Portal Europeo de la Juventud
Información y oportunidades para los jóvenes en Europa.

Sobre los estereotipos

Sobre los estereotipos
Sobre los estereotipos
Experiencia personal de Jone Arginxona, que participó en el programa SVE, lo que hizo cambiar muchas cosas de su forma de ver las cosas, también supuso una ruptura de estereotipos con otras culturas.

Si nos ponemos a pensar de dónde viene la imagen que podamos tener de una cultura u otra, de un país u otro, podemos decir que en nuestros países podemos tener estereotipos de nuestros países vecinos por lo que ha podido suceder a los largo de la historia o incluso en el seno de nuestro propio país, pero hoy en día lo que más poder tiene a  la hora de construir estereotipos son los medios de comunicación. Cuando vemos las noticias, los anuncios, las películas, están llenos de estereotipos culturales los cuales interiorizamos y usamos a la hora de juzgar u opinar sobre una cultura u otra, si un país es peligroso o no, las tradiciones que tiene, la manera de vivir, no las conocemos hasta que no vamos allí, pero aun así construimos una imagen dependiendo de la información que recibimos y no dependiendo de lo que conocemos.

 

Cuando buscaba proyectos para mi EVS nunca me fijé en el país de destino porque lo más importante para mí era el proyecto en el que iba a trabajar, pero siempre hay excepciones y había países que directamente excluía y Rumanía era uno de ellos. No se si por desconocimiento de lo que allí había o por los estereotipos, pero finalmente dejé a un lado mis miedos y los estereotipos y pensé, ¿por qué no? Se me presentó la oportunidad y me vine a Rumanía.

 

Una vez aceptada, dije en casa y a mis amigos que venía a Rumanía. Todo el mundo me decía a ver qué iba a hacer allí, a ver si estaba loca, que anduviese con cuidado, que era un país peligroso... lo que me hizo pensar hasta qué punto nos basamos en los estereotipos para decidir ir a un lugar y no a otro. A decir verdad, antes de venir no sabía nada sobre Rumanía, solo que la capital es Bucarest y que durante muchos años estuvo bajo la dictadura de Ceaucescu y esta fue también una de las razones por las que decidí venir, para ver esa parte de Europa que no es tan conocida huyendo un poco de los lugares típicos. Pero para ser honestos los estereotipos que nosotros tenemos sobre Rumanía son que es gente poco trabajadora, que hay una alta población de gitanos, por no decir que está lleno, que no son gente de confianza, que es un país pobre... Para mi la realidad es completamente diferente. Lo que aquí he visto es gente muy amable siempre dispuesta a ayudar, gente trabajadora luchando por tener una vida mejor, un país rico que no encuentra la manera de explotar sus recursos correctamente, un país con un potencial enorme, un país muy bonito y muy rico en naturaleza e historia. Todo se puede mejorar pero desde luego he descubierto que en este caso los estereotipos son completamente erróneos, aunque por supuesto siempre se encuentra alguien que encaja perfectamente en el estereotipo porque para construirlos necesitas gente y comportamientos que los ratifiquen.

En mi experiencia aquí he podido conocer a gente de muchas nacionalidades, de los cuales tienes estereotipos de cada país y ellos tienes estereotipos sobre ti, los alemanes son trabajadores, los españoles están siempre de fiesta, los franceses no son agradables etc. Pero el poder convivir con diferentes nacionalidades depende de cada uno, depende de lo abierto o cerrado que seas de mente, depende de lo tolerante que seas. Es cierto que todos provenimos de diferentes culturas y que hay cosas en las que pensamos diferente o las hacemos de diferente manera pero ahí está la gracia de convivir con otras culturas. En vez de tomarnos algo diferente como un ataque deberíamos tomarlo como algo que aprender, algo nuevo, algo de lo que puede podamos aprender o no.
    
Este tipo de programas que impulsan la participación juvenil (como el SVE) son el mejor remedio contra los estereotipos. Sin duda, moviéndote por el mundo es como consigues romper estas barreras mentales.

 

De mis diferentes experiencias en diferentes países, ya que también he vivido en Chile y he visitado otros países en América y Europa, puedo decir que mis experiencias han sido completamente positivas y hemos conseguido llegar a un entendimiento siempre que nuestras culturas han podido chocar en algún punto, pero siempre con respeto de los unos hacia los otros, siempre tratando de escuchar, llegar a un consenso y tratar de no herir la sensibilidad de los demás. Desde luego el poder convivir con los demás empieza por uno mismo, porque si empezamos por no respetar a la persona que tenemos al lado no vamos a conseguir respeto, por lo que nosotros mismos debemos ser los primeros en respetar si luego es respeto lo que queremos.

 

Jone Arginxona Atxa

 

 

Escrito por Multiplicador Cualificado Eurodesk, KAEBNAI

Publicado: Vie, 08/04/2016 - 10:07


Tweet Button: 


Info for young people in the western balkans

¿Necesitas ayuda o asesoramiento de un experto?

Pregúntanos