Recorrido de navegación

Mercancías

Actualizado 05/2011

Gracias al mercado único, hoy en día las empresas de la UE pueden vender y comprar mercancías por toda la Unión.

Libre circulación de mercancías

La UE ha acabado con los obstáculos que antes dificultaban las importaciones y exportaciones: ahora las empresas tienen libertad para transportar y vender mercancías en toda la Unión.

Restricciones

Los países de la UE sólo pueden restringir la libre circulación de mercancías en casos excepcionales y por motivos de interés público tales como la salud y seguridad públicas, la protección del medio ambiente o el bienestar de los consumidores. Las restricciones deben ser proporcionadas.

La libre circulación de mercancías también puede restringirse como medida de precaución si hay datos objetivos que indiquen que supone una amenaza para las personas, los animales, las plantas o el medio ambiente.

Nuevo Marco Legislativo

Para eliminar los obstáculos que aún quedan a la libre circulación de mercancías, la UE ha adoptado nuevas normas que establecen:

  • una aplicación más estricta de la normativa europea sobre el mercado único
  • mejores normas sobre vigilancia del mercado
  • un marco común sobre comercialización de productos
  • mayor credibilidad para el marcado CE
  • la aplicación plena del reconocimiento mutuo.

Armonización

Las diferencias entre normativas técnicas nacionales pueden dificultar el comercio. De ahí que la UE haya armonizado las normas que regulan una serie de productos, sobre todo los considerados de alto riesgo: productos farmacéuticos, vehículos, juguetes, sustancias químicas, equipos eléctricos y mecánicos y dispositivos médicos. Los productos manufacturados con arreglo a estas normas pueden comercializarse en el mercado de cualquier país miembro.

Normalización

Desde mediados de los ochenta, la UE viene desarrollando un nuevo planteamiento en materia de armonización basado en la normalización.

Las normas europeas —las llamadas Directivas de nuevo enfoque — establecen los requisitos esenciales que deben cumplir las mercancías para venderse en toda la UE. Los fabricantes deben convertir esos requisitos esenciales en especificaciones técnicas.

Para ayudarlos se han publicado unas 20.000 normas europeas. Los productos que las cumplen se consideran conformes a las directivas de la UE. Pero las normas no son obligatorias: los fabricantes pueden optar por otras soluciones técnicas para cumplir los requisitos.

Los organismos que elaboran las normas europeas armonizadas son el Comité Europeo de Normalización (CEN), el Comité Europeo de Normalización Electrotécnica (Cenelec) y el Instituto Europeo de Normas de Telecomunicación (ETSI) previo consenso entre todas las partes interesadas (industria, autoridades públicas, consumidores, organizaciones medioambientales y sindicatos).

La normalización es un instrumento estratégico para la innovación y la competitividad. La UE quiere garantizar que las normas sigan la evolución de los conocimientos y animar a los interesados, sobre todo las pequeñas empresas, a participar en la normalización.

Marcado CE

El marcado CE de un producto significa que cumple todos los requisitos europeos aplicables. Los países miembros sólo pueden restringir el acceso al mercado de productos provistos de marcado CE si se demuestra que no cumplen las normas.

Reconocimiento mutuo

En sectores en los que no ha habido armonización, el comercio se basa en el principio de reconocimiento mutuo: los productos fabricados o comercializados legalmente en un país miembro pueden comercializarse en los demás aun en caso de no cumplir todas las normas técnicas que allí se aplican, por ejemplo, sobre forma, tamaño, peso, composición, etiquetado o envasado. Esto significa que las empresas pueden acceder a todos los mercados de la UE siempre y cuando cumplan normas equivalentes en su propio país.

Puntos de contacto de productos

Los puntos de contacto de productos se crearon en cada Estado miembro para informar a las empresas y las administraciones sobre la aplicación del principio de reconocimiento mutuo y las normativas técnicas específicas que existen a nivel nacional.

Los puntos de contacto de productos de los Estados miembros tienen por cometido:

  • informar a las empresas y las administraciones sobre las normas técnicas específicas que se aplican a cada tipo de producto en su país cuando no está regulado y armonizado a nivel europeo
  • facilitar a las empresas los datos de contacto de las administraciones competentes que se ocupan de la aplicación de esas normas técnicas
  • informar a las empresas sobre las posibles vías de recurso que tienen en su país en caso de contencioso con la administración competente

Los puntos de contacto de productos deben responder en un plazo de cinco días laborables después de recibir cualquier tipo de consulta y no deben cobrar nada por dar la información.

La Comisión Europea tiene una página web que informa sobre cómo presentar una denuncia contra un país miembro de la UE por cualquier medida (ley, reglamento, actuación administrativa) o práctica que sea incompatible con una disposición o principio del Derecho europeo.

SOLVIT ayuda a las empresas en caso de problemas debidos a la aplicación incorrecta de la normativa europea de mercado por parte de las autoridades nacionales.

La red Enterprise Europe Network ofrece a los empresarios información y asesoramiento sobre libre circulación de mercancías.

CEN-CENELEC y los organismos nacionales de normalización han creado una red de servicios de ayuda a las PYME.

Ayuda y asesoramiento

Ayuda y asesoramiento

Tu Europa - Asesoramiento es una fuente de asesoramiento experto sobre cualquier aspecto relacionado con la legislación de la UE que pueda surgir en otro país de la UE.

La red Enterprise Europe NetworkEnglish y sus aproximadamente 600 puntos de contacto localesEnglish colaboran con organismos locales para ayudarle a desarrollar su negocio en nuevos mercados, crear o patentar nuevas tecnologías y acceder a la financiación de la UE.