Portal Europeo de la Juventud
Información y oportunidades para los jóvenes en Europa.

El patrimonio inmaterial en el País Vasco

Bertsolari
El patrimonio inmaterial de un pueblo, de una región, es uno de sus tesoros más preciados. En el País Vasco se cuida mirando al futuro y respetando su peculiaridad.

El patrimonio inmaterial del País Vasco presenta una riqueza que, aún participando de elementos comunes a otras culturas y pueblos vecinos, manifiesta particularidades que la distinguen y otorgan un plus de interés y atracción. Dos son principalmente estas particularidades, el mantenimiento del idioma vasco, euskara, lengua no indoeuropea; y una mayor resistencia, pese a la ubicación geográfica, a la aculturación que supuso la romanización para los pueblos sobre los que se superpuso, lo que no ocurrió en la mayor parte de las zonas ocupadas por Roma, donde el sustrato prerromano fue prácticamente barrido.
 

En esa línea, el punto que más ahonda en esas particularidades es el ámbito de la oralidad, en dos de sus vertientes: la literatura oral y el bertsolarismo. Este último, el bertsolarismo, arte de cantar rimas improvisadas sobre un tema cualquiera, es, por su arraigo, conservación y salud, una de las puntas de lanza de las tradiciones de nuestro país. Prueba de ello son los cientos de actuaciones de bertsolaris que a lo largo de todo el país se realizan anualmente. Bertsolaris de toda condición y edad, incluyendo infantiles. Algunos de estos actos, más oficializados, cuentan con asistencia masiva de público, contado en miles de personas. Igualmente, por toda la geografía se encuentran escuelas de bertsolaris, y actos paralelos en torno a ellos.
 

En cuanto a la literatura de tradición oral, cabe decir que ésta ha sido tradicionalmente mucho más potente que la escrita, muy tardía en el contexto de las lenguas que nos rodean. La riqueza de esta literatura oral, mantenida hasta relativamente no hace tanto, ha suscitado estudios y recopilaciones abundantes ya desde el s. XIX.
 

En el apartado de las tradiciones englobadas en las denominadas artes del espectáculo hay que señalar un considerable número de grupos que, de origen local casi siempre, ejecutan repertorios de danzas tanto locales como de otras zonas del país pero globalmente popularizadas. No faltan tampoco ejemplos de profesionalización y reinterpretación, adaptación o fusión, con una versión más modernizada de las mismas.
 

Será, sin embargo, en los ámbitos festivos donde nos encontraremos más variedad de elementos. Es lógico. Así le corresponde a un país pequeño pero con una gran diversidad geográfica desde el Pirineo hasta las cuencas bajas de los ríos y desde la costa hasta la llanada y montaña interior. Igual que este paisaje deja huella en sus gentes, así lo ha dejado en elementos comunes del folklore. Tal es el caso de las fiestas de carnaval, cada uno con su peculiaridad pese a su tronco común, o de las  representaciones festivas, marineras, vinculadas a la pesca o al mar, o las de interior, vinculadas a la producción del campo o el cultivo de la vid.
 

Todo esto y mucho más se engloba dentro del universo del patrimonio inmaterial vasco, que, a menudo, nos ha dejado y deja también muestras materiales. Estas se recogen interpretan y ponen en valor en múltiples museos, algunos, de orden general, recogen variados aspectos y tradiciones; y otros con visiones más especializadas, desgranan tradiciones y modos de vida concretos antaño rutinarios y hoy representativas de los que somos.

Escrito por Multiplicador Cualificado,  Dirección de Juventud y Deporte – Dirección de Patrimonio Cultural del Gobierno Vasco

Publicado: Mie, 14/05/2014 - 10:42


Tweet Button: 

New!


Info for young people in the western balkans

¿Necesitas ayuda o asesoramiento de un experto?

Pregúntanos

Enlaces