Unión Europea

Justicia y derechos fundamentales

Justicia y derechos fundamentales

Protección, derechos y justicia para los ciudadanos de la UE

Los ciudadanos de la UE gozan de numerosas libertades y protecciones, que incluyen sus derechos personales, civiles, políticos, económicos y sociales, la protección de sus datos personales, legislación contra la discriminación y viajes sin fronteras a través de la mayoría de los países de la UE.

Todos los ciudadanos de la Unión disfrutan de los mismos derechos fundamentales, basados en los valores de igualdad, no discriminación, inclusión, dignidad humana, libertad y democracia. El Estado de Derecho, consagrado en los Tratados de la UE y la Carta de los Derechos Fundamentales, refuerza y protege estos valores. Los ciudadanos de la UE tienen derecho a vivir, trabajar, estudiar y casarse en otros países de la UE. La UE trabaja para empoderar a los consumidores europeos y mantener seguros sus datos personales.

Los ciudadanos gozan de protección jurídica en cada uno de los países de la UE, mientras que, gracias a la orden de detención europea, puede perseguirse y repatriarse a los delincuentes a través de las fronteras. A través de la Unidad de Cooperación Judicial de la Unión Europea (Eurojust), las autoridades judiciales cooperan para garantizar que las resoluciones judiciales adoptadas en un país de la UE se reconozcan y apliquen en cualquiera de los demás.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea garantiza que la legislación de la UE se aplique de la misma manera en todos los países miembros y resuelve los litigios entre los gobiernos nacionales y las instituciones europeas. En determinadas circunstancias, los ciudadanos, empresas y organizaciones también pueden emprender acciones ante el Tribunal contra toda institución europea que haya vulnerado sus derechos.

La UE trabaja por mejorar la seguridad interior a través de la cooperación en materia de aplicación de la ley, gestión de fronteras, protección civil y gestión de catástrofes. Esto incluye tomar medidas contra la delincuencia organizada y ayudar a las fuerzas policiales de los países miembros a mejorar su colaboración a través de la Oficina Europea de Policía (EUROPOL).

Los países de la UE también trabajan para elaborar una política inmigratoria europea coherente, que aproveche las oportunidades que ofrece la inmigración legal y al mismo tiempo aborde los retos de la inmigración irregular. Se está trabajando para mejorar la seguridad a través de unos controles fronterizos mejores y que, a la vez, faciliten la entrada a quienes tengan derecho a entrar en la UE.

Back to top