Navigation path

Left navigation

Additional tools

Other available languages: none

Comisión Europea - Discurso - [Solo es auténtico el discurso pronunciado]

Las interconexiones energéticas en Europa. El papel de España

16 marzo 2015

Miguel Arias CañeteComisario europeo de Acción por el Clima y Energía

Madrid

Señoras y señores,
En primer lugar me gustaría agradecerles su invitación para hablar aquí hoy. El nivel de los ponentes de esta mañana demuestra la importancia que tiene el Gaseoducto Trans-Adriático (TAP) para Europa en su conjunto.

Y esta presentación tiene lugar justo en el momento adecuado. Hace apenas unas semanas planteamos nuestra visión de una Unión Energética basada en un mercado de la energía realmente integrado, competitivo e interconectado.

Además, a comienzos de este mes tuve el honor de presenciar junto al presidente Juncker, los presidentes Rajoy y Hollande, y el Primer Ministro Passos Coelho, la firma de un acuerdo histórico, la declaración de Madrid, que pretende poner fin de manera definitiva al aislamiento de la Península Ibérica del resto del mercado interior de la energía.
Hoy, quiero hablar sobre el contexto en el que se enmarca lo que hemos visto aquí esta mañana.

Para ello:

1) Primero, quiero explicar por qué la seguridad de suministro ocupa un lugar central en el proyecto general de la Unión Energética.

2) En segundo lugar, quiero comentar la importancia de la mejora de las interconexiones de gas dentro de la UE, particularmente en relación con esa seguridad del suministro de gas y lo que ya hemos logrado, y:

3) Por último, quiero explicar cómo vamos a seguir mejorando el marco de inversiones en infraestructuras para ayudarles a ustedes, al sector, a hacer su trabajo – construir el esqueleto de una verdadera Unión Energética.

Seguridad de suministro

Señoras y señores,

La seguridad del suministro es un asunto que nos afecta a todos los europeos. Es evidente que hay Estados miembros que son dependientes de un único proveedor, con todas las consecuencias económicas y políticas adversas que ello supone. Por eso, debemos trabajar seriamente para reducir nuestra dependencia energética de Rusia.

Los problemas de suministro de gas en un país de la Unión Europea constituyen un problema para el conjunto de toda la Unión Europea.

Por ello, y con el fin de mejorar nuestra seguridad de suministro, tenemos que asegurarnos de que la cartera de proveedores, tanto a nivel comunitario como estatal, esté lo suficientemente diversificada.

La diversificación de fuentes, proveedores y rutas es fundamental para garantizar un suministro energético seguro, y como consecuencia, que los ciudadanos y las empresas europeas tengan acceso a la energía a precios más asequibles y competitivos.

En relación al mercado del gas, esta diversificación debe centrarse en la diversificación de proveedores y rutas como requisito fundamental de nuestra seguridad de suministro. Debemos ser conscientes, en este sentido, de que vamos a seguir utilizando una cantidad importante de gas en Europa en el futuro. Y por lo tanto, la diversificación de rutas y proveedores debe ser una prioridad de la Unión Energética.

Pero la seguridad de suministro también pasa por reducir nuestra dependencia energética y aumentar la diversificación de las fuentes de energía.

En este sentido, las energías renovables y las medidas de eficiencia energética serán fundamentales para una mayor seguridad de abastecimiento, una mayor competitividad y una mayor sostenibilidad del sistema energético europeo.

Señoras y señores,

Centrándome en el tema que nos ocupa, esto es, el gas, quisiera darles algunos ejemplos concretos de lo que vamos a hacer próximamente en el ámbito de la Unión Energética para conseguir un suministro de gas más seguro.

  1. Este año tenemos la intención de fortalecer nuestro marco para la seguridad del suministro de gas mediante la revisión del Reglamento relativo a la seguridad del suministro de gas.

La prueba de resistencia del año pasado ha demostrado que hay margen de mejora. Hemos forzado a los Estados miembros a que estén preparados para emergencias, pero todavía no hemos sido capaces de obligarlos a cooperar suficientemente en estos casos y a colaborar en su planificación. Sin embargo, tenemos que asegurarnos de que en caso de emergencia, los Estados miembros puedan confiar en sus vecinos. Todas nuestras evaluaciones demuestran que esto genera una situación beneficiosa para todos. Por todo ello, esta iniciativa tiene que estar basada en el principio de solidaridad entre los Estados miembros.

