Navigation path

Left navigation

Additional tools

Comisión Europea - Hoja informativa

Preguntas y respuestas sobre la propuesta de la Comisión de mejorar el acceso a la protección social para todos los trabajadores por cuenta ajena y por cuenta propia

Estrasburgo, 13 de marzo de 2018

¿De qué trata esta nueva propuesta y de dónde procede?

La propuesta de la Comisión relativa a una Recomendación sobre el acceso a la protección social para los trabajadores por cuenta ajena y los trabajadores por cuenta propia forma parte de las iniciativas que ponen en aplicación el pilar europeo de derechos sociales. La Recomendación está relacionada en particular con el principio n.º 12, según el cual «con independencia del tipo y la duración de su relación laboral, los trabajadores por cuenta ajena y, en condiciones comparables, los trabajadores por cuenta propia, tienen derecho a una protección social adecuada».

Durante la consulta pública sobre el pilar europeo, muchas partes interesadas expresaron su preocupación ante los obstáculos a los que se enfrentan los trabajadores por cuenta ajena con formas de empleo atípicas (o no convencionales) y los trabajadores por cuenta propia para acceder a la protección social. La Recomendación ayudará a los Estados miembros a adaptar sus regímenes de seguridad social a los cambios en el mundo del trabajo. Todas las personas que trabajan estarán protegidas y les resultará más fácil cambiar de empleo, de sector e incluso de situación laboral, ya que sus derechos serán mantenidos y transferidos. Se mantendrá la sostenibilidad financiera de los sistemas de seguridad social. Un aspecto esencial de la economía social de mercado europea es compartir con la mayor amplitud posible los riesgos vitales. Varios Estados miembros están emprendiendo reformas para proteger mejor a los trabajadores por cuenta ajena y por cuenta propia afectados. La finalidad de la actuación de la UE es garantizar que el progreso no sea parcial o desigual, sino que esté asegurado en los diferentes grupos, ramas de protección social y Estados miembros, creando unas condiciones de igualdad en el mercado interior.

¿Cuáles son las formas no convencionales de empleo?

Los contratos temporales o de corta duración, el trabajo a tiempo parcial y el trabajo según demanda, así como las relaciones laborales entre más de dos partes, se consideran habitualmente formas de empleo no convencionales, en contraposición con una relación laboral clásica que normalmente implica un trabajo a tiempo completo con un contrato indefinido.

Dentro de estas categorías puede observarse una gran variedad de formatos, como el trabajo ocasional (es decir, los contratos de cero horas para trabajos como reponer mercancías en un supermercado, que solo se necesitan cuando hay mucha demanda), el trabajo mediante agencias de trabajo temporal (contratos en interinidad) o el trabajo a través de plataformas (plataformas digitales, cuyos empleados no tienen un lugar de trabajo fijo).

A los efectos de esta iniciativa se maneja una definición intencionadamente amplia, para incluir también categorías emergentes o futuras de trabajo no convencional. Los mercados laborales cambian con rapidez, y las tecnologías dan lugar a formas de empleo nuevas y diferentes que aún son desconocidas. El enfoque de la Comisión garantiza que las reformas estén preparadas para el futuro, a fin de sacar el máximo partido de la evolución del mundo laboral.

El control del cumplimiento se vería facilitado por la reciente propuesta de Directiva relativa a unas condiciones laborales transparentes y previsibles, que permite aclarar los límites entre trabajo por cuenta ajena y trabajo por cuenta propia y aporta claridad sobre los casos en que se utiliza indebidamente el estatuto de trabajador por cuenta propia (los «falsos autónomos»). A efectos del acceso a la protección social, esta aclaración ayudará a que estas personas erróneamente consideradas trabajadores por cuenta propia puedan ahora acceder a la seguridad social como trabajadores por cuenta ajena.

¿Cuál es el objetivo de esta Recomendación?

La Recomendación propone que los trabajadores por cuenta ajena y los trabajadores por cuenta propia, en condiciones comparables:

  • puedan afiliarse a los sistemas de seguridad social correspondientes, de manera que se eliminen las carencias de cobertura formal,
  • puedan generar y hacer valer sus derechos a una cobertura efectiva adecuada,
  • puedan transferir fácilmente los derechos de seguridad social de un empleo a otro y
  • reciban información transparente sobre sus derechos y sus obligaciones en materia de seguridad social.

