Portal Europeo de la Juventud

Información y oportunidades para los jóvenes en Europa.

A picture
© shutterstock.com - mangostock

Campos de trabajo: centra tus esfuerzos

¿Has oído hablar de los campos de trabajo? (No temas, no son trabajos forzados.) Si tienes más de 18 años, puede ser una oportunidad estupenda de ayudar a una comunidad que lo necesita a la vez que te empapas de su cultura y sus costumbres.

Un campo de trabajo es un grupo internacional de 8 a 20 voluntarios de 5 o más países que colaboran para ayudar a una comunidad local dentro de un proyecto que dura de 2 a 4 semanas. Los gestionan comunidades locales, organizaciones por la paz, grupos de defensa del medio ambiente, grupos de solidaridad o acción comunitaria, asociaciones sin ánimo de lucro y otras entidades interesadas en el impacto que puede tener en su comunidad recibir a un grupo internacional. Ofrecen una gran oportunidad de hacer amigos, llevar a cabo un proyecto importante y comprender mejor el mundo. Pero no olvides que no son campamentos de vacaciones: si te metes, hazlo por los motivos correctos.

 

"Mi experiencia fue muy positiva. Tuve muchas oportunidades de apreciar lo acogedora que es la gente en este país con los extranjeros y las personas de otras culturas. ¿Qué destacaría? Pues, por ejemplo, cuando los voluntarios del país me invitaban a su casa, incluso asistí a una boda en un pueblo. A lo mejor en este caso tuvimos la suerte de que los  voluntarios de la organización local eran muy activos y entusiastas… aprendimos mucho de la cultura azerí, y ellos también se interesaron mucho por nosotros y nuestros países".

Carol Crabtree, voluntaria en Azerbaiyán in 2002

 

¿En qué consistirá tu labor?

En un campo de trabajo, los voluntarios deben trabajar alrededor de 30 horas a la semana en actividades beneficiosas para la comunidad local o el medio ambiente. Esto suele implicar trabajo cooperativo en zonas rurales o urbanas, lo que no requiere cualificaciones particulares. La población local a menudo participa en los proyectos. En tu tiempo libre puedes descansar, hacer la comida, charlar o dedicarte a actividades y excursiones con otros voluntarios y la comunidad local.

Debes estar preparado para vivir y trabajar en un ambiente comunitario, en condiciones de vida a menudo rudimentarias y con un trabajo a veces intenso, pero divertido y gratificante. La comida y el alojamiento suelen ir incluidos, de modo que sólo necesitarás dinero para los gastos de viaje, la tasa de inscripción en la organización de envío y algo de dinero de bolsillo.