  1. Vamos asimismo a trabajar para lograr una mayor transparencia en el suministro de gas. Esto concierne principalmente a nuestras reglas sobre acuerdos intergubernamentales. Aquí nuestro principal objetivo es ayudar a los Estados miembros a garantizar que dichos acuerdos respeten las normas y principios de la UE antes de su firma. No queremos encontrarnos en el futuro en la obligación de decirle a los Estados miembros que un contrato que ya han firmado con un país tercero tiene que ser renegociado porque está en conflicto con nuestras normas relativas al funcionamiento del mercado interior y al derecho de la competencia.

No olvidemos que se trata de una Unión Energética y que tenemos que encontrar la manera de hablar con una sola voz europea con los terceros países.

  1. También vamos a preparar una estrategia integral para el Gas Natural Licuado y su almacenamiento con el fin de asegurar su transporte hasta nuestras costas. Esto supone la construcción de una infraestructura de transporte necesaria para una mejor vinculación con el mercado interior. Creemos que las cifras económicas del GNL evolucionarán favorablemente - y si este es el caso, vale la pena construir infraestructuras con visión de futuro. Del mismo modo, vamos a tratar de eliminar los obstáculos a las importaciones de GNL de los EE.UU. y de otros lugares.
  1. Por último, también queremos revitalizar nuestra diplomacia energética y mejorar nuestros diálogos internacionales con todos los socios estratégicos clave, como Argelia y Turquía; Azerbaiyán y Turkmenistán; Oriente Medio, África y otros posibles proveedores.

Y para apoyar todos estos objetivos vamos a respaldar a los Estados miembros para que consigan el acceso a proveedores alternativos a través de la ejecución de proyectos de infraestructuras concretos.

 Esto incluye nuestro proyecto del corredor de gas meridional, que permitirá que los países de Asia Central exporten su gas a Europa. La apertura del corredor meridional requerirá la construcción de gaseoductos complejos y costosos, como el gaseoducto Trans-Adriático, el gaseoducto Trans-Anatolia y la expansión del gaseoducto del Cáucaso Sur. Y nosotros estamos comprometidos en apoyar su construcción.

TAP es uno de los proyectos de infraestructura energética más importantes que tenemos sobre la mesa. Permitirá que el gas natural del Caspio fluya hacia los mercados energéticos de Europa donde el gas juega un papel importante, ayudando a diversificar nuestros proveedores y haciendo nuestros suministros más competitivos y seguros.

Como muy bien saben, solamente la capacidad inicial del TAP - 10 mil millones de metros cúbicos de gas al año - ¡es equivalente al consumo energético de aproximadamente siete millones de hogares en toda Europa! Tendrá un impacto real muy importante y me gustaría agradecerles a todos sus esfuerzos por sacarlo adelante.

Interconexiones

Señoras y Señores,

Antes de comenzar a explicar la importancia de la mejora de las interconexiones para nuestro proyecto de Unión Energética, me gustaría hacer hincapié en la importancia de desarrollar este tipo de proyectos en toda Europa.

Si hemos sido capaces de eliminar las fronteras interiores de la UE para que los ciudadanos, las mercancías, los capitales y servicios circulen libremente, también debemos ser capaces de eliminar las fronteras energéticas en Europa, y ello pasa por estar lo suficientemente interconectados.

Nuestro primer paso, por tanto, debe ser el de construir el esqueleto de cables y gaseoductos necesario para la Unión Energética.

El desarrollo de esta infraestructura nos permitirá mejorar la seguridad del suministro gracias a un mercado interior de la energía que funcione adecuadamente, que permita el uso inteligente de la energía y la integración de las energías renovables.

Las islas energéticas siguen existiendo en la UE, y muchos mercados aún no están conectados correctamente a sus vecinos. Esto únicamente aumenta los costes a los que tienen que hacer frente los consumidores y crea vulnerabilidad en términos de seguridad energética.

