Navigation path

Left navigation

Additional tools

Antonio Tajani Vicepresidente della Commissione europea, responsabile dell'industria e imprenditoria Intervento alla conferenza The Small Business Act for Europe & European Enterprise Awards Madrid, Palacio de Congresos - martedì 1 giugno 2010

European Commission - SPEECH/10/278   01/06/2010

Other available languages: none

SPEECH/10/278

Antonio Tajani

Vicepresidente della Commissione europea, responsabile dell'industria e imprenditoria

Intervento alla conferenza

Figures and graphics available in PDF and WORD PROCESSED

The Small Business Act for Europe & European Enterprise Awards

Madrid, Palacio de Congresos - martedì 1 giugno 2010

Señor Ministro de Industria [ Miguel Sebastián ],

Señores Presidentes de las Organizaciones de Pequeñas y Medianas Empresas

Señoras y Señores

Les doy la bienvenida al acto de clausura de la Semana Europea de las PYMEs.

Aunque las actividades continuarán durante todo el mes de Junio, ha llegado el momento de hacer un primer balance de estos meses de trabajo, dedicados a las nuevas iniciativas tomadas para el apoyo de las Pequeñas y Medianas Empresas Europeas.

En primer lugar, quiero agradecer a la Presidencia española su hospitalidad a la hora de acoger esta conferencia, así como al Comité de las Regiones por su inestimable ayuda con la organización de los Premios Europeos de la Empresa.

También agradecer al personal de la Dirección General de Empresas e Industria y a su delegada para las Pequeñas y Medianas Empresas, la señora Françoise le Bail, la organización de este importante evento.

Quisiera empezar mi intervención con una afirmación que está directamente relacionada con las discussiones de hoy:

La salida de la crisis y la consolidación de un nuevo ciclo de crecimiento, pasan (necesariamente) por las Pequeñas y Medianas empresas.

Es una convicción que se ha reforzado durante las diversas entrevistas y reuniones a las que asistí cuando, hace casi cuatro meses, asumí la responsabilidad de la política europea para las Empresas y la Industria.

En estos días, en los periódicos y en la televisión, hemos recibido muchas noticias con los últimos acontecimientos en el sector de la economía, tales como:

  • La reducción de la deuda pública

  • El crecimiento, todavía débil

  • La evolución del euro

  • Las continuas alarmas provenientes de los mercados financieros.

Pero al margen de esta "agenda mediática" se encuentran las verdaderas protagonistas de la actualidad económica y política:

las Pequeñas y Medianas empresas,

columna vertebral de la economía europa

y única fuente de empleo tradicional e innovador:

las PYMEs han creado un media del 1,9% de los nuevos puestos de trabajo entre los años 2002 y 2008, o sea, más del doble que el 0,8% de las grandes empresas.

Las PyMEs no son actores secundarios. Tampoco son suplentes. Las PyMEs son las protagonistas de la escena (presente y futura) de la recuperación económica.

Son una presencia concreta y visible que domina nuestro día a día: la ropa que llevo puesta ha sido confeccionada por una pequeña o mediana empresa del sector textil; también esta mesa o la decoración de esta sala, así como la gran mayoría de los productos que tienen al alcance de la mano, han sido producidas con mimo y dedicación por una Pequeña y Mediana empresa.

Basta con pensar que en Europa tenemos cerca de veintitrés millones de PyMEs que, en total, emplean à dos tercios de la fuerza de trabajo europea.

El Ministro Sebastián y los representantes del tejido empresarial español, a los que agradezco su presencia hoy aquí, saben perfectamente de lo que hablo. En España, las PyMEs representan el noventa y nueve por ciento de las empresas, absorben el setenta y ocho por ciento de los puestos de trabajo y producen cerca del sesenta y ocho por ciento del valor añadido. Estas dos últimas cifras en particular, relativas al empleo y al valor añadido, colocan a España muy por encima de la media europea.

Sólo creando las condiciones adecuadas para que nuestras pequeñas y medianas empreas prosperen, podemos evitar que la crisis económica y financiera se transforme en una crisis social.

Desde hace algunos años, las pequeñas y medianas empresas están confrontadas con un enorme desafío: estar presentes en un mercado global al lado de las grandes empresas, intentando al mismo tiempo sacar partido del mercado local. Para conseguir este objetivo, las pymes están obligadas a conseguir y mantener un nivel elevado de innovación y competitividad.

Los efectos de la crisis, como sabemos, se han contagiado del sector financiero al sector productivo, golpeando a las empresas y al empleo.

En esta situación, hemos trabajado para que le sea reconocido a las pequeñas y medianas empresas el lugar que les corresponde. Un papel que ha sido recogido e incluido dentro de las prioridades de la estrategia "Europa dos mil veinte", adoptada hace tres meses por la Comisión europea.

De hecho, una de las líneas de acción, centrada en la nueva política industrial, pone explícitamente el acento sobre la necesidad de mejorar el ambiente empresarial para las Pymes y favorecer su internacionalización.

