Vemos que estás utilizando una versión antigua de Microsoft Internet Explorer. Esta web se ha concebido para la versión 9 y posteriores de Internet Explorer. Si actualizas tu navegador podrás aprovechar mejor todas sus posibilidades. Visita la web de Microsoft http://www.microsoft.com para descargar una versión más reciente de Internet Explorer.

Portal Europeo de la Juventud

Información y oportunidades para los jóvenes en Europa.


flag

Creación de empresas

Emprendedores de triple resultado
Emprendedores de triple resultado

Emprendedores de triple resultado: ¿qué benefcios buscamos?

El concepto anglosajón de “triple bottom line” (TBL), traducido al castellano como “triple resultado”, trata de evaluar los rendimientos que una actividad proporciona en las dimensiones social, ambiental y económica: “people, planet, proft”

 Se trata de una alternativa a la concepción tradicional de una sola dimensión (el término “triple bottom line” alude a la idea de triplicar el eje horizontal, o de abscisas, de los gráfcos habituales), que mide el resultado de una empresa en función de su cuenta de resultados (entendidos estos en el sentido estricto de la contabilidad fnanciera); frente al planteamiento de que el objetivo de toda empresa ha de ser maximizar el benefcio de los propietarios de las acciones, “shareholders”, este enfoque trata de integrar el benefcio de aquellos con el de otros grupos de interés, “stakeholders”, buscando el mejor rendimiento conjunto como vía para la sostenibilidad del negocio a largo plazo.


Pero, ¿es viable la búsqueda de la sostenibilidad ambiental y social en un entorno de recesión económica? El contexto actual de crisis que encontramos en gran parte del mundo, y en especial en Europa, implica una disminución de ingresos y, por tanto, una menor disponibilidad de recursos para la inversión en I+D+i y en actuaciones vinculadas con la responsabilidad social corporativa.
Esto, que representa una difcultad para las grandes empresas establecidas, puede ser una oportunidad para los jóvenes emprendedores, que tienen la posibilidad de acceder a nichos de mercado desatendidos por estas grandes corporaciones. En estos campos, los riesgos pueden ser menores que las oportunidades.

Las instituciones europeas son conscientes de este panorama, y han creado una serie de comunidades denominadas KICs (“Knowledge and Innovation Communities”), dependientes del Instituto Europeo para la Innovación y la Tecnología, que desarrollan proyectos de investigación, formación y apoyo a jóvenes emprendedores.

Dos de las tres existentes en la actualidad se referen a cuestiones ambientales: la Climate-KIC (relacionada con la lucha contra el cambio climático) y la KIC InnoEnergy (centrada en la sostenibilidad en el campo de la energía).

En una entrevista realizada en octubre de 2012 por Euronews con el director de la Climate-KIC, Richard Templer, podemos encontrar información concreta sobre su funcionamiento: esta comunidad cuenta con 150 socios, de los que un 50% proceden de empresas, 35% de universidades y el 15% restante de gobiernos y ONGs. Dispone de cinco centros en los que estos agentes se reúnen para trabajar, en Londres, Berlín, París, Zurich y la región de Randstad en Holanda, aparte de centros de innovación asociados dependientes de gobiernos regionales. La comunidad selecciona a los mejores estudiantes de las universidades asociadas (desde parámetros académicos), garantizando que están motivados con la idea de que pueden lograr un impacto positivo sobre el clima a través de la creación de un negocio, o la innovación en uno ya existente. Para información sobre los cursos y contacto, se puede acudir a la página web.

Los programas cuentan con unos 350 estudiantes, que reciben formación en grupo por parte de la red de profesionales integrada en la comunidad. La actividad de formación se complementa con concursos para emprendedores, que conceden ayuda económica para la puesta en práctica de las mejores ideas: hasta el momento se han creado 15 empresas de esta forma, dentro de la Climate-KIC, lo que demuestra que incluso una cuestión tan amplia y abstracta como la lucha contra el cambio climático puede tener cabida en proyectos empresariales viables.

 

Escrito por Multiplicador Cualificado Eurodesk, Asociación Juvenil Cantabria@Europa