Portal Europeo de la Juventud

Información y oportunidades para los jóvenes en Europa.

Estudiante ERASMUS, ¿por qué no?
Estudiante ERASMUS, ¿por qué no?

Estudiante ERASMUS, ¿por qué no?

El Programa ERASMUS permite realizar un periodo de estudios superiores en otro país europeo, adentrándose en otra cultura, en otras costumbres, …, y propiciando una mayor conciencia europea, de cara a acceder al mercado laboral.

El Programa ERASMUS lleva desde 1987 fomentando la movilidad académica, y desde entonces son más de tres millones de personas –más de 230.000 al año– los que se han beneficiado de él. Su denominación (acrónimo de “European Community Action Scheme for the Mobility of University Students”, Plan de Acción de la Comunidad Europea para la Movilidad de Estudiantes Universitarios) fue pensado en homenaje al humanista Erasmo de Rotterdam [es].

De 2007 a 2013, ERASMUS ha formado parte del Programa de Aprendizaje Permanente [en] (junto a Comenius, Leonardo da Vinci y Grundtvig); y, en adelante –al menos hasta 2020–, tras los cambios pertinentes, seguirá existiendo.

El programa es amplio y ofrece diferentes posibilidades [en] (estudiantes para prácticas, personal docente, programas intensivos, …), aunque en lo que nos centraremos en esta ocasión es en la movilidad de estudiantes para estudios [en]. Solamente se podrá disfrutar una única vez del programa para estudios, aunque –además– se podrá solicitar en otra ocasión más para prácticas.

Básicamente, se trata de que alguien que esté cursando estudios superiores pueda realizar un periodo de dichos estudios –de entre tres y doce meses– en una institución de educación superior en otro país europeo.

Aunque los beneficiarios finales sean los estudiantes, su participación se realiza a través del centro en que estén realizando sus estudios –que será el encargado de realizar la selección–, siempre que dicho centro disponga de la Carta Universitaria ERASMUS [en], lo que garantiza la calidad del programa.

Allí presentarán su solicitud, conforme al proceso que se establezca, por lo que es recomendable que los interesados se pongan en contacto con la oficina de relaciones internacionales o departamento similar, donde podrán obtener toda la información al respecto.

En el momento de realizar la movilidad, el estudiante deberá cursar, al menos, el segundo año de sus estudios superiores (hasta el grado de doctorado incluido).

Con el programa ERASMUS se busca obtener una perspectiva global de la educación superior en Europa, más allá de los sistemas educativos nacionales. Además, el adentrarse en otro país, en otra cultura, en otra lengua, … los estudiantes podrán mejorar el aprendizaje de otro idioma –de hecho, se desarrolla un curso a tal efecto–, así como su propia autonomía; y tener una mayor conciencia europea, de cara a integrarse en el futuro en el mercado laboral.

El estudiante ERASMUS dispondrá, antes de salir, de la documentación que detallará su estancia: acuerdo de formación, programa de estudios y “Carta del estudiante ERASMUS [en]”, en la que se recogen sus derechos y obligaciones.

Es recomendable, además, que conozca las peculiaridades de su lugar de destino, pues algunas costumbres –e incluso normas– serán diferentes a las del lugar de origen: alcohol y drogas, enseñas nacionales, …

Ni que decir tiene que salir al extranjero supone disponer de toda la documentación en regla –incluida la necesaria en caso de trasladar un vehículo o una mascota–, así como disponer de la oportuna cobertura sanitaria (la tarjeta sanitaria europea [es] permite acceder a los sistemas sanitarios nacionales en las mismas condiciones que sus propios habitantes). Y tampoco está de más contar con un seguro que proporcione la tranquilidad necesaria en aspectos esenciales, como el viaje.

Una vez finalice el periodo ERASMUS, la institución de destino remitirá un certificado con los resultados del programa previsto, reconociéndose en el centro de origen los estudios realizados en el extranjero, salvo que el estudiante no alcanzara el nivel requerido o incumpliera alguna de las condiciones establecidas.

Los estudiantes ERASMUS –que no han de pagar ninguna tasa de matrícula en el lugar de destino–, obtendrán una ayuda económica del propio programa ERASMUS, destinada a financiar los gastos derivados de la movilidad (manutención, alojamiento, viaje, …) que –además– es compatible con otras ayudas.


Información relacionada

El Programa ERASMUS [en].

• Red de Estudiantes ERASMUS [en].

 

Escrito por Multiplicador Cualificado Eurodesk, Ayuntamiento de León