Navigation path

Left navigation

Additional tools

Comisión Europea - Hoja informativa

Cuadro de indicadores de la justicia: preguntas y respuestas

Bruselas, 26 de abril de 2019

La Comisión Europea publica hoy el cuadro de indicadores de la justicia en la UE de 2019, que ofrece un análisis comparativo de la independencia, la calidad y la eficiencia de los sistemas judiciales de los Estados miembros de la UE. La de este año es la séptima edición del cuadro de indicadores de la justicia.

¿Qué es el cuadro de indicadores de la justicia en la UE?

El cuadro de indicadores de la justicia en la UE es una herramienta de información comparativa destinada a ayudar a la UE y a los Estados miembros a mejorar la eficacia de los sistemas judiciales nacionales. A tal efecto, expone datos objetivos, fiables y comparables sobre la calidad, la independencia y la eficiencia de los sistemas judiciales en todos los Estados miembros.

El cuadro ayuda a detectar buenas prácticas, mejoras y posibles carencias. Muestra las tendencias en el funcionamiento de los sistemas judiciales nacionales a lo largo del tiempo. No presenta una clasificación general única, sino una visión global del funcionamiento de los sistemas judiciales, basada en varios indicadores de interés común para todos los Estados miembros.

El cuadro de indicadores no promueve ningún tipo concreto de sistema judicial: con independencia del modelo de sistema judicial nacional —o la tradición jurídica en que se fundamente—, la diligencia, la independencia, la asequibilidad y la facilidad de acceso son algunas de las características esenciales de un sistema judicial efectivo.

¿Por qué son importantes los sistemas judiciales nacionales para la UE?

Los sistemas judiciales desempeñan un papel crucial en el mantenimiento del Estado de Derecho y de los valores fundamentales de la UE. Garantizan que las personas y las empresas puedan disfrutar plenamente de sus derechos, refuerzan la confianza mutua y contribuyen a crear un entorno favorable a las empresas y las inversiones en el mercado único. Por ello, la mejora de la eficacia de los sistemas judiciales nacionales es una de las prioridades del Semestre Europeo, que es el ciclo anual de coordinación de las políticas económicas de la UE. El cuadro de indicadores de la justicia en la UE ayuda a los Estados miembros a alcanzar este objetivo prioritario.

¿Cuáles son las principales novedades en la séptima edición del cuadro de indicadores de la justicia en la UE?

La edición de 2019 desarrolla en mayor medida determinados aspectos del funcionamiento de los sistemas judiciales:

  • Independencia judicial: se muestran nuevos indicadores relativos a las autoridades que participan en los procedimientos disciplinarios aplicables a los jueces, en los principales órganos de gestión de las fiscalías nacionales y en el nombramiento y separación de los fiscales nacionales.
  • Inversión en los sistemas judiciales: se incluye como novedad una visión general del modo en que se aplican los recursos financieros en cada sistema judicial.
  • Calidad de la justicia: la novedad es la aparición de una visión general de los estándares utilizados por los tribunales superiores para mejorar la calidad de las sentencias, en cooperación con las redes judiciales europeas (Asociación de Consejos de Estado y Tribunales Supremos Administrativos de la Unión Europea y Red de Presidentes de Tribunales Supremos de la UE).

El cuadro de indicadores también expone:

  • el modo en que los ciudadanos y las empresas perciben la independencia de los jueces en comparación con los años anteriores (véanse la encuesta del Eurobarómetro de 2019 sobre la «Percepción de la independencia de los sistemas judiciales nacionales en la UE entre la población en general» y la encuesta del Eurobarómetro de 2019 sobre la «Percepción de la independencia de los sistemas judiciales nacionales en la UE entre las empresas»);
  • la manera en que la asistencia jurídica gratuita y las tasas judiciales inciden en el acceso a la justicia;
  • y el acceso a la justicia de los grupos más vulnerables, como los niños, las personas con discapacidad visual o auditiva, las víctimas de la violencia de género y los hablantes no nativos.

¿Cuáles son las principales conclusiones del cuadro de indicadores de la justicia en la UE de 2019?

