Navigation path

Left navigation

Additional tools

Comisión Europea - Hoja informativa

Estado de la Unión 2018: Preguntas y respuestas sobre la propuesta de la Comisión de poner fin al cambio de hora estacional

Estrasburgo, 12 de septiembre de 2018

Preguntas y respuestas sobre la propuesta de la Comisión de poner fin al cambio de hora estacional

Banner

¿Por qué se armoniza la hora de verano/invierno a nivel de la UE?

Casi todos los Estados miembros tienen una larga tradición de disposiciones sobre la hora de verano que, en su mayor parte, se remontan a las dos guerras mundiales o a la crisis del petróleo en los setenta. En su día, los Estados miembros introdujeron cambios de hora para ahorrar energía (en particular, carbón para la producción eléctrica) y alinearse con sus países vecinos. Sin embargo, la fecha de aplicación de esos cambios no era la misma en todos los países. Esas diferencias constituían una fuente de problemas en el mercado interior, sobre todo para los sectores de la energía y el transporte, derivados de la aplicación descoordinada de los cambios de hora (en días distintos) a lo largo del año. Poco a poco se fueron introduciendo medidas europeas para armonizar la fecha del cambio horario que culminaron en la adopción de la Directiva 2000/84/CE, actualmente en vigor.

¿Cuál es la situación en el resto del mundo?

A nivel internacional, se observan disposiciones sobre la hora de verano en unos sesenta países, sobre todo en Norteamérica y Oceanía. Un creciente número de vecinos o socios comerciales de la UE ha optado por no aplicar o por suprimir tales disposiciones; entre ellos figuran, por ejemplo, Islandia, China (1991-), Rusia (2011-), Bielorrusia (2011-) y, más recientemente, Turquía (2016-).

¿Por qué presenta la Comisión esta propuesta?

La Comisión colocó las disposiciones sobre la hora de verano en la agenda política como parte del compromiso de la Comisión Juncker de actuar con altura de miras en las cuestiones importantes y dejar que los Estados miembros tomen decisiones cuando estén en mejor posición para hacerlo. Tras una evaluación de las disposiciones vigentes en materia de cambio de hora estacional en la UE, que exigen cambiar la hora cada seis meses, la Comisión llegó a la conclusión de que, al tiempo que se evita la fragmentación, los Estados miembros están en mejor posición para decidir si quieren mantener la hora de verano o de invierno permanente.

La evaluación de la Comisión tuvo en cuenta una serie de elementos, entre los que destacan la votación de una resolución sobre este tema en febrero de 2018 por parte del Parlamento Europeo, las peticiones formuladas por algunos Estados miembros de la UE, un análisis de los datos disponibles y una consulta pública celebrada por la Comisión entre el 4 de julio y el 16 de agosto de 2018. Esta consulta recibió 4,6 millones de respuestas de los 28 Estados miembros, batiendo el récord de respuestas a consultas públicas de la Comisión. Según los resultados preliminares, el 84 % de los encuestados es partidario de abolir el cambio de hora estacional. Todos esos elementos han llevado a la Comisión a proponer hoy la eliminación del cambio de hora estacional, manteniendo un enfoque coordinado para preservar el funcionamiento del mercado interior.

¿Qué propone la Comisión?

La Comisión propone suprimir el cambio horario bianual en la UE en 2019. La propuesta pondría fin a la práctica de adelantar el reloj una hora en marzo y atrasarlo una hora en octubre. Para evitar fragmentaciones en el mercado interior, los Estados miembros decidirán si desean mantener la hora de verano o de invierno con carácter permanente. Notificarán a la Comisión Europea su decisión. A partir de entonces, ya no podrán aplicar más cambios de hora estacionales. Los Estados miembros seguirán teniendo libertad para elegir su huso horario.

¿Propone la Comisión un horario de verano o de invierno permanente que rija en toda la Unión Europea?

No. La propuesta de la Comisión Europea consiste en poner fin a la práctica de cambiar la hora dos veces al año de forma coordinada. La decisión de aplicar permanentemente la hora de verano o de invierno la adoptará cada Estado miembro. Es deseable que los Estados miembros adopten las decisiones sobre la hora oficial que desee aplicar cada uno a partir de 2019 de forma concertada.

¿Por qué no pueden algunos Estados miembros seguir aplicando el cambio de hora estacional si así lo desean?

