Europese Jongeren Site

Informatie en kansen voor jongeren in heel Europa.


El Parque Nacional de Doñana: otra forma de conocer Andalucía

Cuando llega el otoño y empieza por fin a ceder el calor estival, casi sin alejarnos de la costa atlántica es posible en Andalucía disfrutar de la naturaleza y sus colores en el Parque Nacional de Doñana, declarado Reserva de la Biosfera

Enclavado en el triángulo que conforman Sevilla-Cádiz-Huelva, se encuentra el Parque Nacional de Doñana. Un total de 54.252 hectáreas de marismas, dunas, pinares, alcornocales y monte mediterráneo, a las que se suman otras 53.835 de parque natural propiamente, conforman una de las mayores reservas ecológicas del sur de Europa. Siguiendo el curso del Guadalquivir y libre de la presión demográfica por lo inhóspito de arenales y marismas, sus diferentes ecosistemas son el refugio de numerosas especies que, como el lince o el águila imperial, están en peligro de extinción.

 

Un poco de historia

            Establecido como "cazadero real" por el rey Alfonso X el Sabio en el año 1255, estos territorios situados en la margen izquierda del río Guadalquivir, se mantuvieron en manos de la Casa de Medina-Sidonia durante casi seis siglos. Ana de Silva y Mendoza (1560), hija de la Princesa de Éboli y esposa del VII Duque de Medina-Sidonia, se mudó a una casa de recreo llamada en su honor "Coto de Doña Ana", término que por derivación popular, se ha convertido en "Doñana" y da nombre a este singular espacio natural.

 

            En 1969 se crea por decreto el Parque Nacional de Doñana. En 1980 la Unesco clasificó el Parque como Reserva de la Biosfera con 77.260 hectáreas, para ampliarlo en 2012 hasta las 255.000 hectáreas. Se consigue así añadir una zona de transición con los municipios que componen la comarca de Doñana y sus actividades socioeconómicas.

 

El paisaje

 

            Doñana por sus contrastes, presenta un mosaico de diferentes paisajes donde además de las aves, conviven una amplia variedad de plantas. De hecho, destaca por ser uno de los humedales más importantes de Europa.

 

            Los lugares conocidos como el Coto del Rey, el Abalario y el Pinar de la Algaida albergan extensos pinares de pinos piñoneros y matorral mediterráneo. En este hábitat viven el lince ibérico y diversas especies de rapaces como el águila imperial.

 

            Otro punto de interés se encuentra en el conjunto de dunas fósiles del Asperillo que discurre paralelo a la costa. Ya en la playa, abierta al Atlántico con más de 37 km de longitud, se puede contemplar el Acantilado del Asperillo, declarado Monumento Natural por su singularidad.

 

            Bordeando este espacio natural, se encuentran las aguas de la Marisma Gallega, el Lucio del Cangrejo y las Marismas de Bonanza. En ellas se alimentan y crían numerosas aves. El visitante puede disfrutar observando la horizontalidad del paisaje, la avifauna que lo habita y el vuelo de los flamencos.

 

Las aves

 

            El enclave Espacio Natural Doñana, es un reclamo para los amantes de la ornitología. A principios de otoño y durante el invierno  pueden disfrutar de la presencia de miles de aves acuáticas como ánsares y anátidas procedentes del norte de Europa. Por su extensión y situación estratégica, Doñana es el lugar elegido por más de 150 aves migratorias para pasar el invierno. Alrededor de 125 especies lo eligen además para "hacer su nido" en las llamadas "pajareras", que son los grandes alcornoques situados en las proximidades de la marismas.

 

           

 

En primavera y verano llegan desde África cigüeñas, garzas y golondrinas, entre otras especies, en busca de alimento y de un clima más suave.

 

 

El hombre y el parque

 

            Estas tierras han sido pobladas y modificadas por el hombre a lo largo de su historia. Aún se practican labores tradicionales como la apicultura, la recolección de piñas o la agricultura. Aunque se están perdiendo algunas profesiones como el carboneo, es posible encontrar todavía boliches activos en el parque. De su tradición ganadera se conserva la Saca de las Yeguas, que se celebra todos los años en el municipio de Almonte, coincidiendo con la Feria San Pedro, fiesta patronal y antigua feria ganadera.

Los almonteños recogen en la marisma las yeguas y potrillos que pastan durante todo el año en las distintas zonas de Doñana; tras recorrer las calles de la aldea del Rocío, y ser bendecidos en la ermita, los animales se limpian -tuza- y se procede a su herraje para una futura venta. Los que no son vendidos, vuelven a la marisma.

 

            También aquí tiene lugar la Romería del Rocío, una de las tradiciones ligadas a Doñana, más populares.

*Este artículo se ha escrito con información facilitada por las Consejerías de Turismo y Deporte y Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía.

Escrito por Multiplicador Cualificado Eurodesk, Instituto Andaluz de la Juventud