Navigation path

Left navigation

Additional tools

CONSEJO EUROPEO
EL PRESIDENTE

ES

Bruselas, 5 de marzo de 2012

(OR. fr)

EUCO 40/12

PRESSE 90

PR PCE 33

Intervención de D. Herman Van Rompuy, Presidente del Consejo Europeo, al término de la reunión del Consejo Europeo

Hemos iniciado la mañana firmando el Tratado de Estabilidad, Coordinación y Gobernanza en la Unión Económica y Monetaria.

Se trata de un paso importante para restablecer la confianza en la zona del euro. Como su nombre indica, el Tratado tiene tres objetivos: la estabilidad, la coordinación y la gobernanza.

Por lo que respecta a la estabilidad, se trata de evitar una repetición de la crisis que acabamos de experimentar, en primer lugar reforzando la disciplina presupuestaria.

Después, en cuanto a la coordinación entre las políticas económicas, el objetivo es reforzar el apartado económico de nuestra Unión Económica y Monetaria.

En tercer lugar, la mejora de la gobernanza, que consiste en particular en una formalización de las cumbres de la zona del euro, que ya presidí de forma ad hoc en 2010 y 2011 y que fui invitado a presidir oficialmente anoche.

Con este Tratado hemos conseguido una serie de equilibrios, en primer lugar entre responsabilidad y solidaridad. Debe considerarse que este Tratado tiene un vínculo directo con el Tratado sobre el mecanismo de estabilidad, que, por su parte, es un mecanismo de solidaridad. El Tratado que se ha firmado esta mañana es sobre todo un mecanismo de responsabilidad.

Hemos logrado asimismo un equilibrio entre la novedad jurídica que la situación impone y el Derecho comunitario existente. Intentaremos integrar lo antes posible dicho Tratado en el Tratado de la Unión.

Tras la firma pasamos ahora a la fase de ratificación, bien parlamentaria o bien por referéndum. Confío en que el Tratado entre en vigor en los plazos previstos por los 25 países que lo han firmado.

Aunque este Tratado trate principalmente de los déficits y la deuda pública, el objetivo es restablecer la confianza en la zona del euro y con ella el crecimiento económico y el aumento del número de puestos de trabajo –objetivos sociales y económicos eminentes. Por otra parte, incluso a corto plazo, el efecto puede resultar importante ya que cuanto antes se restablezca la confianza en la zona del euro, antes recuperarán la confianza consumidores y empresas–, condición previa a la reanudación del crecimiento económico.

En la sesión de trabajo del Consejo Europeo de esta mañana hemos adoptado nuestras Conclusiones. Hemos reforzado nuestros compromisos en relación con el mercado interior, tras importantes decisiones adoptadas en el pasado. En efecto, había un problema de ejecución, como recordó ayer el Presidente Barroso, un "implementation gap". Hemos insistido en la importancia de la agenda digital. Hemos hecho nuestras la mayor parte de las ideas contenidas en la carta de nuestros doce colegas del Consejo Europeo, pero completándolas con otros elementos que también tienen por objetivo el crecimiento y el empleo.

Respecto a la zona del euro, hemos reafirmado nuestro compromiso de acelerar lo pagos de capital para el mecanismo europeo de estabilidad (MEE), comenzando con el pago de dos tramos en 2012. Durante el mes de marzo, el Eurogrupo volverá a evaluar el límite máximo de los cortafuegos (del MEE y del FEEF).

También hemos dedicado una parte importante de la sesión de esta mañana a Siria. La situación en Siria no es sólo preocupante, es espantosa. Estamos efectivamente horrorizados por las atrocidades que se han cometido y se siguen cometiendo en Siria. Por ello indicamos en nuestras Conclusiones: "El Consejo Europeo sigue decidido a velar por que se pidan cuentas por sus actos a las personas responsables de las atrocidades que se están perpetrando en Siria, y coordinará estrechamente su acción, prestándoles asistencia, con las personas que trabajan para documentar estos crímenes atroces."

Este punto de vista ha recibido un apoyo unánime. Prueba, les recuerdo, de que hay mucha más política exterior común de lo que se creía. Tenemos una posición común sobre Irán, sobre Siria, sobre Libia. En otras palabras, en la región más peligrosa del mundo, los 27 trabajan hombro con hombro. Esto es un hecho que a menudo se subestima.

En las Conclusiones hemos recogido las decisiones de anoche sobre Serbia, decisión extremadamente importante que da una perspectiva europea a un país clave de los Balcanes Occidentales.

Hemos aprobado en nuestras Conclusiones el acuerdo alcanzado ayer entre los países interesados sobre la adhesión de Rumanía y Bulgaria a la zona Schengen.

En resumen, hemos adoptado una serie de decisiones positivas, de las que la más positiva es, por supuesto, ¡mi reelección…!

Como ha dicho el Presidente de la Comisión, ha sido un Consejo Europeo sin dramas, con un espíritu de entendimiento, que hemos conseguido crear. En mi opinión, cuando la Unión sigue aún atravesando por un período difícil y decisivo, ese espíritu de equipo es el más propicio para adoptar decisiones que resultan a menudo muy duras. Espero que podamos mantener ese espíritu también en los años venideros. En suma, un Consejo relativamente fácil y absolutamente positivo.


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website