Chemin de navigation

Left navigation

Additional tools

Bruselas, 8 de febrero de 2013 Comentarios del Presidente Herman Van Rompuy tras el Consejo Europeo

Conseil de l'Europe - PRES/13/48   08/02/2013

Autres langues disponibles: FR EN DE DA NL IT SV PT FI EL CS ET HU LT LV MT PL SK SL BG RO GA

CONSEJO EUROPEO
EL PRESIDENTE

ES

Bruselas, 8 de febrero de 2013

(OR. en)

EUCO 36/13

PRESSE 48

PR PCE 30

Comentarios del Presidente Herman Van Rompuy
tras el Consejo Europeo

Estas 24 horas han sido largas pero fructíferas: el Consejo Europeo acaba de llegar a un acuerdo sobre el próximo presupuesto plurianual. Y no es un presupuesto cualquiera. Es un presupuesto equilibrado y orientado al crecimiento para Europa durante lo que resta de la presente década.

No ha sido una tarea fácil: esta reunión ha sido la más larga de mi mandato hasta la fecha, pero este resultado bien ha valido la pena.

Este acuerdo transaccional muestra el sentido de responsabilidad colectiva de los dirigentes europeos, aunque debe recordarse que aún queda por conseguir un acuerdo con el Parlamento Europeo. Probablemente no sea el presupuesto perfecto para nadie, pero todos encontrarán en él muchos aspectos favorables. Es evidente que el resultado final puede observarse con muy diversos prismas.

Desde una perspectiva europea global, quiero destacar que este presupuesto está orientado hacia el futuro, es realista y se inspira en consideraciones acuciantes.

Estas son sus tres dimensiones fundamentales, y paso a referirme a cada una de ellas por separado. En primer lugar: es un presupuesto para el futuro. Este ha sido el aspecto en el que más he insistido. Sencillamente, no podemos sacrificar nuestras inversiones en educación, investigación y crecimiento. Desde luego que algunos habrían querido ver importes mayores aquí, pero no perdamos de vista las cifras. En comparación con el Marco Financiero Plurianual (MFP) anterior, tenemos un aumento de 34 mil millones de euros (es decir, casi el 40%) en la rúbrica de "Competitividad por el crecimiento y el empleo".

Habrá también un aumento neto real para programas como "Erasmus para todos" y "Horizonte 2020" orientados a la innovación.

Por último, el eje se sitúa claramente en impulsar nuevas inversiones y desarrollar las redes de transporte, energía y TIC, para lo que se incluyen 30 mil millones de euros destinados a "Conectar Europa".

La segunda dimensión: se trata de un presupuesto de moderación. Es patente que no podíamos ignorar las realidades económicas extremadamente difíciles presentes en toda Europa. Por consiguiente, tenía que ser un presupuesto más magro. Por primera vez en la historia se ha efectuado un recorte real respecto del MFP anterior; acordamos que sería un recorte de 34 mil millones de euros tanto para compromisos como para pagos (en comparación con el período 2007-2013), lo que da como resultados unos topes globales de 960 mil millones de euros en compromisos y 908 400 millones de euros en pagos. Esto supone un límite máximo de los compromisos de exactamente el 1% de la RNB europea total: una cifra sensata y redonda.

Se han introducido nuevos elementos para garantizar una mejor gestión del gasto:
- para los países, una condicionalidad macroeconómica destinada a aumentar la sinergia entre la financiación de la cohesión y la gobernanza económica;
- y para los proyectos, incentivos destinados a la obtención de resultados, con dotaciones de dinero para quienes mejor funcionen.

En todos los ámbitos, los programas de financiación serán más sencillos y estarán mejor controlados. En el actual contexto económico, se impone un aumento de la eficiencia y una reducción de los costes también para la propia administración de la UE.

Dedicamos bastante tiempo al capítulo de los ingresos, o, como se dice en la jerga de la UE, los "recursos propios". Aquí cabe destacar tres puntos:
- acordamos unos menores costes de recaudación de los derechos e impuestos;
- llegamos a un acuerdo transaccional sobre bonificaciones;
- y abrimos perspectivas de posibles nuevos recursos propios, en relación con un nuevo régimen del IVA y con el futuro impuesto sobre las transacciones financieras.

Esto me trae al tercer y último punto principal: se trata de un presupuesto inspirado en consideraciones acuciantes. El reto más urgente es el desempleo, y en especial el de los jóvenes. Por eso hemos reservado 6 mil millones de euros para una nueva Iniciativa sobre Empleo Juvenil. Un incentivo poderoso.

En la atribución de los fondos estructurales se ha prestado especial atención a países como Grecia, Portugal, España, Italia e Irlanda, al tiempo que, en general, los países más pobres recibirán una mayor proporción de la financiación de cohesión.

Una senda de flexibilidad, entre otras, es la cláusula de revisión de los fondos de cohesión que acordamos, "para atender a la situación especialmente difícil de los países que sufren las consecuencias de la crisis". Se mantiene intacto nuestro apoyo a las poblaciones más vulnerables. También nuestra financiación de la acción exterior, a pesar de la crisis. Este presupuesto permitirá que Europa siga implicándose en los problemas mundiales de importancia vital, como el cambio climático, la seguridad nuclear y la ayuda al desarrollo.

Ahora que hemos llegado a este acuerdo, ¿cómo seguimos adelante? Como ya he dicho, el MFP no puede ejecutarse sin la aprobación del Parlamento Europeo. Los beneficiarios y los inversores cuentan con que este nuevo MFP esté en vigor el 1 de enero de 2014. Para evitar demoras e incertidumbres, tanto el Consejo de Ministros como el Parlamento Europeo deben concluir con rapidez todos los procedimientos legislativos.

Rememorando, me complace que a lo largo de toda esta negociación hayamos tenido presente la perspectiva de conjunto. Incluso en estas condiciones económicas tan difíciles, hemos conseguido mantener los factores esenciales de la continuidad y del crecimiento.

Hoy hemos hablado también de comercio, que puede ayudarnos a conseguir para el crecimiento y el empleo tanto como todas las inversiones en crecimiento posibilitadas por nuestro acuerdo sobre el MFP.

Hemos acabado con la evolución de la situación en el mundo árabe. A dos años del comienzo de la primavera árabe, era el momento oportuno para pasar revista al apoyo de Europa a las transiciones democráticas en la región. Los hechos recientes subrayan una vez más hasta qué punto pueden resultar difíciles las transiciones. La Unión mantiene su compromiso.

Por último, en relación con Mali: celebramos la resuelta actuación del ejército maliense, con el respaldo de Francia y de otros socios europeos y africanos. La Unión tiene el empeño de apoyar este esfuerzo recurriendo a toda la gama de instrumentos de que dispone, a fin de restablecer la democracia y el orden constitucional en Mali.


Side Bar

Mon compte

Gérez vos recherches et notifications par email


Aidez-nous à améliorer ce site