Herramientas de servicio

Selección de idiomas

Bandera de la UE

Recorrido de navegación

Menú

Actualizado : 10/08/2017

Gastos y reembolso: tratamiento médico programado en el extranjero

Hay dos maneras de cubrir los costes de un tratamiento médico programado en otro país de la UE:

1. Tu seguro médico corre directamente con todos los costes:

  • Este sistema se aplica a la sanidad pública, pero no a los tratamientos en consultas o clínicas privadas.
  • Antes de emprender viaje para recibir tratamiento, debes pedir autorización previa a tu seguro médico. Si te la concede, te expedirá el correspondiente formulario de autorización ( formulario S2).
  • Tu seguro cubrirá los costes de tu tratamiento según los baremos de reembolso del país donde lo recibas.
  • Generalmente, los dos organismos se ponen de acuerdo para el reembolso, de modo que no tendrás que pagar nada.

Si recibes el tratamiento en un país donde los pacientes suelen pagarlo y el seguro médico se lo reembolsa más tarde, es posible que tengas que adelantar algunos pagos. En ese caso, puedes pedir el reembolso a la administración competente del país donde hayas recibido el tratamiento. Esta te lo reembolsará directamente, aplicándote el mismo baremo que a sus residentes.

También puedes pedir el reembolso a tu seguro médico cuando estés de vuelta en tu país. Si en el país donde estás asegurado el nivel de reembolso de ese tratamiento es mayor que en el país donde lo recibiste, para cubrir la diferencia tienes derecho a un reembolso complementario por parte de tu seguro médico.

2. Abonas tú el coste del tratamiento y solicitas el reembolso después:

  • Esta opción es válida para todos los proveedores, tanto públicos como privados.
  • Se te reembolsará el coste de ese tratamiento concreto en tu país, pero solo si allí tienes derecho a recibirlo.

No obstante, en caso de hospitalización o tratamiento muy especializado o costoso, es posible que debas pedir autorización previa. Consúltalo a tu Punto de Contacto Nacional.

En Suiza no es posible el reembolso sin autorización previa.

Ejemplo 1

No siempre es necesaria la autorización previa, pero es mejor tenerla

Hugo quiere tratarse las cataratas (tratamiento cubierto por su seguro médico) en Alemania, pero el tratamiento allí sale más caro que en su país. Hugo quiere que todos los gastos queden cubiertos, por lo que debe solicitar autorización previa a su seguro médico. Si la consigue, podrá viajar al extranjero y recibir el tratamiento, que deberán reembolsarle íntegramente los respectivos organismos.

Yvonne también quiere recibir en Alemania ese tratamiento, que en su caso también suele cubrir la seguridad social, y quiere hacerlo cuanto antes. Entonces se dirige al Punto de Contacto Nacional para averiguar si debe solicitar autorización previa, pero le dicen que no hace falta: puede viajar sin más y someterse al tratamiento. Yvonne paga de su bolsillo y a su regreso pide a su seguro médico que le reembolse parte de los gastos. Pero, como no recibió autorización previa y el tratamiento es algo más caro en Alemania, la otra parte tendrá que pagarla ella. A falta de autorización previa, su seguro médico solo le reembolsa hasta el nivel establecido en su país.

Ejemplo 2

Incluso con autorización previa, a veces hay que pagar por adelantado parte de los costes

Agata debe someterse a una compleja intervención quirúrgica, y quiere que sea en un hospital público finlandés. Agata solicita la autorización previa, como se requiere para este tipo de operación tanto en caso de pago directo como de reembolso posterior. Si la obtiene, su seguro médico cubrirá los costes directamente.

Bernard quiere hacerse la misma operación en Finlandia, pero en una clínica privada. En ese caso, tendrá que solicitar autorización previa, pero no habrá pago directo por su seguro médico. Si obtiene la autorización, Bernard tendrá que pagar de su bolsillo el coste de la intervención y después solicitar su reembolso. En principio, se le reembolsará hasta el nivel establecido en su país para el mismo tipo de operación.

Sea cual sea la opción que elijas, tu seguro médico no puede denegar la solicitud de autorización previa si:

  • el tratamiento concreto que necesitas no está disponible en tu país, pero tu seguro médico obligatorio lo cubre
  • el tiempo de espera para dispensarte el tratamiento que necesitas en tu país es excesivo dado tu estado de salud actual y el curso de tu enfermedad.

Para más información sobre gastos y reembolsos, contacta directamente a tu seguro médico o al Punto de Contacto Nacional del país de la UE en el que quieras recibir el tratamiento.

¿Necesitas recurrir a los servicios de asistencia?
Ayuda y consejos