Se ha hablado de la necesidad de una mejor interconexión en múltiples ocasiones. Todos estamos familiarizados con ella. Por eso estoy encantado de ver que esta visión es compartida en el más alto nivel político por Francia, España y Portugal, como se indica en la Declaración de Madrid.

Como el Ministro, José Manuel Soria, dijo en Madrid: una interconexión entre España y el resto de Europa reduciría la vulnerabilidad de Europa a las crisis de seguridad del suministro.

España, Francia y Portugal están comprometidos con el fortalecimiento de un eje oriental del gas que asegure el suministro en toda Europa. Y esto es algo muy importante para reducir la factura energética de los consumidores en la Península Ibérica, ¡que es un 40% más alta que en Francia!

El Presidente Juncker anunció en Madrid un nuevo Grupo regional de Alto Nivel para mejorar la interconectividad en el suroeste de Europa, y a mediados de este año presentará su Plan de Acción.

El Grupo analizará la viabilidad y la compatibilidad de mayores interconexiones en los próximos seis meses, junto con una evaluación de las necesidades energéticas como parte de un estudio global de los proyectos de infraestructura de gas.

Este trabajo impulsará la ejecución de proyectos de interés común en esta región para abordar el relativo aislamiento de la Península Ibérica del resto de Europa.

Nosotros apoyamos completamente el proyecto MidCat, previsto para 2020, que unirá el norte de España con el sur de Francia. Su éxito requerirá el fortalecimiento de las redes de gas internas, principalmente en Francia, y una cooperación más estrecha entre los ​​ gestores de redes de transporte.

Apoyaremos la tercera interconexión entre España y Portugal y el proyecto Val de Saône, planificados ambos para 2018, con el objetivo de lograr un mejor acceso al mercado europeo de gas para la Península Ibérica.

Queremos convertir la interconexión de gas entre la península ibérica y el resto de Europa en un verdadero corredor ibérico del gas.

Me gustaría subrayar que estamos usando este exitoso modelo de cooperación regional reforzada también en otras partes de Europa donde el aislamiento energético de energía es un problema. Ya hemos comenzado una iniciativa de cooperación regional en el sudeste de Europa para crear opciones de suministro de gas; y también estamos persiguiendo una mejor integración de los países bálticos en el sistema energético europeo en el contexto del grupo BEMIP.

Y todos estos proyectos no son meramente acciones ad hoc aisladas, sino que siguen una estrategia global. No es casualidad que junto con el documento de la Unión Energética hayamos publicado una Comunicación dedicada específicamente a las interconexiones eléctricas.

Esto es una muestra palpable de que esta Comisión se toma en serio el desarrollo de las conexiones de infraestructuras que harán de la Unión Energética una realidad física.

La inversión en infraestructuras

Señoras y señores,

Todos sabemos que las infraestructuras energéticas a menudo o no se construyen, o se retrasan sustancialmente debido a la falta de cooperación, los largos procedimientos de concesión de autorizaciones y la falta de financiación adecuada.

Por ello, el ejemplo de cooperación regional que supone el TAP es un modelo para el resto de Europa y uno de los proyectos más importantes que requiere el mayor de los apoyos por parte de todos.

Lo que me lleva a mi tercer punto: ¿cómo podemos mejorar el marco de inversión para infraestructuras en Europa?

El Reglamento sobre las Directrices para la infraestructura energética transeuropea que entró en vigor en 2013 ofrece algunas medidas para superar estos problemas. Y los 5.800 millones euros del Instrumento de Interconexión para Europa acelerarán con toda seguridad la ejecución de proyectos de interés común en los próximos años.

Ya hemos logrado importantes avances en la construcción de esa infraestructura. Los 248 proyectos de infraestructura energética de interés común (los famosos PCIs) incluyen muchos relacionados con el gas en toda Europa. Vamos a revisar y actualizar dicha lista a finales de este año y a partir de entonces cada dos años.

El TAP es uno de esos proyectos de interés común cuya importancia para Europa es más que evidente. Para que nos hagamos una idea, el criterio para elegir un PCI es que aporte beneficios significativos para dos Estados miembros – y el TAP va mucho más allá.

