Portal Europeo de la Juventud
Información y oportunidades para los jóvenes en Europa.

Experiencia de 6 meses en Bali: desafío, experiencia y aventura

Hay momentos en la vida en los que paras de andar por un instante, ves el camino que has recorrido y sonríes. Sonríes porque eso que has dejado atrás te llena de fuerza, de alegría y orgullo.

Y es que, no me cansaré de decir lo grande que ha sido la experiencia del voluntariado para mí. Tuve la suerte de formar parte del proyecto Voices of Creativity: from Youth to Youth y vivir durante seis meses junto a un chico turco y una muchacha de Estonia en Bali (Indonesia). Esta vivencia me ha aportado madurez, tolerancia, me ha abierto la mente, me ha permitido conocer y comprender otras culturas y maneras de entender la vida que, hasta entonces, eran completamente desconocidas para mí.


Fuimos los primeros voluntarios allí y creamos nuestros propios proyectos. Yo me centré en creatividad y medioambiente, aunque también tuvimos baile, teatro, inglés y alguna que otra clase de español o sevillanas. Podría hablar de sitios espectaculares que he visitado, de las comidas, el tráfico, las horas en una oficina frente al ordenador inventando actividades para trabajar con los niños, pero hoy prefiero hablar de las personas.

Me quedo con la Rocío que siempre estaba abierta a aprender y a disfrutar de todo momento. Y me quedo con aquellas personas que te sacaban de casa, muletas a cuestas, para que disfrutaras de un día de playa comiendo rambutans. Esas que tienen un corazón enorme y se vuelcan con todo aquel que precise ayuda, incluyendo a los gatos callejeros. Personas que te abren su casa cada vez que los necesitas, que siempre tienen un buen gesto y una sonrisa para regalar. Aquellas que trabajan y llevan vidas muy ocupadas, pero que sacan tiempo (de no sé dónde) para hacer voluntariados medioambientales o con niños, e, incluso, recaudan comida y fondos para quienes más lo necesitan, sin importar el color de la piel o el Dios al que recen.

Hay algunos que pierden el móvil o la cartera cada vez que salen por Kuta o que te invitan a un plan improvisado que te lleva a descubrir preciosas cataratas, playas e incluso a asistir a una boda musulmana. Los hay también que han recorrido casi toda Europa y que disfrutan haciendo crecer a los jóvenes, a todos los niveles. Algunas son muy pequeñitas pero irradian una luz tan grande y tan poderosa, que contagian con su alegría a todo el que está a su alrededor. Otros disfrutan haciendo fotos a todas horas, comparten todo lo que tienen contigo y sueñan con viajar. Hay cocineros extraordinarios y mucha generosidad. Compañeros bipolares, pero que saben dar un abrazo cuando más lo necesitas. Personas que aman con locura su país y disfrutan haciendo que la gente lo conozca.

El tiempo pasa y las circunstancias cambian, todos hablan del post voluntariado pero no te das realmente cuenta de lo duro que es hasta que lo vives; esa ruptura con el mundo que tanto te ha hecho evolucionar llega de pronto, y duele, tienes sentimientos encontrados, ganas de volver a casa, ganas de quedarte en la que ahora ya, también es tu casa… pero al final te vas y prometes que volverás, que tienes que volver a ese lugar donde has disfrutado tanto.

Y aunque sé que cuando lo haga ya nada será lo mismo, yo voy a hacerlo, tengo que hacerlo, porque tanto Bali como yo, nos lo merecemos.

En definitiva, os recomiendo a todas y todos que deis el salto y os animéis a vivir vuestro propio voluntariado y  aquellos que tengáis la suerte de viajar al mismo destino, no dudéis en pedirle a Pedro mi contacto que estaré encantada de ayudar en todo lo que esté en mi mano.


Gracias, Rocío.



Enviado por Multiplicador Cualificado Eurodesk, Asociación Intercambia Málaga


 

 

Publicado: Vie, 24/10/2014 - 14:08


Tweet Button: 

New!


Info for young people in the western balkans

¿Necesitas ayuda o asesoramiento de un experto?

Pregúntanos