Recorrido de navegación

Actualizado : 17/11/2016

Ir al médico o al hospital en el extranjero

Si tienes que ir al médico o recibir asistencia en un hospital durante un viaje a otro país de la UE, llevar la Tarjeta Sanitaria Europea te facilitará los trámites y el reembolso de las prestaciones de la sanidad pública.

Recuerda que los sistemas sanitarios y de seguridad social varían entre los países de la UE. En algunos países, es posible que tengas que pagar directamente al médico o al hospital, a pesar de que en tu país de origen no debas hacerlo. Encontrarás información sobre el sistema nacional de seguridad social del país al que viajas online, a través de un organismo nacional de seguridad social o un punto de contacto nacional, o consultando la aplicación para teléfonos inteligentes de la TSE.

Solamente los médicos y hospitales pertenecientes a la sanidad pública aceptan la Tarjeta Sanitaria Europea; la asistencia sanitaria privada no está cubierta. Si recurres a la sanidad privada, es posible que puedas solicitar el reembolso cuando vuelvas a tu país, pero comprueba primero si tienes derecho porque las normas de reembolso pueden variar.

Ejemplo

Asegúrate de recibir tratamiento en el sistema de sanidad pública

Pese a tener un brazo roto, Ewa tiene que viajar por motivos de trabajo a otro país de la UE. En pleno viaje empieza a dolerle el brazo y decide ir al médico. Al volver a su país, recibe una factura por esa consulta, que no está cubierta por la TSE, ya que el médico la atendió en una consulta privada. Ewa puede solicitar a su seguro el reembolso de una parte, pero no de todos los gastos, ya que el coste del tratamiento en el extranjero es superior al de su país.

Si viajas al extranjero expresamente para recibir tratamiento médico, las normas son diferentes.

Más información sobre pagos y reembolsos.

Consultas públicas
¿Necesitas recurrir a los servicios de asistencia?
Ayuda y consejos