Portal Europeo de la Juventud

Información y oportunidades para los jóvenes en Europa.

PublicDomainPictures
PublicDomainPictures

De la baratura a la escritura

Alejandra Vanessa, una joven filóloga, nos explica en este artículo su primer contacto con la narrativa y su gran pasión por la poesía que le hizo ganar el Premio de Poesía Joven de Andalucía a los 20 años.

Si buscas la definición de la palabra baratura en el diccionario de la Real Academia Española:  “bajo precio de las cosas vendibles”, y lo trasladas a un piropo, en una noche de verano, una disco —o similar—, son las doce en el reloj —o quién recuerda la hora—, él, ella, miradas, ¡chas!, se paró el tiempo: “Hola, guapo, qué ojos tan bonitos tienes”, darás con la versión extraoficial de baratura.

“Dícese de la frase poco currada y en serie que uno suelta con objeto de ligar”.

¿Y qué tiene que ver esto con la escritura, con mi escritura? Aunque el acto de escribir es algo que me apasiona desde niña, empecé a tomar más interés a los dieciséis años. Se me ocurrió que podría ligar a través de la poesía. El intento fracasó estrepitósamente, pero al ver que a todo el mundo le gustaban mis versos, descubrí que tenía aptitudes.

No sabía cómo acercarme así que le pregunté a mi profesor de literatura. Él me puso en las manos mis primeras lecturas poéticas. Me animaba a escribir y a corregir, que es una de las tareas más complicadas y tediosas.

El segundo paso fue la visita a la sección de poesía de las librerías que había en mi ciudad. Como eran más bien escasas, como mi presupuesto, pasé a la tercera fase: sacar libros de la Biblioteca Provincial.

Ya tenía un buen de puñado de poetas en mi mesilla de noche, unas cuantas libretas hasta arriba de poemas, pero me faltaba algo: compartir con gente de mi edad que tuviese las mismas inquietudes. Me apunté a un curso de poesía organizado por el Instituto Andaluz de la Juventud que impartía el poeta Pablo García Casado.

Después de mucho trabajo terminé un poemario que presenté al Premio de Poesía Joven de Andalucía y ¡¡viva!! Lo premiaron con una mención especial que consistía en la publicación del mismo en una editorial de prestigio. Sin duda, una de las experiencias más emocionantes de mi vida.

Cuando terminé el instituto me matriculé en la Licenciatura de Filología Hispánica para aprender sobre literatura y el manejo de la lengua. En la facultad busqué a los grupos culturales que realizaban actividades y comencé a participar en lecturas colectivas, a apuntarme a cursos de literatura en diferentes puntos de España...

Con apenas veinte años premiaron y publicaron mi primer poemario. Después han venido más. Pensaba que esas cosas solo le pasaban a otros. Pero aposté por mí en busca de un sueño. Tú, sí, tú que me estás leyendo ahora mismo, ¿eres el que mejor escribe, canta, maquilla, baila, escala árboles de tu grupo de amigos? No te quedes ahí sin hacer nada, muévete, ponte las pilas porque hay un sueño esperándote para cumplirse. Yo ya cumplí el mío.

Alejandra Vanessa

Enviado por Multiplicador Cualificado Eurodesk, Diputación de Córdoba