Skip to main content

Pasta, pan, cereales

Versátiles, ricos en fibra y deliciosos: la pasta, el pan, el arroz y otros cereales cultivados en Europa les brindan a los consumidores una selección de productos saludables y de alta calidad que se pueden utilizar para preparar platillos mexicanos.

Durante siglos, la pasta, el pan, el arroz y otros productos a base de cereales han sido una parte fundamental de la dieta europea. Gracias a cientos de años de perfeccionamiento de los métodos y técnicas de producción, estos alimentos esenciales forman parte de la auténtica cultura gastronómica de Europa. La alta calidad y versatilidad de estos productos hace de ellos una opción popular para los consumidores que quieren una dieta saludable sin descuidar su dinámico estilo de vida.

Pasta – rápida, sencilla y ¡deliciosa!

Si le dices la palabra “pasta” a una persona europea de inmediato pensará en Italia. Pero eso no es ninguna sorpresa, pues Italia es el principal productor de pasta de Europa. Y su selección es abrumadora. Desde las más famosas como espagueti, penne, linguine, farfalle, fusilli, pappardelle y fettuccine, hasta las menos conocidas, pero igual de deliciosas como trofie, strozzapreti, caserecce, gemelli y rotini, la pasta es un ingrediente versátil que se puede incorporar a múltiples platillos. Por ejemplo, puedes incluir Pizzoccheri della Valtellina (IGP) en tu cena —un sustancioso tallarín plano de trigo sarraceno típico de la región de Lombardía al norte de Italia—. O podrías aventurarte más al sur, al Mediterráneo y probar un plato de Kritharáki, una pasta griega que se acompaña de queso Feta (DOP; también ver Quesos y lácteos).

Indiscutiblemente, Italia es la tierra de la pasta en Europa, pero no es el único país productor. Ningún festival de pasta europea estaría completo sin los tallarines alemanes Spätzle, los Fusi o Krpice croatas, o un plato de Nokedli húngaro. Sabrosas, prácticas y fáciles de preparar, la vasta variedad de pastas y tallarines europeos son un ingrediente esencial de las alacenas.

Con una rica salsa, las pastas rellenas como ravioli o tortellini son también una opción para preparar una comida saludable. Prueba los deliciosos Ravioles de Romans de Francia, Idrijski žlikrofi de Eslovenia o un sustancioso plato de Pierogi de Polonia, y deléitate con los auténticos sabores del continente europeo.

Pasta – rápida, sencilla y ¡deliciosa! Pasta – rápida, sencilla y ¡deliciosa!

Blanco o integral, suave o crocante, en cualquier presentación, ¡el pan es lo mejor!

Saludable, tradicional, rico y nutritivo, el pan se disfruta en el desayuno, la comida y la cena en Europa, así como en el resto del mundo. El pan tiene un rol importante en la herencia culinaria de Europa y es parte de la identidad de cada nación europea.

Ya sea una crujiente baguette o ciabatta, un aromático pan de centeno, un pan de soda irlandés o un pan negro estoniano, el pan europeo tiene algo para todos los gustos. Por ejemplo, por qué no darle un toque europeo a un burrito o taco usando un Piadina Romagnola (IGP).

Arroz, granos y otros cereales

A lo largo y ancho de toda Europa se cultivan cereales de alta calidad, siendo Francia, Romania, Polonia y Alemania los principales productores. Por ser una excelente fuente de minerales, vitaminas, carbohidratos, aceites y proteínas, los cereales forman parte esencial de una dieta saludable. El trigo es el cereal más cultivado, sin embargo, Europa también produce maíz, cebada, centeno, avena, escanda y arroz entre otros.

Los cereales son fáciles de incorporar a cualquier dieta: prueba avena europea para acompañar tu fruta con yogurt en el desayuno (ver Quesos y lácteos) o prueba un bocado trasatlántico con un poco de arroz europeo. España, Portugal, Francia y Hungría son algunos de los mayores productores de arroz de la Unión Europea; puedes probar cualquiera de sus variedades cuando prepares arroz rojo, o bien, prueba Riso del Delta del Po (IGP) cuando hagas una morisqueta o arroz por pollo.

Arroz, granos y otros cereales Arroz, granos y otros cereales

Los fanáticos de la repostería pueden incorporar harina europea a sus recetas y usar, por ejemplo, un poco de harina de centeno sueca para obtener un sabor especial. Los granos y harinas europeos de la más alta calidad son un platillo en sí mismos, pero también forman parte de los ingredientes de muchos pasteles y panes de la Unión Europea (ver Confitería).

Nutritivos, seguros y saludables

Al igual que otros alimentos producidos en Europa, la pasta, el pan y los cereales están sujetos a las estrictas normas de etiquetado de la Unión Europea. La producción de granos y cereales cuenta con el beneficio de los estándares de seguridad de la Unión Europea con respecto al uso de pesticidas y herbicidas, así como con el control de enfermedades de origen alimenticio. Esto significa que los consumidores pueden disfrutar de estos nutritivos y saludables productos europeos con la confianza de que fueron producidos bajo los estrictos estándares de seguridad y calidad de la Unión Europea.