Vemos que estás utilizando una versión antigua de Microsoft Internet Explorer. Esta web se ha concebido para la versión 9 y posteriores de Internet Explorer. Si actualizas tu navegador podrás aprovechar mejor todas sus posibilidades. Visita la web de Microsoft http://www.microsoft.com para descargar una versión más reciente de Internet Explorer.

Portal Europeo de la Juventud

Información y oportunidades para los jóvenes en Europa.


flag

Ponte en marcha

A picture
© shutterstock.com - Yuri Arcurs

¿Viajas dentro de la UE? No te olvides la Tarjeta Sanitaria Europea

Antes de ir a otro país es fundamental preparar bien el equipaje, pero lo más importante es llevar la Tarjeta Sanitaria Europea. Gracias a ella tienes acceso a la atención sanitaria en toda Europa.

Antes de viajar al extranjero hay un millón de cosas en las que pensar, empezando por el DNI o el pasaporte. Pero tampoco está de más prever lo que puede ocurrir una vez que estés allí. Si te pones enfermo cuando estás fuera de casa, con el DNI no basta. Necesitas la Tarjeta Sanitaria Europea (TSE).

 

¿Cómo funciona?

La tarjeta te permite obtener la asistencia médica pública necesaria si te pones enfermo mientras estés de vacaciones, estudiando o trabajando como voluntario en cualquier país de la UE, además de Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza.

La TSE no es un seguro de viaje, pero garantiza durante tu estancia en el extranjero un tratamiento médico en las mismas condiciones y con las mismas tarifas que a los ciudadanos asegurados en ese país. Si el tratamiento es gratuito para los residentes del país, no tendrás que pagar nada. Si, por el contrario, es de pago, puedes solicitar el reembolso allí mismo, o al seguro médico de tu país. Recuerda siempre que los gastos se reembolsan de acuerdo con la normativa del país en el que recibes el tratamiento y el sistema sanitario de cada país es diferente. Los servicios que en tu país son gratuitos pueden no serlo en otros.

Es recomendable suscribir un seguro de enfermedad complementario, principalmente para cubrir los casos que no cubre la tarjeta sanitaria europea: por ejemplo, servicios de rescate y ambulancia, asistencia sanitaria privada o repatriación.

 

¿Dónde se puede obtener?

Cualquier persona afiliada a un sistema de seguridad social público en los 27 países miembros de la UE, Islandia, Liechtenstein, Noruega o Suiza puede obtener la TSE. Basta con solicitarla a las autoridades sanitarias locales de tu país de residencia (consulta la web de la administración nacional).

Para hacerlo aún más fácil, existe una aplicación para móviles con toda la información necesaria sobre la Tarjeta Sanitaria Europea. La aplicación funciona como una guía para los usuarios de la TSE, con consejos prácticos y útiles para situaciones imprevistas en el extranjero, como el número europeo de emergencias (el 112) y un resumen de los posibles costes de tratamiento. Es una aplicación compatible con iOS, Android y Windows 7 mobile y está disponible en 24 idiomas. Permite incluso pasar de una lengua a otra, haciendo así la comunicación mucho más fácil si todavía no te has decidido a aprender la lengua del país.

 

La historia de Anna

Anna está afiliada al seguro médico obligatorio en un país de la UE, "país A", y pasa unos meses en otro país de la UE, "país B", para terminar sus estudios. Lleva consigo la tarjeta sanitaria europea, expedida en el país A. Está embarazada y dará a luz en el país B. El embarazo y el parto se consideran urgencias, de modo que a Anna le basta presentar su Tarjeta Sanitaria Europea y el carné de identidad para recibir atención médica en el país B.

Anna recibirá en el país B la misma asistencia médica que si estuviera asegurada allí: es decir, si el tratamiento es gratuito para los asegurados de ese país, también lo será para ella. Si es un sistema en el cual el paciente paga y después solicita el reintegro de los gastos, Anna pagará lo mismo que los asegurados de ese país y después solicitará el reembolso. Tendrá que hacerlo en el país B, donde se le reintegrarán los gastos según el mismo baremo que a los asegurados nacionales. A continuación, la administración del país B se pondrá en contacto con la del país A, donde está asegurada Anna, para obtener a su vez el reintegro de los gastos.