Navigation path

Left navigation

Additional tools

Other available languages: EN FR DE DA NL IT PT EL

Contexto

El Convenio de Lomé

El Convenio de Lomé  que vincula 70 países  de África, Caribe y  Pacífico a
los 15 Estados  miembros de la  Unión Europea, sigue  siendo hoy en  día el
mayor acuerdo colectivo  de cooperación de  la historia  de las  relaciones
entre los países del norte y los del sur.

En  1975, la  Comunidad  firmó el  primer Convenio  de  Lomé (nombre  de la
capital de  Togo donde se desarrollaron  los actos oficiales) con  un grupo
de 46  Estados independientes.  Para el  segundo Convenio  (Lomé II,  1980-
1985) los  signatarios eran ya 57, y 65 cuando la firma del tercer Convenio
(Lomé  III,  1985-1990).   En  1989,  69  países  ACP  firmaron  la  cuarta
generación de este Convenio  (Lomé IV, 1990-2000), número que pasó  a 70 en
1993,  con motivo  de  la independencia  de  Eritrea. En  breve  espacio de
tiempo,  el  Convenio de  Lomé  se convirtió  en  un modelo  en  materia de
cooperación  al desarrollo y  siguió aumentando el volumen  de la ayuda. La
ayuda financiera  se canaliza  a través  del Fondo  Europeo de  Desarrollo,
alimentado  por  una contribución  quinquenal y  específica de  los Estados
miembros.  Además, los Estados ACP pueden optar  a los recursos propios del
Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Por lo que se  refiere a los intercambios económicos, los  países ACP gozan
de un régimen comercial muy liberal,  ya que éste establece la libertad  de
acceso al  mercado europeo sin  reciprocidad para la  práctica totalidad de
las exportaciones ACP.

En  cuanto al origen  de los productos  exportados por los  países ACP a la
Unión Europea,  el  Convenio de  Lomé  autoriza  excepciones a  las  normas
básicas (un 10%  de elementos extranjeros).  De esta  forma, los  productos
exportados desde  un  país ACP  que  contienen hasta  un  45% de  elementos
originarios de la UE u otro  país ACP, se consideran productos ACP y  gozan
de un régimen de acceso privilegiado al mercado único europeo.

Respecto a  algunos productos  importantes, se  han   fijado  disposiciones
específicas favorables: Protocolos  sobre el azúcar, los plátanos, el ron y
la carne  de  vacuno. Para  los  países  ACP cuyas  exportaciones  dependen
fundamentalmente de estos productos, dichas disposiciones ofrecen  ventajas
financieras significativas.

Por otra  parte, el  Cuarto Convenio  de Lomé  recoge  entre los  objetivos
fundamentales del desarrollo  el respeto de los derechos humanos, incluidos
los  derechos  sociales,  económicos  y  culturales.   Los  70  socios  ACP
aceptaron  explícitamente  que el  FED  financiara las  iniciativas  de los
países ACP destinadas a  promover estos derechos  y la construcción de  una
sociedad civil pluralista.

El   Cuarto  Convenio   de  Lomé   se  propone   promover  la   cooperación
descentralizada,  recurriendo  a operadores  locales  públicos  y  privados
(organismos y  asociaciones  locales,  Organizaciones  No  Gubernamentales,
sindicatos,  etc.),  para lograr  un  desarrollo  en  el  que participe  la
población local.

La protección del medio ambiente  en los países ACP forma parte  integrante
del Convenio.  La  ayuda al  desarrollo  duradero  adquiere así  una  nueva
dimensión al plantearse  la preocupación ecológica  como un  sector más  de
cooperación.

En resumen, el Convenio de Lomé establece:
- una cooperación entre dos  grupos regionales, basada en el  respeto de
  las opciones políticas y económicas de cada uno de las partes;
- una coopercación  segura y duradera, basada  en acuerdos jurídicamente
  vinculantes, estipulados en un contrato libremente negociado;
- una  cooperación global, que combina todos los instrumentos de ayuda y
  desarrollo de los intercambios  y abarca la totalidad de  los sectores
  socioeconómicos;
- un diálogo  permanente  a través  de  tres instituciones  comunes:  el
  Consejo  de Ministros  ACP-UE, el  Comité de  Embajadores ACP-UE  y la
  Asamblea Paritaria ACP-UE.

Medios financieros
Lomé I         1975-1980      3450 MECU
Lomé II        1980-1985      5700 MECU
Lomé III       1985-1990      8500 MECU

Por cuanto respecta a Lomé  IV (1990-2000), el último  protocolo financiero
asciende a 12 000 MECU desglosados como sigue:

Recursos FED                  10 800    de los cuales:
Subvenciones PIN y PIR         6 215
Ajuste estructural             1 150
Stabex                         1 500
Sysmin                           480
Ayuda de emergencia              250
Ayuda a los refugiados           100
Bonificaciones de intereses      280
Capitales de riesgo              825
Recursos propios del BEI       1 200

De este  total de 12 000 MECU (FED + BEI), se han reservado 1 250 MECU para
la cooperación regional.

El Fondo Europeo de Desarrollo (FED)

El Fondo Europeo  de Desarrollo (FED) es un instrumento financiero flexible
y adaptable que ha ido aumentando con las sucesivas dotaciones.

