Portal Europeo de la Juventud

Información y oportunidades para los jóvenes en Europa.


Emprendedores verdes en el medio rural

La agricultura ecológica te ofrece una oportunidad de empleo que contribuye a conservar y/o restablecer la calidad ambiental en nuestros campos. Lo “eco” está de moda y los alimentos de proximidad cada vez están más presentes en la compra.

El sistema de explotación rural actual es el causante de una parte de los problemas ambientales de nuestro planeta. La explotación intensiva de nuestros campos no sólo causa daños ambientales, sino que favorece un sistema de empleo precario. Los alimentos que llegan a nuestra mesa, además de perder sabor, han perdido la conexión con la tierra y con el ser humano.

 

Una oportunidad de empleo que contribuye a conservar o restablecer la calidad ambiental en nuestros campos la puedes encontrar en el “empleo verde rural”.

 

Alejada de las grandes urbes pero ligado a ellas directamente, está surgiendo una nueva forma de vida y trabajo —los emprendedores verdes—. Cultivan la tierra de forma sostenible y producen alimentos sanos y sabrosos.  Debido a su proximidad son demandados por una sociedad urbana cada vez más consciente del impacto ambiental que nuestro consumo produce sobre el planeta.

 

La agricultura ecológica evita el uso de productos químicos de síntesis como fertilizantes o plaguicidas. Tiene como finalidad la preservación del medio ambiente, mantener o aumentar la fertilidad del suelo y proporcionar alimentos con todas sus propiedades naturales.

 

Para emprender en el mundo rural a través de la agricultura ecológica tienes que saber que ésta está regulada en por el Reglamento (CE) 834/2007 del Consejo de 28 de junio de 2007, sobre producción y etiquetado de los productos ecológicos.

 

El primer paso es la adquisición de un terreno. Si piensas solicitar ayudas para la producción de hortícolas, necesitas como mínimo 0,20 Ha. Desde 2014 la PAC es más ecológica, se pretende que el 30% de las ayudas directas vayan destinadas a prácticas favorables con el medio ambiente.

 

La preparación del suelo es importante para que las plantas desarrollen bien sus raíces. Cavar en profundidad y quitar las malas hierbas es la primera actividad. Del abonado del huerto dependerá su fertilidad: un compost casero, además de la opción más económica, será también la más ecológica.

 

A la hora de buscar semillas ecológicas puedes dirigirte a la base de datos del MAGRAMA o bien puedes acudir a las Redes de Semillas, que se dedican a conservar y dar a conocer las variedades locales de cada región.

 

El periodo de conversión para poder vender tu cosecha como “eco” será de al menos 2 años antes de la primera siembra.

 

Los centros de certificación dependen de las distintas Comunidades Autónomas, pero también has de saber de la existencia de centros privados de certificación.

 

El etiquetado debe mencionar el nombre del productor, así como el código del organismo de certificación. También tiene que aparecer el código de la autoridad encargada de realizar los controles al sistema.

 

ES: acrónimo que identifica al Estado miembro (en este caso, el Estado español).

 

ECO: término que establece el vínculo con el método de producción ecológico.

 

xxx: número de referencia que decide la autoridad competente.

 

AB: acrónimo que identifica la comunidad autónoma donde ha sido producido.

 

Para los alimentos ecológicos envasados es obligatorio que figure el logotipo comunitario en su etiquetado.

 

Ahora ya puedes comercializar tus productos directamente en tiendas bio, o supermercados (cada vez más su sección de productos bio es mayor); los grupos de consumo también son una buena opción. La venta directa en la huerta donde se producen los alimentos o a través de internet mediante la distribución a domicilio o en puntos de recogida, restaurantes, bares o colectivos como colegios o cafeterías de grandes empresas son también un posible destino para tu producción.

 

Para finalizar tienes que saber que los agricultores ecológicos pueden optar por dos sistemas alternativos a la hora de elaborar su declaración del IRPF, como son el Régimen de Estimación Objetiva simplificada, específico de la actividad agraria, y el Régimen de Estimación Directa.

 

En el Régimen de Estimación Objetiva simplificada la renta se calcula mediante la aplicación de unos índices de rendimiento neto (o módulos), fijos y específicos de cada explotación. Para las actividades de agricultura ecológica y  jóvenes agricultores se aplican una seria de coeficientes reductores.

 

Ya estás listo para ser un agricultor ecológico, capaz de proteger el medio ambiente, pero no sólo eso, tú contribuirás a devolver el sabor a nuestras mesas y nos ayudarás a cuidar de nuestra salud.

 

 

Escrito por Multiplicador Cualificado Eurodesk, Cantabria