Navigation path

Left navigation

Additional tools

Other available languages: none

SPEECH/10/319

Antonio Tajani

Vicepresidente de la Comisión Europea, responsable de Industria y Emprendimiento

Discurso de Antonio Tajani a la Conferencia Europea de los Minerales

Figures and graphics available in PDF and WORD PROCESSED

Conferencia Europea de los Minerales

Madrid, 17 de junio de 2010

Señor Ministro,

Señoras y señores,

Para empezar, querría agradecer a los organizadores la invitación a participar en la sesión de clausura de esta Conferencia Europea sobre Minerales.

Me complace estar aquí por varios motivos.

Materias primas como reto estructural

En primer lugar, dada la importancia de este tema que hoy en día forma parte integrante de la política de la Unión Europea. La estrategia EU2020, que tiene por objeto definir el marco de orientación de la política de la Unión para el próximo decenio, lo trata en varios aspectos.

También me complace estar aquí hoy, ya que personalmente considero este tema de una importancia crucial. Se trata de un elemento fundamental de la nueva política industrial que propondré a la Comisión para su adopción durante la segunda mitad de este año.

El siglo XX terminó con la concienciación sobre la importancia del acceso duradero a recursos naturales como el agua o el petróleo. El inicio del siglo XXI parece empezar con una concienciación similar respecto a las materias primas industriales. Sin minerales metálicos o industriales, la mayoría de bienes necesarios para el funcionamiento de nuestra economía no se podrían producir. Tanto si hablamos de medios de transporte como el avión, el tren o el coche, como si hablamos de cualquier otra maquinaria o aparatos de telecomunicación, todos ellos necesitan diversos tipos de materias primas. Estamos hablando también de un asunto de mucha actualidad: la prensa mundial se hacía eco ampliamente hace unos días del posible descubrimiento en Afganistán de gigantescas reservas de minerales (cobre, litio, hierro, cobalto etc). Sólo las reservas de litio son, al parecer, similares a las de Bolivia, primer detentor mundial de estas reservas. Afganistán podría convertirse en un gran exportador de minerales.

Lo mismo ocurre en el caso de las tecnologías emergentes. Concretamente las llamadas tecnologías verdes, como los paneles solares o los nuevos tipos de baterías híbridas, cuyo funcionamiento depende de la utilización de minerales metálicos con características especiales.

Para muchos de estos recursos, nos enfrentamos a una presión sobre la demanda debida al crecimiento, no sólo de los mercados de nuevas tecnologías sino también de las economías emergentes. Esta presión es agudizada por medidas cada vez más abundantes que limitan el acceso a estos recursos.

Esta problemática se extiende considerablemente, más allá de los minerales, en particular a la madera. Cuento con reconocer este hecho en el marco de la próxima Comunicación de la Comisión sobre este tema, prevista para final de año.

Se trata de un reto estructural, que superará de lejos el periodo actual todavía afectado por la crisis económica y financiera que acabamos de sufrir.

Materias primas críticas

Esta Conferencia es, en primer lugar, una ocasión para abordar la cuestión de las materias primas críticas; una cuestión que debe recibir particular atención a nivel europeo.

Establecer una lista de materias primas críticas es un punto de partida necesario, ya que nos permite afrontar mejor los retos derivados. Todas las materias primas no energéticas son importantes para la economía europea y nuestra competitividad; no obstante, algunas de ellas representan retos de particular relevancia.

La Comisión ha presentado en esta Conferencia los resultados del trabajo minucioso que lleva a cabo con los Estados Miembros y otras partes interesadas para establecer una lista de materias primas críticas. Este ejercicio, que acaba de realizarse por primera vez a nivel europeo, permitirá llenar un vacío respecto a los trabajos desarrollados desde hace tiempo en otros países como Estados Unidos o Japón.

Este trabajo pone en evidencia los riesgos de que Europa dependa para el suministro de países políticamente inestables o de países que implanten restricciones para la exportación de sus materias primas. También hay riesgos con países que invierten en la explotación minera de países ricos en recursos para satisfacer su propia demanda a costa de otros.

Nuestra dependencia no hará más que aumentar en el futuro, ya que las necesidades europeas de materias primas están llamadas a crecer bajo el efecto de las tecnologías emergentes, de las que a su vez dependen la innovación y la competitividad europeas. En algunos casos, este fenómeno será más acusado, como por ejemplo para el galio, el indio, el germanio o ciertas tierras raras, cuya demanda podría multiplicarse por 7 ó por 20 a lo largo de los próximos años.

Este trabajo nos va a servir de guía, permitiéndonos entender mejor la importancia de estos retos y la necesidad de actuar. Las diferentes recomendaciones que contiene el informe sobre materias primas críticas en Europa, serán de gran utilidad para continuar nuestra reflexión y actividades.

El potencial en el seno de la UE

El tema central escogido para esta Conferencia es la mejora del marco regulador de las actividades extractivas en el seno de la UE.

Esta conferencia ha subrayado hasta qué punto existe, en el seno de Europa, un potencial todavía sin explotar.

