Vemos que estás utilizando una versión antigua de Microsoft Internet Explorer. Esta web se ha concebido para la versión 9 y posteriores de Internet Explorer. Si actualizas tu navegador podrás aprovechar mejor todas sus posibilidades. Visita la web de Microsoft http://www.microsoft.com para descargar una versión más reciente de Internet Explorer.

Portal Europeo de la Juventud

Información y oportunidades para los jóvenes en Europa.


flag

Tu comunidad

A picture
© fotolia.com - Kwest

Discriminación: más frecuente de lo que piensas

En la UE el trato equitativo es un derecho básico pero todavía hay muchas formas de discriminación, no siempre fáciles de identificar.

La discriminación por razones de edad, discapacidad, sexo, raza, religión u orientación sexual es ilegal.  No obstante, solo un tercio de los ciudadanos de la UE son plenamente conscientes de sus derechos, por eso es tan importante que conozcas tus derechos y obligaciones. Cuanto mejor informado estés, mejor podrás luchar contra la discriminación.

 

¡Actúa!

Amnistía Internacional te ofrece varias posibilidades para que te unas a la lucha contra la discriminación en Europa. Puedes firmar sus iniciativas online, comentar en sus blogs o unirte a la organización.

También puedes utilizar sus redes sociales para contribuir a acabar con la exclusión de las personas con discapacidad. End Exclusion (Acabar con la exclusión) te anima a enviar tus tuits a políticos de la UE, a compartir tus vídeos favoritos sobre inclusión y discapacidad o a hacer tu propio vídeo.

 

Formas de discriminación

Hay discriminación directa cuando se trata a una persona peor que a otras por motivos irrelevantes, como su origen racial o étnico, religión o creencias, discapacidad, edad u orientación sexual. Por ejemplo, cuando el dueño de una tienda se niega a contratar a personas adecuadamente cualificadas solo porque son de una determinada raza u origen étnico.

Hay discriminación indirecta cuando normas, criterios o prácticas aparentemente neutros discriminan a personas por su raza u origen étnico, religión o creencias, discapacidad, edad u orientación sexual, a menos que dichas prácticas puedan ser justificadas objetivamente por una finalidad legítima.  Por ejemplo, unos grandes almacenes que prohíben a su personal llevar sombrero cuando atienden a los clientes están impidiendo trabajar ahí, de hecho, a cualquiera que cubra su cabeza por motivos religiosos, como muchas mujeres musulmanas.

 

Pide ayuda

¿Te has sentido alguna vez discriminado? Mira aquí dónde conseguir ayuda y consejos.