Recorrido de navegación

Compartir en 
	Compartir en Facebook
  
	Compartir en Twitter
  
	Compartir en google+
  
	Compartir en linkedIn

Viajes organizados e «timeshare»

Actualizado : 09/04/2014

travel

«Timeshare»

Inscribirse en un régimen de multipropiedad o tiempo compartido tradicional –derecho a pasar varias temporadas, durante varios años, en una o varias fincas– puede ser meterse en un buen lío. Lo mismo cabe decir de los regímenes vacacionales de larga duración, como por ejemplo los clubes de descuentos vacacionales, que ofrecen descuentos en el alojamiento u otras ventajas, a veces en combinación con viajes u otros servicios, durante varios años.

Tanto la multipropiedad tradicional como los diversos regímenes vacacionales de larga duración que han ido surgiendo con el tiempo pueden encerrar gravosos compromisos financieros a largo plazo o incluso permanentes. Además, pueden acarrear diversos gastos, por ejemplo de mantenimiento, impuestos y seguros.

Por ello, en 2008 se modificó la normativa de la UE English en la materia, que protege al ciudadano contra los comerciantes sin escrúpulos a la hora de firmar contratos de multipropiedad o de regímenes vacacionales de larga duración. La normativa se aplica a los contratos firmados a partir del 23 de febrero de 2011 (o una fecha posterior en algunos países).

La normativa también te protege si firmas:

  • contratos de reventa (pagas a un profesional para que te ayude a vender o comprar una multipropiedad o la afiliación a un club de vacaciones)
  • contratos de intercambio (pagas la inscripción en un régimen que te ofrece alojamiento u otros servicios y permite a otras personas hacer uso temporal de los mismos servicios o alojamiento).

Tus derechos se aplican a distintos tipos de multipropiedad, como:

  • buques de crucero
  • caravanas
  • embarcaciones fluviales.

Antes de decidirte, infórmate de tus derechos:

  • Deben informarte completamente de los términos del acuerdo antes de firmar. Te los deben dar por escrito y en tu lengua (si es lengua oficial de la UE).
  • Dispones de un plazo de desistimiento de 14 días naturales durante el cual puedes desistir del contrato sin dar ninguna explicación. Si no te dan el formulario normalizado de desistimiento exigido por la normativa de la UE, dicho plazo se amplía a 1 año y 14 días naturales.
  • El plazo de desistimiento se amplía a 3 meses y 14 días naturales si no te dan información completa del producto que compras.
  • El vendedor nunca te puede pedir un anticipo o un depósito durante el plazo de desistimiento.
  • La afiliación a un club de vacaciones debe pagarse en plazos anuales iguales.
  • También tienes derecho a rescindir el contrato con el club de vacaciones, sin ninguna penalización, a partir del segundo plazo.  En cuanto recibas la solicitud del pago siguiente, dispones de 14 días naturales para notificar la rescisión al comerciante.
  • Si también has firmado un contrato de intercambio, se da por terminado automáticamente –sin coste alguno para ti– si desistes del contrato de multipropiedad.
  • Si recurres a un profesional que te ayude a vender tu multipropiedad o tu afiliación a un club de vacaciones mediante un contrato de reventa, no puede cobrarte nada hasta que la venta se haya efectuado o hasta que el contrato se dé por terminado de otra manera.

Si tienes un contrato de multipropiedad o un contrato vacacional de larga duración, estas normas te amparan aunque el vendedor te diga que no son aplicables.

También tienes que tener cuidado con:

  • Las técnicas de venta ilegales engañosas, como el truco de la tarjeta "rasca y gana": te dicen que has ganado un premio y que tienes que ir a recogerlo a un acto de venta de multipropiedad en el que te presionan para que firmes un contrato.
  • Las ofertas de reventa de multipropiedad sospechosas, especialmente si te convencen para comprar otra propiedad con la promesa de vender la existente: en estos casos puedes acabar con dos mutipropiedades que no querías para nada.
  • Las ofertas sospechosas de alguien que dice ser abogado y que, por unos honorarios, te puede representar en los conflictos con el vendedor ante los tribunales de otro país de la UE.
  • Las ofertas sospechosas de alguien que afirma poder "reclamar" tus pagos al vendedor de la multipropiedad cobrándote unos honorarios.
  • Tu vendedor de multipropiedad no puede limitar indebidamente tu derecho a vender, alquilar o intercambiar por tu cuenta tus derechos de multipropiedad, restringir tu acceso a los servicios ni exigirte el pago de gastos de mantenimiento no justificados. Si para ello se basa en las condiciones generales del contrato, puede ser que dichas condiciones vulneren las normas sobre cláusulas contractuales abusivas y no estés obligado a cumplirlas.
  • Calibra las consecuencias a largo plazo, o indefinidas, de comprometerse en un régimen de multipropiedad. Piensa bien si aún podrás o querrás seguir en ello dentro de diez o veinte años. Y tus hijos, que en su día lo heredarán y se verán obligados a seguir pagando los gastos de mantenimiento, ¿lo querrán para algo?

En caso de conflicto con un vendedor de otro Estado miembro, si quieres conocer tus derechos y qué protección te garantizan, ponte en contacto con el Centro Europeo del Consumidor English .

Ejemplo

Anulación de un contrato de multipropiedad: ciudadano contra comerciante

Patrick es irlandés y en 2013 firmó un contrato de multipropiedad con un proveedor de Malta, que no le facilitó el formulario normalizado de desistimiento ni le informó de que no podía aceptar anticipos ni depósitos durante el plazo de desistimiento.

Pagó un depósito de 1.260 euros y firmó un cargo directo en cuenta de 122,50 euros al mes durante dos años.
Para reservar unas vacaciones en una finca de la multipropiedad el vendedor le tenía que facilitar un código pero, a pesar de pedírselo en reiteradas ocasiones, nunca se lo facilitó.

Pasó un año y las cosas seguían igual, por lo que decidió desistir del contrato apoyándose en las normas que amplían el plazo de desistimiento a 1 año y 14 días naturales. Hasta entonces había pagado 2.420,50 euros.

El vendedor no aceptaba el desistimiento ni quería devolverle el dinero.

Patrick se informó en el Centro Europeo del Consumidor de Irlanda, emprendió una acción legal a través del proceso europeo de escasa cuantía y el Tribunal falló a su favor. Como ni aun así el vendedor le pagaba, intervino el Centro Europeo del Consumidor de Malta y finalmente obtuvo su dinero.

¿Necesitas ayuda?

¿Necesitas ayuda?

¿No has encontrado la información que necesitas? ¿Tienes un problema?

Pide asesoramiento sobre tus derechos en la UE

Problemas con las administraciones públicas