Todavía hay muchos yacimientos en Europa, tanto de minerales de construcción como de minerales industriales y metálicos. Su distribución en los Estados Miembros es variable. Pero, sin simplificar demasiado, se puede decir que en todos los Estados Miembros hay yacimientos importantes. La Península Ibérica, por ejemplo, es un lugar donde existen yacimientos metálicos muy importantes. Se trata de un punto que querría poner de relieve en las conclusiones.

Como ha sido recordado en esta conferencia, son posibles nuevos compromisos entre la necesidad de explotar los recursos mineros y el respeto al medio ambiente, asegurando así un desarrollo sostenible. Quisiera recordar así que el marco legislativo “Natura 2000” no establece la prohibición total de operaciones extractivas. La Comisión está ultimando directrices generales destinadas a empresas y autoridades implicadas, con el fin de precisar las condiciones de esta compatibilidad.

Por otro lado, es necesario racionalizar la administración de actividades extractivas, concretamente acelerar y simplificar la tramitación de solicitudes de autorización para actividades de prospección y extracción. Los operadores económicos necesitan evidentemente un marco claro y transparente para efectuar las inversiones que nuestra economía necesita.

Los Estados Miembros son cada vez más sensibles a estos retos y en todos estos ámbitos. Hay ciertamente un ambiente propicio y urgente para el intercambio de buenas prácticas entre las autoridades competentes de los Estados Miembros. Así pues, espero que el informe presentado en esta Conferencia sea una herramienta útil para las autoridades nacionales, locales y regionales.

Riesgos ligados al suministro

Independientemente de todos los esfuerzos realizados para mejorar el acceso a los recursos existentes en el interior de la Unión Europea, es evidente que Europa sigue dependiendo del suministro procedente de otros países para muchas materias primas. En varios casos, esta dependencia es muy elevada e incluso total para numerosos minerales metálicos como el antimonio, las tierras raras o el cobalto.

La producción mundial se concentra a veces en unos pocos países suministradores que ponen en práctica políticas de restricción de la exportación o bien que son inestables económica o políticamente. Por eso, el riesgo para Europa de enfrentarse a limitaciones o incluso a escasez de suministro es elevado. Cuando estas materias primas son ingredientes imprescindibles para la fabricación de ciertos productos y la cadena de valor añadido derivada, cualquier limitación de suministro podría tener consecuencias económicas importantes para Europa. En ese caso, se puede considerar esas materias primas como críticas.

Es fundamental encontrar soluciones en todos los frentes disponibles: en primer lugar, por parte de la política comercial y la política de desarrollo; en segundo lugar, a través de una mejor explotación de nuestros propios recursos mineros en Europa o bien la promoción del reciclaje; y por último, por la vía de la búsqueda de alternativas o la optimización del contenido material de los productos, es decir, la eficiencia material.

Señoras y señores,

En el marco de esta Conferencia, no abordaré otros ámbitos cubiertos por la Iniciativa sobre materias primas, como el Comercio internacional, la Investigación, el Personal cualificado o el reciclaje. No obstante, no puedo evitar una referencia a la importancia de reforzar nuestros vínculos con nuestros amigos, los Países Africanos.

Precisamente la semana pasada participé en una reunión entre la Comisión Europea y la Comisión de la Unión Africana. La cuestión de las materias primas fue presentada justamente como un ejemplo de ámbito en el que una mayor cooperación entre Europa y África puede crear situaciones beneficiosas para ambas regiones. Se trata de transformar una riqueza natural en verdadero desarrollo de la economía de esos países por una parte y aportando un marco más transparente y duradero a los productores de materias primas necesarias para la economía europea por otra parte.

Todos los temas que he mencionado respecto a la Iniciativa de las Materias Primas formarán parte de la Comunicación que tengo intención de presentar a final de año, un informe de situación tras la adopción de la Iniciativa de las Materias Primas a final de 2008. Asimismo, aprovecharé la ocasión para formular nuevas propuestas. Mis últimas palabras van dirigidas en particular a las autoridades nacionales y regionales aquí representadas, españolas y también de todos los Estados Miembros.

La Comisión Europea puede crear condiciones favorables para la implementación de una estrategia, pero ésta no puede sustituir las iniciativas directas que deben surgir de la sociedad civil (empresas, universidades, centros de investigación, organizaciones no gubernamentales o comunidades locales).

Esto no se puede llevar a cabo sin el impulso de los Estados Miembros, que deben incitar al debate entre varios actores y al mismo tiempo tomar las iniciativas más adecuadas en función de los intereses y las condiciones específicas de cada país y/o región.

La iniciativa de la Presidencia Española de incluir esta conferencia en el marco de su Presidencia constituye un ejemplo de la importancia de una estrecha cooperación entre la Comisión y los Estados Miembros para la implementación de una política europea.

Querría agradeceros encarecidamente esta iniciativa y felicitaros por la organización y su exitosa puesta en práctica.

También querría expresar mi agradecimiento a todos los miembros de los Grupos de trabajo, que son la base de los dos informes presentados en esta Conferencia (sobre la criticidad y sobre Buena Prácticas).

Seguiremos trabajando sobre esta base, teniendo en consideración los comentarios y opiniones que recibamos. La movilización de todos es necesaria para definir una política de materias primas coherente y eficaz para la Unión Europea.

También querría formular un deseo: que esto sea un ejemplo de “buena práctica” a ser imitado por otros Estados Miembros.

Muchas gracias.


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website