  • En lo que respecta a la eficiencia, se observa una tendencia positiva: los datos sobre eficiencia a lo largo de un período de ocho años (2010-2017) muestran una evolución positiva en la mayor parte de los Estados miembros para los que se detectaron dificultades específicas en el contexto del Semestre Europeo.
  • La inversión en justicia se mantuvo estable: en general, en 2017 el gasto público total en tribunales de justicia se mantuvo mayormente estable en los Estados miembros. No obstante, el desglose de ese gasto en diferentes categorías, como salarios, edificios judiciales, programas informáticos, alquileres de edificios o asistencia jurídica gratuita, muestra diferencias importantes en los patrones de gasto de los diferentes Estados miembros.
  • Siguen existiendo retos en lo que respecta a la percepción de la independencia judicial: aproximadamente en dos tercios de los Estados miembros, la percepción de la independencia judicial ha mejorado con respecto a 2016. No obstante, en comparación con el año pasado, la percepción pública de la independencia descendió en más de dos tercios de los Estados miembros para los que se detectaron dificultades específicas en el contexto del Semestre Europeo. La razón más aducida para la percepción de una falta de independencia de jueces y tribunales son las injerencias o presiones por parte de gobiernos y políticos.
  • La mayoría de los Estados miembros garantizan la calidad de las sentencias mediante la formación de los jueces: en lo que respecta a los estándares utilizados en los tribunales superiores para mejorar la calidad de las sentencias, la mayor parte de los tribunales imparte a los jueces formación específica sobre la estructura, el estilo de fundamentación y la redacción de las sentencias. En algunos Estados miembros, quienes acuden a los tribunales tienen acceso a mecanismos que permiten obtener aclaraciones de las resoluciones judiciales, una práctica interesante para mejorar la cercanía a los ciudadanos de los sistemas judiciales.
  • Las garantías en lo relativo a las fiscalías nacionales y los procedimientos disciplinarios son dispares: en lo que respecta a las fiscalías nacionales, el cuadro de indicadores de la justicia en la UE muestra que, en algunos Estados miembros, existe un cierto nivel de concentración en una autoridad única de las principales competencias de gestión. Además, en la mayor parte de los países el Consejo del Poder Judicial, el Consejo Fiscal o la fiscalía participan en el nombramiento y la separación de los fiscales nacionales. En lo que respecta a los procedimientos disciplinarios aplicables a los jueces, en la mayoría de Estados miembros la autoridad que decide las sanciones disciplinarias es una autoridad independiente, como un tribunal o el Consejo del Poder Judicial. En algunos Estados miembros, se trata de un tribunal especial a cuyos miembros seleccionan o nombran específicamente el Consejo del Poder Judicial, los jueces o, en el caso de un Estado miembro, el ministro de Justicia.
  • El volumen de asuntos en el ámbito de la competencia está disminuyendo: el volumen general de asuntos que tienen que dirimir los tribunales de los Estados miembros disminuyó de forma importante, lo que dio lugar a una reducción de la duración de los procesos judiciales en siete Estados miembros.
  • El uso de tecnologías de la información y la comunicación sigue siendo limitado en varios países: muchos Estados miembros aún no han aplicado en todo su potencial el sistema de gestión de asuntos mediante TIC, y no se han realizado mejoras con respecto a años anteriores. En algunos Estados miembros, todavía no es posible garantizar la recopilación de datos a nivel nacional en todos los ámbitos de la justicia.
  • El acceso a la justicia para los ciudadanos más desfavorecidos es limitado: el cuadro de indicadores confirma que, en algunos Estados miembros, los ciudadanos cuyos ingresos son inferiores al umbral de pobreza no reciben asistencia jurídica gratuita en algunos tipos de litigios. Con respecto al año anterior, dos de esos Estados miembros han aumentado la accesibilidad de la asistencia jurídica gratuita. Sin embargo, la dificultad para acogerse a la asistencia jurídica gratuita, junto con unas tasas judiciales a veces muy elevadas en algunos Estados miembros, podría tener un efecto disuasorio para el acceso a la justicia de las personas que se encuentran en situación de pobreza.
  • La duración de los procesos relacionados con el blanqueo de capitales sigue constituyendo un reto: los datos indican que, en aproximadamente la mitad de los Estados miembros, los procesos judiciales en primera instancia relacionados con el blanqueo de capitales duran hasta un año por término medio. En algunos Estados miembros para los que se detectaron dificultades, esa duración media asciende a dos o tres años.

 

¿Cuál es la relación entre el cuadro de indicadores de la justicia en la UE y los instrumentos del Estado de Derecho de la UE?