El TAP fue elegido porque abre el Corredor meridional, uno de los 12 denominados "corredores prioritarios", seleccionados por la UE como proyectos preferentes.

Estar en la lista de PCIs ayudará al TAP, y a los otros 247 proyectos, a acelerar la concesión de licencias y permisos necesarios, así como a mejorar los procesos de regulación.

Todo esto es importante para agilizar la ejecución de proyectos de infraestructuras En muchos casos los procedimientos de autorización se dilata demasiado en el tiempo. Por ello, hemos exigido a los Estados miembros que introduzcan procedimientos de ventanilla única para las autorizaciones.

Además, los proyectos transfronterizos necesitan la cooperación entre las autoridades de todos los Estados miembros involucrados. O dicho de otra forma, son necesarias reglas claras para compartir los costes y beneficios de una manera justa. Nosotros hemos establecido estas normas en nuestro marco normativo y ahora deben ser aplicadas consistentemente. Todos los proyectos de interés común necesitan un enfoque basado en la cooperación entre los Estados miembros.

Esto ayudará a España y al resto de países a integrar los mercados energéticos, a diversificar sus fuentes de energía, y a poner fin al aislamiento energético de algunas de sus regiones.

El objetivo es que cada Estado miembro tenga acceso potencial a través de la infraestructura a al menos tres fuentes diferentes de gas.

Para seguir de cerca el progreso vamos a evaluar periódicamente la ejecución del TAP y del resto de grandes proyectos de infraestructuras que contribuyen a la Unión Energética.

Asimismo, vamos a convocar un Foro de Infraestructura Energética dedicado a analizar el progreso con los Estados miembros, los grupos de cooperación regional pertinentes, así como con las instituciones de la UE. Dicho foro se reunirá por primera vez a finales de 2015.

Pero esto sólo es un primer paso si queremos contar con la infraestructura adecuada a finales de la década. Nuestra estrategia se basa en un mejor uso de los instrumentos existentes como los Fondos Estructurales y el Instrumento de Interconexión para Europa. El futuro Fondo Europeo de Inversiones Estratégicas (EFSI) –o el Plan Juncker de Inversiones, como quizá lo conozcan ustedes– probablemente se convierta en una importante herramienta para apoyar las infraestructuras.

El Fondo Europeo de Inversiones Estratégicas trata de movilizar recursos, estimulando la financiación público-privada para inversiones la economía real de al menos 315 mil millones de euros en los próximos tres años.

Pero estos proyectos no sólo necesitan financiación. La cooperación entre un número de diferentes actores, tanto gubernamentales como sectoriales, es indispensable.

Es importante proporcionar las herramientas y la plataforma con el fin de debatir y abordar todos los demás problemas que puedan surgir durante la ejecución de estos proyectos. Un gran ejemplo de ello es la reciente creación del Consejo Asesor del Corredor Meridional, que se reunió por primera vez en Bakú el 12 de febrero de 2015.

Conclusión

Señoras y señores,

Cuando esta Comisión asumió su cargo, el presidente Juncker prometió adoptar un papel mayor y una visión más ambiciosa en las cosas que importaban. Y la creación de una Unión Energética que proporciona energía segura, sostenible y asequible para Europa es algo muy importante para todos nosotros.Lo que he escuchado y visto hoy es la Unión Energética en acción.

El trabajo que están haciendo con el TAP hará encajar las piezas de los enlaces transfronterizos. Un mercado europeo de la energía bien comunicado es crucial para la creación de una Unión Energética, y un motor clave para el fortalecimiento de la seguridad del suministro energético en Europa. Les doy las gracias por hacer de este proyecto una realidad.

Permítanme terminar dando fe de que la voluntad política es clara en esta región y en la UE. La inversión ya está disponible a través de los PIC, el Plan Juncker, y otros fondos, para los proyectos con mayor potencial. Y las acciones que llevaremos a cabo para apoyar todo ese trabajo han sido claramente definidas en el plan de la Unión Energética.

Les felicito de nuevo por el progreso con el TAP, les animo a continuar por esta senda y les doy las gracias por su apoyo.

SPEECH/15/4606

Solicitudes del público en general:


Side Bar