Navigation path

Left navigation

Additional tools

Other available languages: none

SPEECH/09/110












José Manuel Durão Barroso

Presidente de la Comisión Europea




España ha sido uno de los países que más ha luchado por la construcción de nuestra Europa





















Ceremonia de entrega de la "Insignia de Oro y Medalla del Real Instituto de Estudios Europeos"
Bruselas, 11 de Marzo 2009

Señor Embajador,

Señor Presidente del Real Instituto de Estudios Europeos,

Señoras y Señores,

Queridos estudiantes,

Es para mí un honor recibir la Medalla y la Insignia de Oro, concedidas por el Real Instituto de Estudios Europeos. Se trata, sin lugar a dudas, de una distinción de gran relevancia, no solo por lo que representa y por el Instituto que la concede sino también por las personalidades que, antes que yo, han recibido esta distinción.

Me gustaría agradecer a la junta directiva del Instituto y a su Presidente, el profesor y catedrático Jean Monnet, Don Maximiliano Bernard, la decisión de otorgarme esta distinción; asimismo me gustaría agradecer al Embajador Carlos Bastarreche, y por su intermedio al gobierno de España, por haber aceptado ser el anfitrión de esta ceremonia y haber organizado este encuentro.

Por su dilatada experiencia en formación europea y por las generaciones de jóvenes que han comenzado gracias a él su andadura europea, el Real Instituto de Estudios Europeos se ha convertido, desde su creación en 1986, en uno de los principales centros de enseñanza de postgrado en estudios europeos de toda la Unión Europea.

El Real Instituto de Estudios Europeos ha conseguido crear un programa máster europeo multidisciplinar con profesores de primera línea, provenientes de todas las instituciones europeas; del Tribunal de Justicia, de la Comisión o del Parlamento Europeo. En España ha conseguido, como pocos programas de postgrado, combinar la teoría europea con la práctica y dar una base sólida de conocimientos a sus alumnos. Y no sólo eso, sino que combina acertadamente las formaciones en Zaragoza con los viajes de estudio realizados a Madrid, Bruselas, Luxemburgo y Estrasburgo. Gracias a este programa itinerante, podemos estar hoy aquí con los alumnos de la actual promoción del máster, a los que aliento a seguir su carrera europea tras la finalización de estos estudios.

El éxito del programa del Real Instituto se refleja también en los numerosos antiguos alumnos del máster que actualmente se encuentran entre las filas de las Instituciones europeas (algunos de ellos están aquí hoy presentes). El Real Instituto ha trabajado siempre y desde la entrada de España en la Unión Europea en 1986 con todas las personas interesadas en conocer en profundidad Europa. Y hoy son sus alumnos, así como su profesorado, los que contribuyen y participan en realizar el gran proyecto de Europa, con su dedicación y su trabajo diario.

Los alumnos de la XXI edición del programa master hacéis parte de la promoción Francisco Fernández Ordóñez. Fue Fernández Ordóñez quien como ministro de Asuntos Exteriores presentó oficialmente en 1988 el Programa que estáis ahora realizando. Quién mejor que él para reflejar el papel, el esfuerzo y el entusiasmo que España ha demostrado siempre hacia Europa. Como ministro de Asuntos Exteriores, culminó el ingreso de España en la Unión Europea y presidió además la primera Presidencia de España de la Unión.

Guardo de él un recuerdo muy afectuoso. Coincidimos durante años cuando él era Ministro de Asuntos Exteriores y pude darme cuenta de su conocimiento de la cultura y de su aprecio a mi país.

Como muchos de los que están aquí presentes saben, siento un cariño especial por España; primero como portugués y segundo como presidente de la Comisión. La sociedad española, como la portuguesa, siempre han apoyado, desde que son democracias, el proceso europeo. España ha participado desde el principio y participa activamente en lo que avances europeos se refiere. Siempre ha sido uno de los países que, sin dejar de defender su propio interés, más ha luchado por la construcción de nuestra Europa; España como Portugal ha sabido entender que el interés nacional se defiende en Europa y no contra Europa. Baste recordar que España fue el primer Estado miembro que ratificó por referéndum el fallido Tratado para una Constitución Europea, con un 76 % de los votos.

España tiene uno de los índices de apoyo a la Unión Europea de los más altos entre los Estados miembros. Según el Eurobarómetro de otoño del año pasado, casi dos terceras partes de los encuestados españoles consideran que la pertenencia a la Unión Europea ha beneficiado al país. Además, el 62 % del grupo de encuestados dijo que para España ser miembro de la UE es “algo bueno”.

Este año de vuestra promoción es un año muy particular: la crisis económica y financiera actual ha puesto a Europa en el centro de la atención. Es una crisis global pero Europa está en primera línea de la respuesta. Como en las grandes cuestiones que han ocupado la agenda europea de los últimos años, juntos los Estados miembros son más fuertes y tienen más capacidad de encontrar soluciones. Así, en estos últimos años los desafíos de la globalización, del cambio climático, de la seguridad energética o de la inmigración, por citar algunos, han ido demostrando día a día el valor y la necesidad de hacerles frentes con un proyecto único y una solución común. De la misma manera, Europa tiene que mostrarse ahora unida en las soluciones a aportar para hacer frente a la crisis económica y financiera actual. Los Estados miembros y alguna parte de la opinión pública tienen que entender que una vez más Europa es la solución y no el problema o la causa.

Este año es también un año político europeo muy importante. Las elecciones europeas en junio, la elección de la nueva Comisión y espero también, el año de la ratificación del Tratado de Lisboa.

Es importante que los ciudadanos europeos se sientan parte de todos estos acontecimientos; es importante que piensen que Europa no está sólo en Bruselas o Estrasburgo sino que esta en Madrid, en Zaragoza y en todas las partes de Europa. Es importante que conozcan las Instituciones europeas, así como la importancia de su voto.

Tenemos que animar a los ciudadanos a ser más participativos, y hacer oír su voz en la elecciones europeas.

Y para ello, necesitamos más que nunca la ayuda de todos, y especialmente de los jóvenes. Vosotros estudiantes del máster podéis y debéis ayudar en esta tarea. Los sondeos dicen que el índice de interés en las elecciones europeas es bajo entre los jóvenes. Sin embargo, los jóvenes deberíais ser la base del electorado. Los jóvenes de hoy sois los que tomaréis las riendas del futuro europeo. En las campañas europeas de información, en las elecciones, no son sólo las instituciones europeas las únicas protagonistas... no somos los únicos actores activos. Todos vosotros, todos lo que sienten un especial interés por Europa pueden, desde su vida cotidiana, ser mensajeros de lo que significa Europa: paz, libertad, solidaridad.

Muchas gracias.


Side Bar