Portal Europeo de la Juventud
Información y oportunidades para los jóvenes en Europa.

Paraísos (casi) perdidos

¿A cuántos lugares nos gustaría ir de viaje? Podríamos nombrar cientos, quizás más. Son sitios con los que la mayoría tendremos que soñar o, como mucho, con ayuda de la tecnología ver a través de una pantalla.

El mundo está lleno de sitios maravillosos a los que ir, pero algunos de esos lugares están amenazados y podrían desaparecer en poco tiempo si el ser humano no hace nada al respecto. A continuación os ofrecemos una selección de lugares amenazados que merece la pena visitar antes de que, quizá, ya no sea posible.

Las islas Galápagos se encuentran a casi mil kilómetros de distancia de la zona continental y son también conocidas como las “islas Encantadas”. Fue ahí donde el científico inglés Charles Darwin observó durante cinco semanas las especies que lo llevaron a construir la teoría de le evolución. Lo que hace de las islas Galápagos algo tan especial es que no hay otro lugar similar, y eso se extiende a mucha de su fauna y flora. En las islas Encantadas se puede encontrar iguanas a las que les gusta el mar, tortugas gigantes, lagartijas, lobos marinos, focas, albatros, fragatas, piqueros, pingüinos, gaviotas, flamencos y otras especies únicas en su género, como los pinzones. La biodiversidad de las islas Galápagos está en peligro y, una vez más, el causante no es otro que el ser humano. El impacto a lo largo de los últimos treinta años, provocado por los turistas y los residentes de la zona, se ha agravado a consecuencia del cambio climático, amenazando la supervivencia de un ecosistema único en la tierra.

Las islas Maldivas es el nombre de un país conformado por varias islas en el océano Índico y cuyas playas se dice que son el paraíso en la tierra. Las islas Maldivas fueron el primer país en firmar el protocolo de Kyoto  porque serían el país más afectado por el  calentamiento global ya que este fenómeno podría suponer su desaparición. Las islas Maldivas podrían demostrar que el camino que la humanidad sigue nos lleva a la propia  destrucción. 

El mar Muerto se ve amenazado también por el calentamiento global, se está secando. Su superficie se ha reducido de 1 025 kilómetros cuadrados a los 625 actuales, debido a la injerencia del ser humano, principalmente al riego de zonas agrícolas y a la evaporación de sus aguas para extraer minerales. En realidad no es un mar sino un lago de agua salada a 416 metros bajo el nivel del mar. La concentración de sales en esa agua es tan alta que no hace falta que sepas nadar: flotas tanto si sabes como si no. En cada litro de agua hay 350 gramos de sales, una concentración 10 veces superior al mar Mediterráneo.

Escrito por Multiplicador Cualificado Eurodesk, Castilla la Mancha

 

 

Publicado: Jue, 18/09/2014 - 10:34


Tweet Button: 

New!


Info for young people in the western balkans

¿Necesitas ayuda o asesoramiento de un experto?

Pregúntanos