Portal Europeo de la Juventud
Información y oportunidades para los jóvenes en Europa.

PARTICIPACIÓN Y EDUCACIÓN: ¿Jóvenes creadores o consumidores?

¿Están los jóvenes educados para la participación? ¿Se facilitan los procesos innovadores para la participación juvenil? ¿Se implementa la acción participativa o la consumista? Con el articulo Intentamos dar respuesta a estas cuestiones.

Desde hace tiempo no estamos preguntando si nuestra sociedad actual y principalmente nuestros jóvenes están educados para la participación. Son infinidad de congresos y cursos en toda Europa que tratan la problemática de la participación juvenil en los diferentes ámbitos de la vida. Desde la toma de decisiones hasta el acto principal de participación que es la votación en las diferentes elecciones.

 

Desde hace varios hemos apreciado que los jóvenes parecen que no quieren participar, no saben participar o no saben si realmente pueden participar.. y lo peor de todo, piensan que si participan, realmente no va a servir de nada.

 

Pero realmente ¿la participación es un acto innato, implícito dentro de cada persona o es más bien un valor que debemos de propiciar, educar y alentar? Y si es así, ¿es más conveniente hacerlo desde la Educación formal, desde la Educación no formal o incluso desde la Informal?. Al mismo tiempo, si no está en el ser interno de cada uno de nosotros, ¿debería ser la administración la que nos guie en el proceso, o al menos propiciar foros y debates donde sean los propios jóvenes los que aprendan a participar y sobre todo elijan como participar?

 

Todas ellas son cuestiones difíciles de responder a priori. Nos basaremos en la experiencia de los últimos 15 años en Puente Genil para intentar responderlas, lo cual no sería una solución al problema de la participación activa de los jóvenes, pero si, al menos, un acercamiento a posibles respuestas.

 

Habitualmente se ha entendido la participación juvenil, como la conformación de organizaciones juveniles, principalmente asociaciones juveniles interesadas en diferentes áreas, que se organizan para desarrollar proyectos conjuntos financiados por diversas subvenciones convocadas por la administración pública y que vienen a cubrir sus necesidades y sus intereses prioritarios. En algunas ocasiones determinados, según la fuerza y numero de las asociaciones creadas, estas se asociación, a su vez, en los “Consejos Locales de Juventud” que habitualmente están formado únicamente por estas asociaciones juveniles.

Esta sería la forma más habitual de participación juvenil en España, pero después de muchos años se han identificado como insuficientes y con enormes carencias y problemáticas entre los que destacan principalmente la politización y como no el “clientelismo” relacionado con la obtención de las ayudas públicas.

 

Al mismo tiempo esta forma de participación que ha sido determinada por la administración pública como la única vía posible en sus diferentes Leyes de Juventud, no admite la posibilidad de la participación de los jóvenes no asociados, que paradójicamente, son el mayor porcentaje de la juventud en España. Esto determina que al final solo participen los jóvenes que están asociados y que habitualmente suelen ser siempre los mismos, y con intereses muy deterministas. Al eliminar la diversidad de la juventud no asociada, se elimina la pluralidad de  ideas y el crecimiento innovador.

 

Entendemos de esta forma, que realmente los jóvenes no saben cómo participar, ya que la única forma que tienen de alzar su voz es a través de las diferentes organizaciones legalmente establecidas. Desde la administración no se han dado otras posibilidades y además no se ha educado en la participación, teniendo esta al mismo un descredito importante entre la población juvenil.

 

Desde nuestro humilde punto de vista no tenemos una respuesta  clara a si se nace sabiendo participar, o más bien es un proceso que se inculca, se educa y se entrena… Pero si nos tenemos que inclinar, en el momento en que estamos, no hay forma de participación, sino hay una educación para la participación que enaltezca los valores participativos y que tenga un fin claramente identificable por los y las jóvenes de vía de transformación social.

 

Por nuestra experiencia hemos llegado a la conclusión que la Educación no formal es una de las herramientas más adecuadas para la educación en participación y que si bien, la administración pública puede acompañar y facilitar los procesos, nunca debe cerrar ni encajonar los procesos de creatividad para la participación. Entendemos que puede haber múltiples fórmulas de participación juvenil y que probablemente el desarrollo de cada uno de ellos dependa de la realidad con la que nos encontremos en cada uno de los entornos donde trabajemos. Desde la administración se debe impulsar, apoyar la educación para la participación y sobre todo dinamizar los procesos.

 

Por otra parte entendemos que la participación se debe abrir a todo aquel o aquella joven que simplemente desee alzar su voz, desee participar… más allá de que este asociado/a o no.

 

Entonces uniendo estos ingredientes, abriendo la participación, fomentando los procesos educativos no formales para la participación, dándole credibilidad a estos procesos, y siendo aceptados por los que toman las decisiones, podremos tener un futuro más interesante en el ámbito participativo.

 

No obstante el punto de partida es complicado, puesto que en una sociedad cada vez más consumista e individualista en la que nos estamos instalados, los procesos participativos no son ni atrayentes ni en muchos casos apetecibles. Por eso advertimos que nuestra juventud, en su gran mayoría, prefiere no elegir, prefiere no participar y espera solo a consumir lo que otros ya han elegido por ellos. Desde que somos pequeños nos enseñan a aceptar los procesos en los que otros (políticos, empresas, profesores, etc.,) deciden por nosotros, y nuestra función dentro de la sociedad es consumir estos productos ya desarrollados, buscando principalmente la comodidad. Por eso no nos demos sorprender cuando en los procesos participativos son pocos los jóvenes que se acercan a decidir… y los procesos educativos no nos están ayudando a cambiar esta situación. Probablemente la Educación no formal sea la clave para que los jóvenes puedan decidir libremente si prefieren ser CREADORES o CONSUMIDORES.

 

 

Escrito por Multiplicador Cualificado Eurodesk, Puente Genil

Publicado: Lun, 10/04/2017 - 15:59


Tweet Button: 

New!


Info for young people in the western balkans

¿Necesitas ayuda o asesoramiento de un experto?

Pregúntanos