EU PROTECTS > Nuestra salud > Al ritmo de los latidos: cómo la UE cura corazones con tratamientos de última generación

«Por primera vez en mi vida, mi corazón late con normalidad. La operación me ha dado una nueva perspectiva.»

Pieter Kappelhof

Pieter, de 54 años, nació con una enfermedad que provocaba derrames en una de sus válvulas cardíacas. Cualquier ejercicio físico le dejaba exhausto, incluso el más mínimo, como subir unas escaleras o correr hasta la parada del autobús. Hace unos años, la sustitución de una válvula cardíaca significaba tener que volver a pasar el quirófano o tomar medicación para toda la vida. Sin embargo, una nueva investigación de vanguardia, financiada por la UE, ha permitido a los médicos sustituir la válvula defectuosa de Pieter para que por fin comience a disfrutar de una vida sana y activa.

Descubra la historia de Pieter y conozca a las personas que trabajan a la vanguardia de la medicina para ofrecer tratamientos más seguros y eficaces a los pacientes de toda la UE.

Al ritmo de los latidos: cómo la UE cura corazones con tratamientos de última generación

Casi todos damos por hecho que nuestro corazón está sano, pero no es así para muchas personas que sufren enfermedades cardíacas. Durante los últimos seis años, dos ensayos clínicos financiados por la UE han conseguido desarrollar una válvula cardíaca humana de larga duración, que ya ha mejorado las vidas de muchos pacientes en toda Europa.

Desplazarse para continuar

Prof Axel Haverich

Escuela de Medicina de Hannover

Alemania

“Aunque mi propia investigación sobre trasplantes de válvulas cardíacas comenzó hace años, el apoyo de la UE permitió a mi equipo probar una nueva técnica. Extraímos las células de válvulas cardíacas humanas donadas, con la esperanza de que el riesgo de rechazo de estas válvulas descelularizadas por parte del sistema inmunitario fuera menor”.

“Comenzamos probando una nueva técnica de trasplante de válvulas cardíacas, y realizamos un importante descubrimiento.”

 - Prof. Axel Haverich

Dr Ramadan Jashari

Banco Europeo de Homografía

Bélgica

“Preparamos, evaluamos, almacenamos y distribuimos válvulas cardíacas humanas a hospitales de Bélgica y otros países europeos. Trabajamos estrechamente con los equipos médicos financiados por la UE que estudian una nueva técnica de trasplante con válvulas cardíacas donadas. Las válvulas se procesan en bancos de tejidos como el nuestro antes de ser distribuidas a los equipos, y se tratan con nuevas técnicas en laboratorios especializados, como Corlife”.

“Evaluamos las válvulas cardíacas humanas donadas que se usan en proyectos financiados por la UE.”

 - Dr. Ramadan Jashari

Nicolin Heister

Laboratorio Corlife

Alemania

«Recibimos corazones de donantes de los bancos de tejidos, como el Banco Europeo de Homoinjertos. Después, extraemos las células de las válvulas donadas. El proceso debe comenzar en un plazo de cien horas desde que el corazón deja de latir.»

“Gracias a este programa de investigación financiado por la UE, varias clínicas seleccionadas emplean nuestras válvulas procesadas para probar este nuevo trasplante de válvula cardíaca.”

“Cuando recibimos una válvula cardíaca donada, tenemos muy poco tiempo para comenzar el proceso de descelularización.”

 - Nicolin Heister

Dr Marta Sitges

Hospital Clínico de Barcelona

España

«Mi hospital en España forma parte de un estudio europeo sobre válvulas cardíacas. En él participan otros cardiólogos de los Países Bajos, Alemania, Bélgica, Reino Unido e Italia. La mayoría de los pacientes responden de forma muy positiva.»

“Con la nueva válvula se evitan las complicaciones asociadas a las válvulas que hemos usado hasta ahora.”

 

“Sigo a los pacientes que participan en los ensayos clínicos para evaluar el funcionamiento de las válvulas tras la intervención.”

 - Dra. Marta Sitges

Pieter Kappelhof

Países Bajos

“Nací con un derrame en la válvula cardíaca aórtica. Sin el trasplante, me arriesgaba a sufrir un aneurisma. En pocas palabras, el corazón se te rompe y mueres en cuestión de minutos.”

“Recibí la nueva válvula el 19 de octubre de 2017. Aunque hubo algunas complicaciones posteriores, ahora puedo correr, ir en bici y jugar al fútbol con mis dos hijos.”

“Desde la operación, mi corazón ya no me limita.”

 - Pieter Kappelhof

 

¿Sabías que...?

65 000

Número de válvulas cardíacas sustituidas en Europa cada año para tratar enfermedades de las válvulas aórticas congénitas o adquiridas.

Una válvula cardíaca ”sin células”

Las válvulas descelularizadas se han desarrollado en el contexto de un ensayo clínico europeo para la aplicación de válvulas cardíacas regenerativas (ESPOIR), y se han probado en el proyecto de sustitución de válvulas aórticas ARISE, financiado por la Unión Europea. Se espera que disminuyan el riesgo de rechazo al trasplante e, incluso, que alarguen la vida del paciente.

Dos proyectos financiados por la UE, un innovador logro conjunto

ESPOIR y ARISE han reunido a investigadores, cardiólogos y cirujanos de siete países europeos: Alemania, Italia, Bélgica, Países Bajos, Suiza, Reino Unido y Moldavia.

260

Número de pacientes que han recibido la nueva válvula descelularizada del ensayo clínico desde 2012. Una vez completados los ensayos clínicos, la nueva válvula cardíaca se encontrará disponible en toda la UE. Esta disponibilidad dependerá de la decisión de cada país, así como de las legislaciones nacionales.

99%

Porcentaje de pacientes con un trasplante de esta nueva válvula cardíaca que no necesitará una nueva intervención. Su enfermedad se supervisará rigurosamente durante los próximos diez años.

7700 millones de euros

Fondos de la UE destinados a investigación e innovación en proyectos sanitarios, de cambio demográfico y de bienestar entre 2014 y 2020. Además de los trasplantes de válvulas cardíacas, estos fondos se destinan a Corazones híbridos, Vida activa y asistida y otros proyectos.

¿QUIÉNES SON LOS OTROS HÉROES QUE PROTEGEN NUESTRA SALUD?

Algunos de ellos quizá sean compatriotas suyos.

La UE conecta a una red de héroes anónimos que trabajan juntos para protegernos de amenazas contra la salud, productos no seguros, efectos del cambio climático y mucho más. Desde médicos hasta expertos financieros, pasando por agentes de patrullas fronterizas y especialistas medioambientales; descubra cómo la UE apoya a los héroes anónimos de su país.