Portal Europeo de la Juventud
Información y oportunidades para los jóvenes en Europa.

PARTICIPACION JUVENIL: FACTORES QUE FACILITAN LA CREACION DE ASOCIACIONES JUVENILES

¿Qué factores facilitan la creación de asociaciones juveniles y que por tanto faciliten la participación juvenil? ¿Cuáles otros por tanto complican la creación de las mismas? ¿Cómo debemos entender la participación juvenil dentro de una asociación?

En los últimos años han sido muchas instituciones las que se han preguntado las razones de la creación o no de asociaciones juveniles, siendo la respuesta muy variada, ya que en según qué casos dependen de múltiples factores que rodean a los propios jóvenes.

 

Lo que sí parece claro es que la participación juvenil puede ser de dos tipos, informal, cuando los jóvenes o grupos de jóvenes simplemente participan ya sea de forma puntual o continua en su propio nombre y sin mayor responsabilidad como grupo, o formal, cuando los jóvenes deciden crear un ente con personalidad jurídica propia para velar por sus intereses y por los intereses de los jóvenes que aun no siendo miembros de la misma, pueden ser afectados por sus decisiones.

 

Es en este último caso donde nos centramos, y donde nos preguntamos ¿qué factores ayudan al afianzamiento de una asociación juvenil en el ámbito local? y ¿cuáles pueden por el contrario suponer el fin de las mismas?

 

Partiendo de la base de que las distintas asociaciones juveniles surgen para dar respuesta a inquietudes comunes de los miembros participantes, el primer obstáculo con el que se encuentran, son los requisitos necesarios para su constitución formal, los cuales no vamos a cuestionar, pero sí que debemos destacar que en algún caso y siempre según la tipología de los promotores de la asociación, puede llegar a suponer un paso complicado de gestionar sobre todo cuando los jóvenes no son conscientes de los plazos y formalidades necesarios por la administración, siendo este primer paso uno de los que quizás cierran la puerta a la creación de nuevas asociaciones.

 

Una vez creada la Asociación, es importante definir el modelo participativo dentro de la misma, ya que uno de los peligros más importantes a los que se encuentra un grupo de jóvenes son las tensiones internas debido a la lucha de egos y afán de protagonismo de algunos de los miembros frente a otros, lo que deja claro que el proceso participativo debe ser equilibrado, democrático y que cuente con los instrumentos necesarios para la corrección de desviaciones dentro del marco de la propia organización.

 

Por otro lado, cuando una asociación juvenil se constituye, las circunstancias personales que rodean a los miembros son unas muy concretas, que con el paso del tiempo pueden cambiar siendo por razones de estudios, trabajo, etc. las más comunes, lo que puede hacer que la asociación pierda fuerza ya que los miembros activos dejan de serlo algo que puede suponer en caso de que no exista relevo generacional, que la asociación quede inactiva.

 

Por el contrario encontramos varias razones que pueden favorecer la creación de asociaciones, como el tipo de jóvenes que existan a nivel local, siendo jóvenes con inquietudes sociales, culturales o políticas y con capacidad operativa, dejando a un lado ser consumidores a ser creadores de una nueva realidad para ellos mismos y para el resto de jóvenes, esto solo es posible si los jóvenes están preparados, formados y motivados, esto último se produce inequívocamente cuando los propios jóvenes son capaces de sacar adelante sus propios proyectos y son capaces de obtener financiación pública o privada para ellos.

 

Sin duda que los propios jóvenes tengan iniciativa propia es básico, pero no lo es menos en nuestra opinión que exista una voluntad por parte de la administración local que aliente, fomente e incluso acompañe a estos jóvenes durante el proceso participativo interno y por supuesto durante la fase de ejecución de actividades por parte de la asociación en cuestión, es decir que sirva de elemento vertebrador de las organizaciones existentes y facilite su día a día.

 

Finalmente entendemos de igual modo que debe existir una cultura participativa que los jóvenes entiendan como suya, que no haya sido impuesta por la administración o por un ente político, que permita que los jóvenes puedan participar, debatir entre ellos, junto con la administración y la autoridad política locales.

 

A modo de conclusión podemos afirmar que son necesarios (además de otros de los que no hemos hablado) que se den varios factores al mismo tiempo en los jóvenes y en su entorno, para que la creación de asociaciones sea efectiva, sin perder de vista en ningún momento que tan válida es la participación de jóvenes en forma de asociación como cuando estos la ejercen de forma individual o grupal pero sin un grupo formal.

 

Escrito por Multiplicador Cualificado Eurodesk, Puente Genil

Publicado: Lun, 02/10/2017 - 11:57


Tweet Button: 


Info for young people in the western balkans

¿Necesitas ayuda o asesoramiento de un experto?

Pregúntanos