Desde  su  creación en  1958  hasta 1995  (última dotación  FED  del Cuarto
Convenio  de Lomé),  el  FED ha  conocido  siete protocolos  financieros de
cinco  años cada uno,  que suman un  total 28,6 mil MECU  a lo  largo de 35
años.

El  7  FED  (1990-1995)  de  lomé  IV  asciende  10,8  mil  MECU,  lo  cual
representa un  aumento del 38% en valor nominal (un  18% en valor real) con
respecto al 6  FED.

Las ayudas no reembolsables que  constituían el 100% de  las financiaciones
del primer FED, representaban el 72%  de éstas en el 5  FED y  el 75% en el
6   FED de Lomé III. Hoy de nuevo, la  totalidad de los recursos del 7  FED
son no reembolsables, salvo los capitales de riesgo, con lo que las  ayudas
no reembolsables representan el 92% del total.

Ayuda procedente del presupuesto de la UE

Además  de los recursos  del FED, los países  ACP cuentan  con otras muchas
fuentes  de  financiación procedentes  del  presupuesto anual  de  la Unión
Europea. Esta  contribución del presupuesto de la Unión  Europea a la ayuda
al desarrollo  permite financiar,  además de  la ayuda  alimentaria que  se
lleva  el  grueso   de  esta  participación,    numerosos  programas    que
enriquecen  la  cooperación  ACP-UE.  A  través  de  unas  treinta   líneas
presupuestarias  con  una  finalidad  muy   específica,  la  Unión  Europea
contribuye a  la realización  de iniciativas de  desarrollo específicas  en
los siguientes ámbitos:

- ayuda alimentaria "corriente" o estructural, que representa anualmente
  más de quinientos millones de ecus;
- ayuda alimentaria de emergencia;
- ecología en los países en desarrollo;
-    selvas tropicales;
- democracia y derechos humanos;
- cofinanciación de proyectos de las ONG;
- ciencia y tecnología para los países en desarrollo;
- ayuda a la lucha contra el SIDA.

Situación actual

Revisión intermedia de Lomé IV 

El Cuarto  Convenio de  Lomé, que  entró en vigor  el 1  de septiembre   de
1991, fue firmado  el 15 de  diciembre de  1989 por un  periodo de 10  años
(expirará el 28 de  febrero del 2000). Este Convenio establece  no obstante
:

-    la posibilidad de una revisión al cabo de cinco años;
- la  celebración  de un  nuevo  protocolo  financiero  para el  segundo
  periodo de cinco años, a partir del 1 de marzo de 1995 (8  FED).
Las negociaciones de cara a una revisión parcial  del Convenio se iniciaron
formalmente en  mayo  de 1994.  Se  ha  avanzado notablemente  en  diversos
campos. La sesión ministerial ACP/UE de los días 16  y 17 de febrero  habrá
de pronunciarse  sobre los  puntos más  delicados que permanecen  abiertos.
Esta reunión  se celebrará  en el  Centro de  Conferencias "Borschette"  en
Bruselas.

8  FED

El 15 de febrero,  los Ministros de Asuntos Exteriores de  la Unión Europea
reunidos  en sesión extraordinaria  del Consejo deberán decidir  el importe
total  que  se  asignará  al  8   FED  (1995-2000)  y  la  cuantía  de  las
contribuciones nacionales.

El FED se compone de  contribuciones nacionales voluntarias de  los Estados
miembros (el FED no está consignado en el presupuesto).

Contexto de las negociaciones

Las negociaciones en  curso para la revisión intermedia del Cuarto Convenio
de Lomé y  la ejecución del  8  FED se  enmarcan en un  particular contexto
político y económico.

Los países  ACP están atravesando  una grave crisis económica  que hace aún
más díficil la labor de  liberalización económica y reforma  democrática de
los sistemas políticos que han emprendido  la mayor parte de ellos.
Por otra  parte, desde  hace unos  años, los  Estados miembros  y la  Unión
deben atender nuevas peticiones del exterior.

En este contexto,  según el nuevo  Comisario de  desarrollo, Sr.  PINHEIRO,
"sería políticamente  incomprensible  e  inaceptable que la Unión  volviera
la  espalda a los compromisos y responsabilidades  que ha contraido con sus
socios ACP a  los que viene  considerando como  socios privilegiados  desde
hace más de 30 años.

Por  ello  en  las  negociaciones  actuales  la  Comisión  está  intentando
conciliar  la necesidad  de reequilibrar  las relaciones  exteriores de  la
Unión  Europea  (con  intereses y  responsabilidades  indiscutibles  en  el
Mediterráneo y en Europa  Central y Oriental), con lo que el respeto de sus
compromisos políticos  y  la solidaridad  con  los  países ACP  le  exigen,
respetando a la par las inevitables limitaciones presupuestarias.

Por lo que respecta a los  debates sobre el 8  FED, todo ello se traduce en
dos criterios fundamentales:

- desde  un punto  de vista  político y  económico,  difícilmente podría
  concebirse  que el 8   FED no llegara, por  lo menos, a  un nivel real
  similar al del 7  FED;
- por  otra parte, el esfuerzo  financiero de la Unión  debe reflejar el
  aumento  que ha  experimentado su PNB  a raíz  de la  adhesión de tres
  nuevos países.

*   *   *

Side Bar