Portal Europeo de la Juventud

Información y oportunidades para los jóvenes en Europa.


Educación no formal para la integración social

En los últimos años hemos experimentado un inicio de reconocimiento de la educación no formal en centros educativos formales y una implementación de nuevas metodologías propuestas por este sector.

La definición de educación no formal se ha visto ampliada, dejando de ser su característica esencial el hecho de no ser reconocida con un certificado, y entendiéndose cada vez más como una alternativa o complemento al sistema tradicional.

El aprendizaje a través de un juego, una actividad, un taller, nos permite llegar de otra manera a nuestro público objetivo, un sistema más interactivo y desenfadado, donde los jóvenes son protagonistas y los valores de tolerancia, participación, solidaridad, igualdad y respeto, se transmiten y adquieren de una forma más natural, constituyen una herramienta de integración social de los jóvenes con menos oportunidades.

En Cataluña, por ejemplo, existe el fenómeno de los centres d’esplai y caus; movimientos cívicos, nacidos con la transición, que se manifiestan en forma de clubes para el tiempo libre de jóvenes y niños, basados en su mayoría en el voluntariado, donde el ocio es solo una escusa para educar en valores y ciudadanía activa y que tienen un fuerte componente socializador, un modelo de éxito con efectos visibles en aquellos jóvenes y niños que en algún momento de su vida se han beneficiado de ellos. Por otro lado, el efecto que consiguen estos centros en los jóvenes en riesgo de exclusión, es el de subirles la autoestima, aumentar su capacidad de convivencia, dotar de un apoyo moral, y apoyar su socialización con jóvenes que viven situaciones normalizadas. El ambiente confortable y familiar del centro les ayuda a canalizar sus emociones y controlar su agresividad, a la vez que los aparta de situaciones de riesgo en la calle y los orienta hacia un futuro más comprometido con la sociedad.

El papel del voluntario o del monitor en un centro de ocio, cada vez más profesionalizado, también actúa como elemento motivador y preparación sólida de los futuros profesionales del sector social y de la educación.

Por otro lado contamos con programas europeos especializados en educación no formal: el  programa Erasmus+,  es de gran ayuda para dignificar el sector, profesionalizando el papel del formador en educación no formal y certificando el aprendizaje no formal a través de herramientas concretas Youthpass.

Los últimos 25 años de programas europeos y realidades locales, y el trabajo en red, han proporcionado una base sólida en el campo de la educación no formal que nos permite afrontar los duros retos del presente y del futuro con optimismo y confianza.

A continuación os dejamos algunos enlaces con las  Federaciones y entidades educativas de Cataluña. Niños y jóvenes de entre 5 a 17 años  pueden participar en estas actividades de ocio y tiempo libre, en grupo y en actividades de contacto con la naturaleza y con el entorno social del territorio. Para mayores de 18 años existe también la posibilidad de apuntarse como monitor y líder de estos grupos, teniendo la oportunidad de conocer a muchos otros jóvenes implicados con el entorno y  ganar experiencia en el ámbito de la educación no formal.


Escrito por el Multiplicador Cualificado Eurodesk,  Ayuntamiento de Barcelona