Navigation path

Left navigation

Additional tools

CONSEJO DE

LA UNIÓN EUROPEA

ES

Bruselas, 10 de diciembre de 2012

17549/1/12 REV 1

PRESSE 520

Declaración de la Alta Representante, Catherine Ashton,
en nombre de la Unión Europea, con ocasión del Día de los
Derechos Humanos, 10 de diciembre de 2012

Hoy, 10 de diciembre, celebramos el Día de los Derechos Humanos. La defensa de los derechos humanos, de la democracia y del Estado de derecho constituye el hilo conductor de las relaciones exteriores de la Unión Europea.

Este ha sido un año productivo para la UE en el terreno de los derechos humanos. La Unión Europea ha adoptado una estrategia orientada a reforzar la eficacia y coherencia de su actuación en este ámbito en relación con toda la extensión de sus actividades. Hemos nombrado al primer representante especial de la Unión Europea para los derechos humanos, Stavros Lambrinidis. Su cometido será promover los derechos humanos en el marco del diálogo con terceros países, pero también con las organizaciones internacionales y regionales. La UE ha recibido asimismo el premio Nobel de la Paz el pasado mes de octubre de 2012, como reconocimiento a su labor en materia de reconciliación, democracia y fomento de los derechos humanos, que ha contribuido a la ampliación de las zonas de paz y estabilidad en el continente. Por lo tanto, es natural que la entrega de este prestigioso galardón se realice el día en que se celebran los derechos humanos.

Este año, el Día de de los Derechos Humanos tiene por tema la integración y el derecho a participar en la vida pública. Se trata de una cuestión de absoluta actualidad, habida cuenta del proceso de transición hacia la democracia en marcha en todo el mundo. Una serie de países de nuestro entorno, como Túnez, Libia y Egipto, organizaron con éxito elecciones democráticas el año pasado, lo que permitió a numerosos ciudadanos votar por primera vez libremente y les dio la posibilidad de influir sobre las decisiones que forjarán su futuro. Esta orientación hacia la democracia se ha manifestado asimismo en otras regiones más alejadas. Tras decenios de represión interna, por fin se han producido profundas mutaciones en Birmania/Myanmar. También hemos acogido con satisfacción la adopción de una nueva constitución provisional en Somalia. Por último, en Sierra Leona, las recientes elecciones han discurrido en un clima pacífico.

Aún queda mucho por hacer para apoyar a aquellos que no dudan en arriesgar sus vidas para defender los valores fundamentales en que creen, con la esperanza de un futuro mejor para sí mismos y para las generaciones futuras. La organización de elecciones libres no es más que una primera etapa en la vía hacia el logro de una democracia sólida, en la que puedan arraigar los derechos humanos. Los derechos deben anclarse en la sociedad por medio de leyes, pero también mediante la práctica cotidiana. La UE es consciente de que diversos gobiernos redoblan sus esfuerzos por imponer más restricciones a las legítimas actividades de las ONG y, en concreto, pero no exclusivamente, a aquellas que cuentan con una fuente de financiación exterior. La UE apoya resueltamente el trabajo esencial desempeñado por la sociedad civil. En este contexto, se ha creado una Dotación Europea para la Democracia, que plasma en la práctica la determinación de la Unión Europea de promover la democracia en los países vecinos y en regiones más alejadas.

Pensamos que todas las personas deben ser libres de ejercer su derecho a una participación en igualdad de condiciones. Las mujeres y los jóvenes han estado en la primera línea de buen número de movimientos democráticos que hemos observado este año y han constituido una fuente de inspiración para los ciudadanos del mundo entero. Por otra parte, conviene abordar los obstáculos que siguen encontrando las personas con discapacidades en el ejercicio de su derecho a participar en la vida pública. La UE está determinada a trabajar con los gobiernos del mundo entero, en el seno de las organizaciones multilaterales e internacionales y en un espíritu de verdadera colaboración con la sociedad civil, para apoyar a las nuevas democracias y lograr que el derecho a la integración y la participación en la vida pública se convierta en una realidad concreta para todos.

Se suman a la presente declaración Croacia*, país adherente; Turquía, la Antigua República Yugoslava de Macedonia*, Montenegro*, Islandia+ y Serbia*, países candidatos; Albania y Bosnia y Herzegovina, países del Proceso de Estabilización y Asociación y candidatos potenciales, y Liechtenstein y Noruega, países de la AELC miembros del Espacio Económico Europeo, así como Ucrania, la República de Moldavia, Armenia, Azerbaiyán y Georgia.

* Croacia, la Antigua República Yugoslava de Macedonia, Montenegro y Serbia siguen formando parte del Proceso de Estabilización y Asociación.

+ Islandia sigue siendo miembro de la AELC y del Espacio Económico Europeo.


Side Bar

My account

Manage your searches and email notifications


Help us improve our website