemente sobre la amplitud del mercado negro y del dopaje en el deporte «amateur» y profesional.

En la misma Alemania se han hallado 15 sitios Internet que ofrecen productos dopantes. El número de sustancias para dopaje disponibles en ellos y en el comercio ilegal es impresionante, pues son más de 250 los distintos productos anabolizantes, a los que se suman los diuréticos, estimulantes y complementos alimenticios, sin contar los antiestrógenos, que se consumen para reducir los efectos secundarios de los anabolizantes.

Para afrontar este reto y proteger a los deportistas jóvenes, el estudio propone varias medidas preventivas, entre las que citaremos:

  • Un etiquetado adecuado de los fármacos (envase y folleto explicativo) para que los usuarios sean plenamente conscientes de que se trata de sustancias dopantes y sepan qué peligros entrañan.

  • Contactos de las autoridades con los responsables de los buscadores de la red para dificultar la adquisición de productos que puedan ser utilizados como dopantes.

  • Creación de un sitio Internet de información sobre los peligros potenciales de determinadas sustancias, como los complementos alimenticios.

Frenar el consumo de complementos alimenticios por los deportistas «amateurs» en Europa

Mientras que un reciente estudio del Comité Olímpico Internacional denunciaba casos de contaminación de complementos alimenticios con sustancias dopantes (principalmente anabolizantes y estimulantes), el estudio que hoy presentamos subraya además que la ingestión de esos complementos alimenticios (como la creatina) es desaconsejable para la práctica del deporte «amateur». No existe ningún estudio europeo sobre los efectos del consumo abusivo y habitual de esos productos.

Los autores del estudio se congratulan de los esfuerzos realizados por la Unión Europea en este ámbito, con la directiva sobre complementos alimenticios que está en fase de adopción. Al mismo tiempo subrayan que la venta por Internet y la enorme publicidad que se da a esos productos van en detrimento de esos esfuerzos. Entre sus recomendaciones se cuentan:

  • Una política educativa dirigida a los deportistas «amateurs» sobre los medios para lograr una alimentación sana y equilibrada.

  • La promoción de marcados de calidad para estos productos y un control más sistemático de su contenido.

El informe (en alemán) está à disposición en el despacho del Portavoz.


Side Bar