Portal Europeo de la Juventud
Información y oportunidades para los jóvenes en Europa.

El ejemplar sevillano de la Biblia de Gutenberg pasa por restauración

Si hablamos de letra gótica, impresión justificada en ambos márgenes, disposición del texto a dos columnas y con 42 líneas en cada una, quizás resulte raro pensar que nos estamos refiriendo a un libro impreso allá por 1454: un incunable.

Uno de los originales que hoy se conservan de la primera impreta del alemán Gutenberg. Se trata del ejemplar sevillano de la conocida como "Biblia de Gutenberg", esto  es, el volumen segundo del texto sagrado, correspondiente al Nuevo Testamento.

 

Propiedad de la Universidad de Sevilla,  se ha sometido recientemene a un proceso de restauración a cargo del equipo técnico del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico. Según fuentes universitarias, su estado de conservación era "razonablemente bueno, aunque la detección de pequeños signos de deterioro hizo que la Biblioteca solicitara al Instituto la realización de los estudios y análisis pertinentes y la intervención, si se estimaba necesaria, para detener posibles procesos de deterioro".

 

Los restauradores confirmaron la existencia de "problemas menores" de conservación. En este sentido se abordó la intervención sobre las cubiertas de la encuadernación, la suciedad de alguna de sus páginas y la pigmentación de las iniciales miniadas. También la ocasión ha resultado propicia para confeccionarle una caja de conservación acorde a su importancia.
 

Esta Biblia de Gutenberg pasó a formar parte de la colección de la biblioteca universitaria en 1770, año en el que se funda la propia "Universidad Literaria de Sevilla", en el edificio de la Casa Profesa de la Compañía de Jesús, hoy Facultad de Bellas Artes, en la calle Laraña. Gracias al convenio suscrito entre la Universidad de Sevilla y el Instituto, se decidió estudiar para luego restaurar este incunable sevillano que lleva en su primera página precisamente el sello de la orden jesuítica. Además de la restauración, los técnicos del IAPH, recomiendan evitar las manipulaciones y sobreexposición del texto en un futuro, a menos que sea absolutamente necesario.

De la tirada inicial de unos 200 ejemplares que presumiblemente salieron de la imprenta de Johannes Gutenberg, una parte se hizo en papel y el resto en vitela o pergamino. En la actualidad se conservan sólo alrededor de cuarenta de estos incunables en todo el mundo. En España, además del volumen de la Universidad de Sevilla, se conserva el ejemplar completo de la Biblioteca Pública de Burgos, los dos en soporte papel. Algunos de estos libros presentan cuadernillos con diferencias en la composición de las páginas y el número de líneas. También hay que tener en cuenta que en aquella época los libros salían del taller sin encuadernar, y con los espacios iniciales en blanco, para que fuera el propietario quien en función de su poder adquisitivo y sus gustos, eligiera la encuadernación y la decoración definitiva para su ejemplar.


La Biblia de Gutenberg, o Biblia de las 42 líneas, se imprimió en Maguncia (Alemania) entre 1453-1455. Está considerada el incunable más importante de la historia por su perfección técnica y repercusión histórica. Tiene el estatus de icono de la cultura universal por simbolizar el comienzo de la imprenta.
 

Este tipo de intervención plantea a los eruditos y científicos del S.XXI el siguiente interrogante: si después de tantos años estos libros no sólo se han conservado sino que incluso cobran ahora nueva vida, ¿qué pasará con toda la información que en la actualidad se almacena en soporte informático, por ejemplo, emails? ¿Se podrán recuperar y leer en un futuro teniendo en cuenta que muchos de estos dispositivos se quedan obsoletos de un día para otro?

 

El legado bibliográfico de la Universidad de Sevilla

 

El fundador del Colegio de Santa María de Jesús -germen de la actual universidad-, Maese Rodrigo Pérez de Santaella, legó también a esta institución su biblioteca personal sobre la que se ha ido forjando la actual colección histórica de la Biblioteca de la Universidad de Sevilla. A esto hay que sumar las aportaciones de los alumnos y la incorporación a los fondos de parte de la biblioteca particular del Cardenal Luis Belluga. También la Universidad vió ampliado sus fondos con la incautación de las bibliotecas jesuíticas en el  (Casa Profesa, Colegio de San Hermenegildo, Colegio de la Concepción, etc.), en el siglo XVIII. Posteriormente con la desamortización de Mendizábal, las bibliotecas de los conventos se clausuraron y también sus libros pasaron a formar parte de la colección universitaria en el S XIX. Si a ello se le suman las donaciones y legados de particulares, recibidos en el siglo XX, se configura uno de los legados bibliográficos más importantes de España, compuesto por más de mil manuscritos, entre ellos doce códices de los siglos XIV y XV, trescientos treinta y dos incunables (de autores como Séneca, Ptolomeo o Santo Tomás de Aquino), cerca de ocho mil libros del siglo XVI y aproximadamente treinta mil volúmenes de los siglos XVII a XIX.  Y el libro que destaca y da valor a esta colección es precisamente la Biblia de Gutenberg.

 

*Nota: Los servicios centrales del Instituto Andaluz de la Juventud están situados en pleno centro de Sevilla, precisamente en la calle Maese Rodrigo nº 1.

 

Escrito por Multiplicador Cualificado Eurodesk, Instituto Andaluz de la Juventud

 

 

Publicado: Mar, 12/05/2015 - 10:07


Tweet Button: 

Enlaces


Info for young people in the western balkans

¿Necesitas ayuda o asesoramiento de un experto?

Pregúntanos