Chemin de navigation

Left navigation

Additional tools

Autres langues disponibles: aucune

Comisión Europea

José Manuel Durão Barroso

Presidente da Comissão Europeia

Discurso: Cumbre Ibero-Americana

Cadiz

17 Noviembre 2012

Majestad,

Señor Presidente del Gobierno,

Presidentes,

Primeros Ministros,

Excelencias,

Es un privilegio y un honor para mí poder dirigirme a Ustedes en el marco de esta importante cumbre y desde la hermosa e histórica ciudad de Cádiz.

Majestad, si me permite, quiero dirigir mis primeras palabras a usted, como jefe de Estado de este grande país que es España, por su compromiso, su relación y su afecto, del que soy testigo personalmente, hacia la comunidad iberoamericana. Sé también que este compromiso es plenamente compartido por el Presidente del gobierno español, mi querido amigo Mariano Rajoy a quien agradezco también la organización de esta cumbre. Por eso quiero decirles, muchas gracias, muito obrigado!

Sin duda Cádiz es un lugar simbólico para celebrar esta cumbre. La historia de esta ciudad se halla inextricablemente unida a la de América Latina por los acontecimientos que se han ido sucediendo a lo largo de los siglos. Aquí fue la promulgación de la Constitución de 1812 (mil ochocientos doce), cuyo bicentenario celebramos este año. Fue también desde estas playas que salió (el portugués) Fernão Magalhães para unir el mundo por la primera vez en el viaje de circunnavegación que dio origen a la globalización.

Desde esa fecha, se han producido muchos cambios a ambos lados del Atlántico y en el resto del mundo. Pero también han permanecido algunas constantes. Los valores que presidieron esa Constitución rompedora y auténticamente moderna y liberal no han perdido un ápice de vigencia: el sufragio universal, la libertad de expresión, la libertad de prensa y la libertad de empresa.

Esos valores sentaron los cimientos de los movimientos de emancipación que recorrieron toda América Latina y engendraron las naciones modernas representadas en esta Cumbre. Se trata asimismo de los valores que constituyen los pilares de la Unión Europea, a la que tengo el orgullo de representar hoy aquí.

El Proceso de Cumbres Iberoamericanas tiene dos décadas de vida, no dos siglos, pero también ha experimentado grandes cambios que he vivido en primera persona ya que he asistido desde el primer momento a la génesis de este proceso en mis distintas capacidades como miembro del gobierno portugués y como Presidente de la Comisión europea.

Pero junto a los cambios cabe también hablar de la extraordinaria continuidad de objetivos y de la fortaleza de nuestros vínculos.

Queridos amigos:

A pesar de que la Comisión Europea no participa formalmente como institución en este proceso iberoamericano, yo personalmente me considero miembro de esta comunidad. Por eso me llena de satisfacción estar aquí hoy.

Pero mi presencia entre ustedes refleja también la importancia estratégica que la Unión Europea otorga a sus relaciones con los países de América Latina. Y no puedo por menos que ensalzar el papel de Portugal y de España a la hora de poner en relieve el carácter crucial de estas relaciones para la UE. Es justo subrayar el liderazgo excepcional de España y Portugal la contribución de estos dos países en el avance de las relaciones entre la Unión Europa y America Latina.

Ninguna otra parte del mundo está más cerca de Europa como el continente americano. Somos aliados naturales y hemos desarrollado una creciente relación de interdependencia.

Cambios económicos

Esa interdependencia nunca ha sido tan visible ni tan poderosa como en los últimos años. La crisis global y sus ramificaciones han puesto de manifiesto que ninguna región puede prosperar a expensas de otra, como tampoco puede permanecer inmune a la suerte que corran otras.

Las dificultades que atraviesa la Unión Europea están siendo afrontadas mediante intervenciones resolutivas a los niveles de los Estados miembros, la Eurozona y la Unión. Los Estados miembros más afectados están aplicando valerosas medidas, y desde aquí deseo elogiar la labor de los Gobiernos portugués y español para hacer frente a las dificultades actuales.

Permítanme transmitirles mi absoluta confianza en que la Unión Europea saldrá reforzada y más cohesionada de esta coyuntura. Es importante entender y lo quiero subrayar aquí que la Unión Europea (y también el Euro) son sobre todo y ante todo un proyecto político, un proyecto de paz, como ha sido recientemente reconocido por el Comité Nobel. Permítanme aprovechar esta ocasión para agradecer los mensajes de felicitación que algunos de ustedes me han transmitido por la concesión del Premio Nobel de la Paz a la Unión europea.

Pero a pesar de esta coyuntura económica menos favorable, la Unión europea sigue siendo la economía más grande y el mayor mercado integrado en términos de valor del mundo. Y nuestras relaciones bilaterales siguen pujantes.

