Portal Europeo de la Juventud
Información y oportunidades para los jóvenes en Europa.

Vías verdes: caminos saludables

Vías verdes
Vías verdes
El auge de la práctica deportiva ha venido unido, en la mayoría de los casos, a la creación de las infraestructuras necesarias para asegurar que el deporte se realice en las mejores condiciones posibles.

El auge de la práctica deportiva ha venido unido, en la mayoría de los casos, a la creación de las infraestructuras necesarias para asegurar que el deporte se realice en las mejores condiciones posibles. La actividad física es una amplia definición en la que se engloban prácticas de muy diferente tipo. Más allá de la práctica profesional de una modalidad deportiva, cualquier persona suele acercarse de una u otra forma al deporte en sus diferentes variantes. Y el senderismo y el ciclismo son dos de los pilares sobre los que la sociedad actual asienta su puesta en forma. Los caminantes y ciclistas que diariamente invaden las calles de las ciudades aumentan y poco a poco, su entorno más cercano se va quedando pequeño. Se comienza a tener la necesidad de buscar rutas alternativas en las que poder poner a punto el cuerpo, pero siempre cultivando también la mente, con entornos naturales que hagan agradable ese paseo. El tema que abordaremos en este artículo nace como respuesta a esa búsqueda, con la oferta de rutas, con un doble objetivo: recuperar trazados viarios y férreos abandonados y favorecer su uso por amantes del senderismo y de la bicicleta. Las vías verdes puede ser uno de los nombres que puede adoptar ese tipo de oferta.


Las vías verdes nacen con el impulso de las diferentes asociaciones relacionadas con el tren tanto en España como en otros países europeos. En España la idea surge en 1993 desde la Fundación de Ferrocarriles Españoles. El avance y modernización de la red ferroviaria había dejado sin uso diferentes vías de comunicación, entre ellas cerca de 7.000 kilómetros de vías férreas, que el Ministerio de Obras Públicas, Transporte y Medioambiente decide adaptar para ser utilizadas como sendas para caminar o pasear en bicicleta. Es el inicio de las vías verdes, que veinte años después, siguen ofreciendo un espacio natural en el que practicar deporte de manera original y fuera de las rutas más tradicionales. Se trata además de una apuesta por la sostenibilidad y el reciclaje, al dar un segundo uso a infraestructuras en desuso y fomentar mediante su utilización el transporte limpio y la actividad física.


Pero no todo trazado puede ser considerado una vía de este tipo. Estar construida o discurrir por antiguas plataformas de ferrocarril es el requisito buscado para entrar a formar parte de este club. Esta condición le otorga unas características que permiten su uso para el senderismo o ciclismo. Pero también caminos históricos como el de Santiago o la Vía de Plata han pasado a ser considerado vías verdes, junto a caminos de trashumancia ya no utilizados o vías fluviales.


Agrupar experiencias similares a la española en otros países europeos se consiguió gracias a la creación en 1998 de la Asociación Europea de Vías Verdes (AEVV), en la que se engloban vías senderistas de características especiales de ocho países europeos. Son las Greenways que permiten viajar por Europa con una visión diferente. Fuera de la Unión Europea es posible encontrar rutas senderistas que, principalmente utilizando viejas vías férreas, han seguido ese proceso. La organización Rail to Trails Conservancy (RTC) en Estados Unidos, la ciclovia en México o las vías verdes canadienses, son otros proyectos que demuestran el auge de rutas alternativas y sostenibles.


No existen ningún tipo de condiciones previas para poder usar estos senderos, más allá del respeto al entorno. Son numerosas las páginas web y guías que recopilan recorridos, con datos sobre ubicación, longitud, condiciones, puntos de interés y mucha más información. Frente al deporte tradicional o a los viajes dentro de las rutas comerciales, son una opción de ocio y tiempo libre en la que descubrir valores ecológicos y medioambientales de diferentes zonas, además de acceder a patrimonio histórico que se ubica en el recorrido de las vías.


Pero puede frenar a muchos la posible dificultad para recorrer estos caminos sin tener una resistencia física alta. Precisamente, los elementos que definen el trazado férreo otorgan a las vías verdes su carácter accesible, seguro y fácil. Los tramos con suaves pendientes, amplias curvas y alejados de carreteras, que son necesarios para que un tren circule, las convierten en rutas accesibles sin necesidad de esfuerzos físicos importantes para ser recorridas.


Por todo ello deben ser un recurso señalado en cualquier libro de rutas de los amantes del ciclismo. Un carril adaptado para este deporte, alejado de las carreteras y de los riesgos de accidentes de tráfico a los que los ciclistas se enfrentan a menudo. Y todo ello rodeado de naturaleza.


Escrito por Multiplicador Cualificado Eurodesk, Instituto de la Juventud de Extremadura

Publicado: Lun, 19/05/2014 - 12:53


Tweet Button: 

Enlaces


Info for young people in the western balkans

¿Necesitas ayuda o asesoramiento de un experto?

Pregúntanos