El cuadro de indicadores de la justicia en la UE es uno de los elementos que forman parte de los instrumentos del Estado de Derecho de la UE.

El cuadro de indicadores de la justicia en la UE, que se publica anualmente, examina una serie de indicadores para evaluar la independencia, la calidad y la eficiencia de los sistemas judiciales nacionales. Esta herramienta comparativa se complementa mediante evaluaciones específicas por país, presentadas en los informes por país del Semestre Europeo, que permiten llevar a cabo un análisis más profundo basado en el contexto jurídico e institucional nacional.

Los instrumentos del Estado de Derecho de la UE son una amplia gama de elementos que se utilizan para supervisar y evaluar cuidadosamente los posibles problemas que puedan producirse en los Estados miembros en relación con el Estado de Derecho y para darles respuesta. Entre otros, cabe citar los procedimientos por infracción, el Semestre Europeo, el cuadro de indicadores de la justicia en la UE, el mecanismo de cooperación y verificación, el Marco del Estado de Derecho y el procedimiento del artículo 7 del TUE.

La Comisión, en su Comunicación sobre el refuerzo del Estado de Derecho, publicada el 3 de abril, ha invitado a las instituciones de la UE y los Estados miembros, así como a otras partes interesadas, a aportar ideas sobre la posible evolución futura de los instrumentos del Estado de Derecho.

Sobre la base de este proceso de reflexión y del debate en curso, la Comisión volverá a tratar esta cuestión con sus propias conclusiones y propuestas en junio de 2019.

¿Qué es el Semestre Europeo?

El Semestre Europeo es el ciclo anual de coordinación de las políticas económicas, presupuestarias y sociales de la UE. Cada año, la Comisión lleva a cabo un análisis detallado de los planes de reformas estructurales, presupuestarias y macroeconómicas de los Estados miembros de la UE, y emite recomendaciones para los 12-18 meses siguientes a fin de que sean adoptadas por el Consejo. El ciclo del Semestre Europeo comienza en noviembre con la publicación del Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento de la Comisión y la propuesta de la Comisión de recomendación del Consejo sobre la política económica de la zona del euro. El Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento establece prioridades económicas y sociales generales para la UE y ofrece a los Estados miembros orientaciones políticas generales para el año siguiente. La recomendación para la zona del euro ofrece consejos específicos para los Estados miembros de la zona del euro sobre asuntos pertinentes para el funcionamiento de dicha zona en su conjunto.

En el Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento de 2019, la Comisión señala que «[e]l buen funcionamiento de las instituciones públicas contribuye a aumentar el crecimiento y es una condición indispensable para llevar a cabo con éxito otras reformas» y que ello «se refiere (…) al respeto del Estado de Derecho». Asimismo, destaca que «[e]l Estado de Derecho, los sistemas de justicia eficaces y unos marcos de lucha contra la corrupción sólidos son fundamentales para atraer a las empresas y posibilitar el crecimiento económico. Se trata, en particular, de la independencia y la eficiencia de los sistemas judiciales, así como de un planteamiento global de lucha contra la corrupción que combine la prevención, enjuiciamientos efectivos y sanciones».

La Recomendación para la zona del euro de 2019, refrendada por el Consejo Europeo de 21 y 22 de marzo de 2019, indica la necesidad de mejorar la calidad de las instituciones y, en particular, la eficacia de los sistemas judiciales.

¿Cómo contribuye el cuadro de indicadores de la justicia en la UE al Semestre Europeo?

El cuadro de indicadores examina una serie de indicadores para evaluar la independencia, la calidad y la eficiencia de los sistemas judiciales nacionales y ayuda a evaluar las repercusiones de las reformas de la justicia en los Estados miembros. Si el cuadro de indicadores muestra malos resultados, será necesario analizar con mayor profundidad el contexto jurídico e institucional nacional para encontrar las razones que subyacen a ellos. Esta evaluación específica por país se lleva a cabo en el contexto del proceso del Semestre Europeo a través del diálogo bilateral con las autoridades y las partes interesadas en esta cuestión.

La evaluación por país tiene en cuenta las particularidades del sistema jurídico y el contexto del Estado miembro afectado, y puede llevar a la Comisión a proponer que el Consejo adopte recomendaciones específicas por país sobre la mejora de los sistemas judiciales nacionales.