El comercio de mercancías entre la UE y América Latina se ha duplicado con creces en la última década hasta alcanzar una cifra superior a 202 000 (doscientos dos mil) millones EUR en 2011.

Somos la principal fuente de Inversión Exterior Directa de América Latina. Con más de 385 000 (trescientos ochenta y cinco mil) millones EUR, la cartera de Inversión Exterior Directa de la UE en los países de América Latina es superior a su equivalente en Japón, Rusia, China e India reunidos. Solo Brasil tiene más existencias de Inversión Exterior Directa de la UE que Rusia e India juntas.

O estreitamento dos laços entre o maior mercado do mundo em termos de valor, que é a União Europeia, e algumas das economias em rápida expansão, situadas na América Latina, beneficiará as duas regiões.

Neste sentido, continuaremos a trabalhar afincadamente para concluir e aplicar acordos de associação bilaterais com os nossos parceiros da América Latina.

A União Europeia assinou já acordos de associação e livre comércio com o México, Chile, Perú, Colômbia e América Central, e estamos empenhados em fazer avançar as negociações em curso com o MERCOSUL. O comércio constitui um dos principais factores de crescimento e um importante motor da modernização económica das nossas regiões.

É por esse motivo que vemos com preocupação o ressurgimento de algumas tendências proteccionistas.

A história demonstra que são as economias abertas e o livre comércio, e não o proteccionismo, que contribuem para o crescimento e prosperidade dos países e dos povos.

Evolução da cooperação

Caros amigos,

Outra das importantes lições que a história nos dá é que o crescimento, para ser sustentável, tem de ser inclusivo e alicerçar-se num sistema democrático que respeite os direitos humanos e os princípios do Estado de direito. A ausência de liberdades fundamentais não é aceitável. A desigualdade não é sustentável. É por isso que uma das conquistas mais extraordinárias dos últimos dez anos na América Latina, após as transições democráticas da década de 80, foi ter retirado da pobreza quase 50 milhões de pessoas.

E apraz-me registar que a União Europeia tenha dado o seu contributo para essa grande conquista social através da nossa cooperação bilateral. No período 2007-2013, a assistência europeia à região elevar-se-á a 3 mil milhões de euros e os empréstimos do Banco Europeu de Investimento a 2 800 milhões de euros.

Isto demonstra que nosso compromisso com a América Latina é de longa data e para o longo prazo.

Desafios globais

Minhas Senhoras e meus Senhores,

Precisamos de um crescimento que respeite os limites do nosso planeta, que permita fomentar a coesão social, lutar contra a pobreza e reforçar a segurança alimentar.

Foi isso mesmo que acordamos este ano na Cimeira do Rio + 20. Os resultados aí alcançados, pelos quais gostaria de felicitar o Brasil, país anfitrião, lançaram as bases para uma agenda do desenvolvimento sustentável global para os próximos anos. Cabe-nos agora trabalhar na sua implementação.

Mas mais importante do que os problemas específicos é a forma como os enfrentamos colectivamente.

La Unión europea es una firme defensora del multilateralismo y del regionalismo abierto. Como proceso de integración regional, la Unión europea considera que se pueden resolver los problemas juntos y que esta es la mejor manera de afrontar el mundo tan interdependiente en el que vivimos.

Necesitamos una gobernanza mundial más eficaz, en la que cada país y cada región asumen sus propias responsabilidades en la resolución de los problemas globales.

Es por eso que asistimos con mucha satisfacción a una nueva dinámica de integración regional en el continente americano, como los procesos de UNASUR y CELAC. El potencial para profundizar esta integración es muy grande, tanto a nivel político como comercial.

El año próximo tendrá lugar la primera cumbre Unión europea – CELAC, en Chile, para cuyo éxito estamos ya trabajando arduamente. El jueves pasado me reuní con el Presidente Piñera y tuve ocasión de transmitirle personalmente nuestro compromiso hacia ese objetivo.

De hecho, nuestros procesos de integración regional pueden constituir los pilares de un multilateralismo más eficaz.

Conclusión

Señoras y Señores:

El proceso Iberoamericano arrancó como una idea, una idea que a su vez se institucionalizó y que ahora está creciendo con cada vez mayor pujanza, repercutiendo en las vidas de muchos millones de ciudadanos. Su propósito es atender necesidades y problemas reales de vital interés común.

Nos esforzaremos por responder a esas necesidades tanto en el presente foro como en todos los otros mecanismos de dialogo entre Unión Europea y América Latina.

Porque como nos recordaba el gran escritor y poeta mexicano/ibero-americano Octavio Paz: «Nuestras relaciones no son tanto una tradición que continuar, como un futuro que realizar».

Muchas gracias.


Side Bar

Mon compte

Gérez vos recherches et notifications par email


Aidez-nous à améliorer ce site