EL COMPROMISO DE LA COMISIÓN CON LAS PEQUEÑAS Y MEDIANAS EMPRESAS – LA "SMALL BUSINESS ACT" (SBA)

El nuevo giro – podríamos decir el "cambio de sentido" – que ha tomado la cooperación entre la Comisión y las pymes data de Junio de 2008 con la adopción de la "Small Business Act" (SBA).

Es un documento fundamental, cuya ejecución en los Estados miembros constituye una de mis prioridades. La SBA se apoya sobre el principio de que las pymes son las protagonistas del bienestar de las comunidades locales y regionales, y se debe por tanto contar con ellas para todas las políticas de la Unión desde su concepción a su definición.

En pocas palabras: think small first.

Las normas y políticas propuestas deben, a todos los niveles, tener en cuenta las características y necesidades de las pequeñas y medianas empresas.

De aquí deriva la exigencia de un adecuado TEST Pymes, que debe ser realizado sistemáticamente para todas las iniciativas legislativas o políticas, tanto a nivel europeo como en los Estados miembros.

Otro pilar fundamental de la SBA es la reducción de la carga administrativa que soportan las empresas, que supone un lastre para su competitividad.

La Administración pública debe ser eficiente y no imponer cargas inútiles. A nivel europeo, la implementación de la Small Business Act ha puesto en marcha una enérgica acción de simplificación administrativa, que ha supuesto un ahorro para las empresas del orden de cuarenta mil millones de euros, correspondiente al treinta y tres por ciento del coste total atribuible a la burocracia en 2012. Desde esta misma perspectiva, estamos trabajando en futuras iniciativas. Por ejemplo, estamos estudiando la introducción de un sistema europeo de facturación electrónica que mejorará las relaciones entre las empresas y las Administraciones públicas, haciéndolas más rápidas y más eficientes.

A propósito de rapidez y eficiencia, quisiera citar otra de las iniciativas de la SBA: la propuesta de una directiva sobre los pagos atrasados. El trabajo debe ser remunerado: antes de ser un principio económico, es un principio de igualdal y justicia. Esto es más importante incluso cuando el deudor es la Administración pública, que puede y debe programar sus compras y pagos sobre la base de sus recursos .

Sostengo que la propuesta de directiva sobre los pagos atrasados (aprobada el pasado veintiocho de abril en la Comisión de Mercado interior del Parlamento europeo) debe ser adoptada lo antes posible.

Y cómo no hablar del acceso al crédito y a la financiación? El pasado 6 de Mayo hemos organizado una conferencia en Bruselas sobre este tema, cuyas conclusiones representan el primer paso hacia un plan de acción concreto y viable para el acceso al crédito de las PYMEs.

Queremos desarrollar estos contenidos conjuntamente con ustedes, pequeños y medianos empresarios, banca comercial, Banco Europeo de Inversiones, sociedades de capital-riesgo.

Los primeros temas sobre los que trabajar son las garantías, los aspectos legislativos y el TEST pymes para la regulación financiera, el capital-riesgo y la cooperación con el Banco Europeo de Inversiones.

Pero la SBA también quiere decir cultura empresarial europea. A este respecto me gustaría mencionar otra importante iniciativa introducida en la SBA. Se trata del proyecto piloto "Erasmus para jóvenes emprenededores", cuyo objetivo es la creación de nuevas empresas. Este programa de mobilidad de emprendedores permite la adquisición de experiencia empresarial, favoreciendo al mismo tiempo el intercambio de ideas innovadoras, pasando un periodo de tiempo en una pequeña o mediana empresa en otro Estado miembro.

La empresa es a fin de cuentas la cultura laboral: estoy muy satisfecho de que algunos Estados miembros hayan incluido la educación para la emprendeduría en sus programas escolares.

Es una vía que debemos y pretendemos continuar, intensificando las relaciones entre escuelas y empresas, que deben ser lo más estrechas posible.

También en otros frentes actúa la SBA, incentivando y promoviendo el emprendimiento, particularmente entre las mujeres y los jóvenes. Podemos poner como ejemplo la creación de una red europea de embajadores del emprendimiento femenino, lanzada en Octubre del pasado año y que está hoy presente en 16 Estados miembros.

IMPLEMENTACIÓN DE LA SBA: BALANCE DE LOS PRIMEROS DOS AÑOS

Como he dicho antes, la aplicación completa y efectiva de los principios y acciones recogidos en la "Small Business Act" es una de mis prioridades.

En otoño propondré al Colegio de la Comisión la adopción de una Comunicación que evaluará la implementación de la SBA, proponiendo nuevas acciones e iniciativas concretas para ayudar a las pymes.

En este contexto, para una mejor definición, me gustaría contar con su contribución en términos de ideas y sugerencias.