¿Cómo contribuye al crecimiento la eficacia de los sistemas judiciales?

Desde hace largo tiempo, se ha comprobado que un sistema judicial eficaz que defienda el Estado de Derecho repercute de forma positiva en la economía. Cuando los sistemas judiciales garantizan la tutela de los derechos, es más probable que se concedan créditos, se disuade a las empresas de conductas oportunistas, se reducen los costes de transacción y es más probable que las empresas innovadoras inviertan.

Los efectos beneficiosos del buen funcionamiento de los sistemas judiciales nacionales para la economía se han mencionado en un gran número de estudios y documentos de investigación, en particular del Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional, la OCDE, el Foro Económico Mundial y el Banco Mundial.

¿Cómo examina el cuadro de indicadores de la justicia en la UE de 2019 la eficacia de la justicia?

El cuadro utiliza indicadores por medio de los que se examinan las tres características principales de los sistemas judiciales eficaces: eficiencia, calidad e independencia.

  • Eficiencia

Los indicadores relativos a la eficiencia de los procesos incluyen: el volumen de trabajo, la duración de los procesos judiciales (tiempo de tramitación), la tasa de resolución (relación entre el número de asuntos resueltos y el número de asuntos incoados) y el número de asuntos pendientes. El cuadro de indicadores también presenta la duración media de los procesos en ámbitos específicos en los que es aplicable la legislación de la UE.

  • Calidad

Un acceso fácil a la justicia, unos recursos suficientes, herramientas eficaces de evaluación y normas apropiadas son factores fundamentales que contribuyen a la calidad de los sistemas judiciales. El cuadro emplea varios indicadores para examinar estos factores, como la presentación de demandas por vía electrónica, la comunicación entre los tribunales y las partes, la formación de los jueces, los recursos financieros y los sistemas y normas para la gestión informática de los litigios.

  • Independencia

El cuadro de indicadores examina la percepción de la independencia judicial tanto entre el público en general como entre las empresas. También presenta información sobre las garantías jurídicas en los Estados miembros en determinadas situaciones en las que podría correr peligro la independencia judicial y una panorámica de la organización de las fiscalías nacionales.

¿Qué metodología sigue el cuadro de indicadores de la justicia en la UE?

El cuadro de indicadores utiliza diferentes fuentes de información. Gran parte de los datos cuantitativos es aportada por la Comisión para la Eficacia de la Justicia del Consejo de Europa (CEPEJ), con la que la Comisión ha suscrito un contrato para realizar un estudio anual específico. Esos datos corresponden al período comprendido entre 2010 y 2017, y han sido comunicados por los Estados miembros con arreglo al método de la CEPEJ. El estudio también incluye observaciones detalladas y fichas informativas específicas por país que facilitan más información contextual y deben leerse en conjunción con las cifras.

Las otras fuentes de datos son los grupos de personas de contacto de los sistemas judiciales nacionales, la Red Europea de Consejos del Poder Judicial (RECPJ), la Red de Presidentes de Tribunales Supremos de la Unión Europea, la Asociación de Consejos de Estado y Tribunales Supremos Administrativos de la Unión Europea (ACA), la Red Europea de Competencia, el Comité de Comunicaciones, el Observatorio Europeo de las Vulneraciones de los Derechos de Propiedad Intelectual, el Grupo de Expertos en Blanqueo de Capitales y Financiación del Terrorismo, Eurostat, la Red Europea de Formación Judicial (REFJ) y el Foro Económico Mundial.

¿Por qué faltan algunos datos?

Aunque todavía faltan datos de algunos Estados miembros, esta carencia de información continúa disminuyendo. Las dificultades que persisten en cuanto a la recopilación de datos se deben a menudo a una insuficiente capacidad estadística o al hecho de que las categorías nacionales para la recogida de datos no se corresponden exactamente con las utilizadas para el cuadro de indicadores. En un número muy reducido de casos, las lagunas de información se deben a la falta de voluntad de colaboración de las autoridades nacionales. La Comisión seguirá instando a los Estados miembros a reducir aún más esta carencia de información.

Más información

Comunicado de prensa

 

 

MEMO/19/2233

Personas de contacto para la prensa:

Solicitudes del público en general: Europe Direct por teléfono 00 800 67 89 10 11 , o por e-mail


Side Bar