La Comisión propone acabar con la práctica de cambiar la hora dos veces al año en el conjunto de la Unión Europea. En otras palabras, los Estados miembros ya no mantendrán disposiciones nacionales en materia de cambio horario estacional, a fin de preservar el correcto funcionamiento del mercado interior y evitar perturbaciones derivadas de la acción descoordinada de los Estados miembros. Estas perturbaciones pueden afectar, en particular, a la programación de las operaciones de transporte y al funcionamiento de los sistemas de información y comunicación, incrementar los costes del comercio transfronterizo y reducir la productividad de los bienes y servicios. Por tanto, la continuidad de un régimen armonizado, con arreglo al cual todos los Estados miembros supriman el cambio horario bianual, resulta esencial.

¿Cómo y cuándo se aplicaría el cambio propuesto?

Con miras a una transición fluida, la propuesta de la Comisión prevé que, a más tardar en abril de 2019, cada Estado miembro notifique su intención de aplicar la hora de verano o de invierno permanente. Las decisiones al respecto deberían basarse en la coordinación entre los Estados miembros y, posiblemente, en consultas y evaluaciones a nivel nacional y europeo.

El último cambio obligatorio a la hora de verano tendría lugar el domingo 31 de marzo de 2019. A continuación, los Estados miembros que desearan volver al horario de invierno podrían efectuar un último cambio de hora el domingo 27 de octubre de 2019. A partir de esa fecha no se podrían efectuar más cambios.

Este calendario está supeditado a la adopción de la propuesta de la Comisión a más tardar en marzo de 2019 por parte del Parlamento Europeo y del Consejo.

¿Qué ventajas tiene abolir las disposiciones vigentes sobre el cambio de hora?

Los ciudadanos dejarán de preocuparse de ajustar la hora de su reloj. El cambio de hora genera confusión, ya que no es obvio cuándo y en qué sentido debe hacerse. Los encuestados aludieron también a los efectos negativos en la salud, el aumento de los accidentes de tráfico y la ausencia de ahorro energético como motivos para acabar con esta práctica. Además, el cuerpo humano dejará de tener que adaptarse al cambio de hora.

La supresión de esta práctica será beneficiosa para las empresas. El nuevo régimen facilitará la planificación en los sectores de la energía y el transporte (por ejemplo, en el caso de los trenes nocturnos) y simplificará las aplicaciones que dependen de la hora. Pese a haber sido uno de los factores esenciales para la implantación del sistema actual, los hechos demuestran que el ahorro energético global resultante del cambio de hora es limitado.

¿Qué husos horarios se aplicarán en la Unión?

En la actualidad hay tres husos horarios en la UE: la hora de Europa Occidental (Irlanda, Portugal y Reino Unido), la hora de Europa Central (diecisiete Estados miembros) y la hora de Europa Oriental (Bulgaria, Chipre, Estonia, Finlandia, Grecia, Letonia, Lituania y Rumanía). Los Estados miembros que opten por el horario de verano permanente pasarán automáticamente al huso horario siguiente (hora estándar + una hora). Además, los Estados miembros seguirán teniendo libertad para introducir en su hora oficial cambios que no se refieran a cambios estacionales. La propuesta prevé la notificación a la Comisión de todo cambio de huso horario con seis meses de antelación para que se puedan efectuar a tiempo los ajustes necesarios de los sistemas que dependen de la hora.

¿En qué consistió la consulta pública?

Se invitó a los participantes a compartir su experiencia general con el cambio de hora, su preferencia entre dos opciones alternativas (mantener sin cambios el sistema actual o abolirlo en el conjunto de la UE) y, en caso de abolición, su preferencia por la hora de verano o por la de invierno. Los ciudadanos europeos y las partes interesadas pudieron expresar sus opiniones cumplimentando este cuestionario en línea (disponible en todas las lenguas de la UE) entre el 4 de julio y el 16 de agosto.

¿Dónde puedo consultar los resultados finales de la consulta?

Esta consulta recibió 4,6 millones de respuestas de los 28 Estados miembros, batiendo el récord de respuestas a consultas públicas de la Comisión. El 84 % de los encuestados se mostró partidario de acabar con el cambio de hora bianual. Se ha elaborado un informe de síntesis más detallado que ha sido traducido a todas las lenguas de la UE. Está disponible en este enlace.

Más información

Sitio web sobre el Estado de la Unión Europea 2018

Página auxiliar sobre el cambio horario estacional

Comunicado de prensa: Estado de la Unión 2018: La Comisión propone poner fin al cambio de hora estacional

Informe final de la consulta pública

MEMO/18/5641

Personas de contacto para la prensa:

Solicitudes del público en general: Europe Direct por teléfono 00 800 67 89 10 11 , o por e-mail


Side Bar