Para imprimir | Aviso jurídico | Novedades | Búsqueda | Dirección de contacto | Índice | Glosario | Información sobre este sitio
Los resultados de la Convención Europea Ignorar la selección lingüística e ir directamente a la lista de fichas de síntesis (tecla de acceso=1)
EUROPA > Síntesis de la legislación > Principios fundacionales de la Unión

LA CONSTRUCCIÓN EUROPEA A TRAVÉS DE LOS TRATADOS >

Archivos   Archivos   Archivos   Archivos

Principios fundacionales de la Unión


Pertenencia a la Unión


Introducción
Requisitos de pertenencia y procedimiento de adhesión
Suspensión de los derechos de pertenencia a la Unión
Retirada voluntaria
Cuadro recapitulativo

INTRODUCCIÓN

La Convención propone modificaciones menores de los requisitos de pertenencia y del procedimiento de adhesión a la Unión. No se han incluido en el Proyecto de Constitución los criterios de Copenhague, establecidos en el Consejo Europeo celebrado en la capital danesa en 1993, y que definen las condiciones necesarias para que un nuevo Estado pueda adherirse a la Unión.

No varían las disposiciones relativas a la posibilidad de suspender determinados derechos de un Estado miembro que viole principios fundamentales de la Unión.
En cambio, la Convención propone una cláusula de retirada voluntaria que, por primera vez, ofrece a los Estados miembros la posibilidad de retirarse de la Unión, lo que supone una novedad importante.

[ Principio de la página ]

LOS REQUISITOS DE PERTENENCIA Y EL PROCEDIMIENTO DE ADHESIÓN

En el artículo I-1, el Proyecto de Tratado constitucional establece que «la Unión está abierta a todos los Estados europeos que respeten sus valores y se comprometan a promoverlos en común».

Los requisitos de pertenencia y el procedimiento de adhesión se establecen en el artículo I-57 del Proyecto de Constitución. La Convención no propone ningún cambio importante en relación a lo dispuesto en los Tratados actuales. El artículo I-57 establece que «la Unión está abierta a todos los Estados europeos que respeten los valores mencionados en el artículo I-2». Dicho artículo incluye algunos criterios adicionales a los existentes (como la dignidad humana y la igualdad), y especifica que las sociedades de los Estados miembros deben caracterizarse por «el pluralismo, la tolerancia, la justicia, la solidaridad y la no discriminación».

La Convención mantiene el procedimiento de adhesión. Las adhesiones seguirán sometiéndose a la aprobación del Parlamento Europeo , pero se requerirá una mayoría simple de votos (en lugar de la mayoría absoluta de los miembros del Parlamento, que se requiere ahora). Por consiguiente, se facilita la aprobación.

[ Principio de la página ]

LA SUSPENSIÓN DE LOS DERECHOS DE PERTENENCIA A LA UNIÓN

Los Tratados actuales prevén la posibilidad de suspender los derechos de pertenencia a la Unión si se constata la existencia de una violación grave y persistente de los valores fundamentales de la Unión por parte de un Estado miembro. En tal caso, el Consejo de Ministros puede suspender el derecho de voto del Estado miembro en cuestión, así como determinados derechos derivados de la aplicación de la Constitución a dicho Estado. El Proyecto de Tratado constitucional no aporta ningún cambio sustancial a estas disposiciones. En el procedimiento sólo se ha suprimido la consulta eventual a personalidades independientes («comité de sabios»).

[ Principio de la página ]

LA RETIRADA VOLUNTARIA

Los Tratados actuales son de duración indefinida y no prevén cláusulas de salida para los Estados miembros que deseen retirarse de la Unión. El único precedente es la retirada de Groenlandia en 1985. Tras haber obtenido su autonomía de Dinamarca en 1979, Groenlandia decidió abandonar la Unión. Esta retirada fue posible gracias a una modificación de los Tratados ratificada por todos los Estados miembros. La Convención propone introducir en el artículo I-59 de la Constitución una cláusula de retirada voluntaria, lo que supone una novedad importante.

La retirada puede producirse en cualquier momento y no está vinculada a una revisión de la Constitución ni a ninguna otra condición. El Estado miembro que desee retirarse debe notificarlo al Consejo Europeo , que dará curso a dicha solicitud. La Unión negociará con el Estado miembro en cuestión un acuerdo de retirada, que regulará las condiciones de la misma y las relaciones futuras entre dicho Estado y la Unión. El Consejo de Ministros celebrará dicho acuerdo en nombre de la Unión por mayoría cualificada, previa aprobación del Parlamento Europeo. El representante del Estado miembro que desee retirarse no participará en las deliberaciones ni en la votación del Consejo.

La Constitución dejará de aplicarse al Estado miembro de que se trate a partir de la fecha de entrada en vigor del acuerdo de retirada o, en su defecto, a los dos años de la notificación al Consejo Europeo, lo que implica que la retirada puede entrar en vigor sin que la Unión haya dado su aprobación. Esta cláusula de retirada voluntaria supone, por tanto, una novedad importante. Los miembros de la Convención han considerado que todos los países deben poder abandonar la Unión en condiciones aceptables para todas las partes, garantizando sus derechos respectivos.

Los Estados miembros que se retiren de la Unión podrán adherirse de nuevo siguiendo el procedimiento normal de adhesión descrito en el artículo I-57.

[ Principio de la página ]

CUADRO RECAPITULATIVO

Artículos Ámbito Observaciones
I-1 Creación de la Unión -
I-2 Valores de la Unión Modificaciones importantes
I-57 Requisitos de pertenencia y procedimiento de adhesión a la Unión -
I-58 Suspensión de los derechos de pertenencia a la Unión -
I-59 Retirada voluntaria de la Unión Nuevas disposiciones

[ Principio de la página ] [ Página anterior ] [ Página siguiente ] [ Inicio ]


Estas fichas no vinculan jurídicamente a la Comisión Europea, no pretenden ser exhaustivas y no tienen valor interpretativo del texto de la Convención.


Para imprimir | Aviso jurídico | Novedades | Búsqueda | Dirección de contacto | Índice | Glosario | Información sobre este sitio | Arriba