La SBA ha puesto efectivamente a las pymes en el centro de los procesos de decisión. Su importante papel como motor del crecimiento y el empleo se ve ahora reconocido: los intereses de las pequeñas y medianas empresas se tienen en cuenta cada vez más en los procesos legislativos y de decisión, tanto al nivel de la Union European como en los Estados miembros. Es la puesta en práctica del principio "think small first":

La Comisión ha presentado el pasado diciembre un primer informe del progreso realizado en la puesta en práctica de la SBA.Durante el primer año, los Estados miembros han concentrado sus esfuerzos en la implementación del Plan de acción, que comprende las medidas destinadas a ayudar a las Pymes a superar la crisis, entre otras:

  • Facilidades para el otorgamiento de financiación,

  • Promoción del acceso a los mercados

  • Reducción de la carga administrativa

Todos los Estados miembros han reconocido la importancia de una actuación rápida y decidida en estos ámbitos. Sin embargo, las estrategias adoptadas y los resultados obtenidos varían considerablemente de un país al otro.

Por otro lado, la evaluación global realizada por las organizaciones representativas de las pequeñas y medianas empresas pone en evidencia una acogida desigual, a veces lenta, en algunos Estados miembros.

Esta tarea, poner en práctica completamente la SBA, es un objetivo posible: realmente no me siento como Don Quijote de la Mancha contra los molinos de viento… Si la Comisión europea, los Estados miembros y el Parlamento europeo estrechan lazos con las pymes, una victoria es posible, por el bien de la economía europea.

UN NUEVO IMPULSO A LA "SBA": REEVALUACIÓN Y ACTUALIZACIÓN - LA IMPORTANCIA DEL DIÁLOGO CON LOS ACTORES IMPLICADOS

Debemos no obstante poner a la SBA en condiciones de ser en el futuro, un instrumento aún más valioso. Para ello, la Comisión procederá, en otoño, a una revisión de la "Small Business Act".

Esta revisión, que no implica cambios en su estructura ni en sus diez principios básicos, tiene tres objetivos principales:

  • evaluar los últimos avances en la implementación de la SBA;

  • Integrar plenamente la SBA en la nueva agenda política de la Comisión "Europa Dos mil veinte" incluyendo nuevas acciones compatibles con su estructura y sus principios básicos.

Evaluar atentamente el proceso de actuación y las cuestiones de gobernanza para alentar a los Estados miembros a mantener sus compromisos, a través de acciones concretas en favor de las pequeñas y medianas empresas. Otro objetivo es mejorar la recogida de datos y la supervisión de las acciones incluidas en la SBA.

En esta fase, el diálogo con los actores implicados es esencial. Si queremos integrar completamente la SBA en la estrategia "Europa Dos mil veinte" es necesario conocer el punto de vista y los comentarios de las partes interesadas. Les invito por tanto a hacernos llegar sus propuestas.

En particular, necesitamos su opinión sobre los siguientes puntos clave, que me propongo desarrollar con la ayuda de nuevas medidas:

  • Potenciar el uso del principio "think small first" . Incluye la mejora del ambiente empresarial y el acceso a crédito de las pymes.

  • Integrar a las pymes en la agenda digital europea, especialmente para estimular la innovación en el campo de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación

  • Desarrollar iniciativas para transformar los retos medioambientales en oportunidades para las pymes. Esto implica un realizar esfuerzos en el marco de la eco-eficiencia y del ahorro energético.

  • Favorecer la internacionalizacion de las pymes, para que puedan aprovechar al máximo las oportunidades que ofrece la globalización de la economía.

  • Asegurar que las empresas puedan gozar de todas las ventajas y todo el potencial del Mercado Único europeo.

  • Promover la emprendeduría, especialmente entre las mujeres pero también entre los jóvenes.

  • Permitir a las pymes representar un papel central en la creación de una Europa de la innovación.

Con el fin de implicar a todas las partes interesadas en la actualización de la Small Business Act, - y beneficiarnos así de su experiencia – hemos organizado reuniones de expertos que han empezado en el mes de Mayo y proseguirán hasta finales de Julio.

La Comunicación sobre la actualización de la SBA deberá ser adoptada en otoño, para ser seguidamente debatida en el Consejo de competitividad en Noviembre y en el Parlamento europeo.

Les invito a hacernos llegar lo antes posible sus contribuciones.

CONCLUSIONES

Un sano optimismo cara al futuro, se desprende de otro importante evento que se ha celebrado en el marco de esta conferencia en Madrid.

Me refiero al Premio Europeo de la Empresa (European Enterprise Awards”) que, en su quinta edición, se presenta como un pequeño "Oscar" con el que queremos premiar las mejores prácticas de fomento de la emprendeduría a nivel nacional, regional y local.

Justamente ayer hemos entregado los premios a los ganadores de la edición de dos mil diez.

Cada año se presentan una media de 300 candidaturas provenientes de todos los Estados miembros (más Noruega). Es una cifra elocuente que testimonia hasta qué punto esta iniciativa de la Comisión favorece un valioso intercambio de buenas prácticas y de experiencia a nivel continental.

Debemos tomar nota de estos éxitos empresariales en los diversos campos de la innovación, la internacionalización, la inversión en formación y capital humano, y utilizarlos como base, aprovechando al máximo el vasto arsenal que la SBA pone a disposición de las pequeñas y medianas empresas.

Europa mira a las pequeñas y medianas empresas para encarar con confianza su futuro.


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website