¿A quién cubre esta Recomendación?

Con esta Recomendación se promoverá que los Estados miembros pongan al alcance de todos los trabajadores por cuenta ajena y por cuenta propia una cobertura de seguridad social adecuada. En 2016, alrededor del 40 % de las personas empleadas de la UE trabajaban en empleos atípicos o por cuenta propia.

En muchos Estados miembros, el acceso a la seguridad social de las personas de estos grupos presenta carencias. Esto entraña una mayor exposición a la inseguridad económica y una menor protección ante los riesgos sociales. La Recomendación ayudaría a ampliar su cobertura eliminando las carencias.

¿Cuáles son las ramas de la seguridad social cubiertas?

En general, la propuesta se aplicaría a las ramas de la seguridad social que están más estrechamente vinculadas a la situación de empleo, en lugar de al estatuto de ciudadano o residente, como:
1) las prestaciones por desempleo;
2) las prestaciones por enfermedad y la asistencia sanitaria;
3) las prestaciones de maternidad y las de paternidad asimiladas;
4) las prestaciones de invalidez;
5) las prestaciones de vejez, incluidas las pensiones;
6) las prestaciones por accidentes de trabajo y enfermedad profesional.

¿Por qué se decidió la Comisión a actuar?

En el mercado de trabajo, cada vez más personas tienen un acceso insuficiente a la protección social. Este problema está muy extendido en los Estados miembros. Las reformas emprendidas en algunos Estados miembros son pasos en la dirección adecuada, pero se ha visto que no se refieren a todos los grupos antes desatendidos, o no son lo bastante sistemáticas. Por ejemplo, se adaptaron normas relativas solo a algunas ramas de la seguridad social, o que no incluyen a los trabajadores por cuenta propia.

La intervención de la UE puede ser un trampolín para nuevas reformas nacionales. Puede evitar distorsiones de la competencia a corto plazo y un menoscabo a largo plazo de las normas de protección social, y garantizar que todos los Estados miembros avancen en la misma dirección al mismo tiempo. De este modo se fomentaría la convergencia al alza para conseguir mejores condiciones de vida y de trabajo, en consonancia con el objetivo del pilar europeo de derechos sociales, y esto sería beneficioso para la economía y la sociedad de la UE en su conjunto.

En el período previo a la presentación del pilar europeo de derechos sociales, la Comisión llevó a cabo una amplia consulta pública, de marzo a diciembre de 2016, en la que se constató la necesidad de actuar en este ámbito. El informe de la consulta puede consultarse aquí. La necesidad de actuar se volvió a confirmar en las consultas a los interlocutores sociales al nivel de la Unión tras la presentación del pilar en abril de 2017.

¿Cuáles serán los beneficios para los trabajadores?

El objetivo de la Recomendación es apoyar a las personas con formas de empleo no convencionales o trabajo por cuenta propia que, debido a su situación laboral, no están suficientemente cubiertas por los regímenes de seguridad social y, por tanto, se ven expuestas a una mayor incertidumbre económica.

Se espera que el impacto social sea ventajoso para los trabajadores y sus familias, al reducirse la individualización de los riesgos, la incertidumbre de los ingresos, la precariedad y, en especial, el riesgo de pobreza.

Una cobertura adecuada de seguridad social brinda a los trabajadores oportunidades e incentivos para participar en la educación y la formación y para dedicar tiempo a buscar un empleo acorde con sus capacidades. Les ayuda a sentirse seguros para aprovechar plenamente las oportunidades creadas por nuevas formas y ritmos de trabajo, nuevas relaciones de trabajo con los empleadores, unas transiciones profesionales crecientes y el empleo por cuenta propia. De este modo, los sistemas de seguridad social cumplen funciones importantes para los ciudadanos y los mercados de trabajo.

Las mujeres, en particular, se beneficiarían de una protección social con más amplia cobertura, puesto que ahora quedan especialmente expuestas al empleo no convencional. Con más frecuencia que los hombres, las mujeres trabajan a tiempo parcial e interrumpen su carrera por los hijos o para cuidar a familiares dependientes.

¿Cuáles serán los beneficios para las empresas?

La Recomendación creará más equidad entre las empresas, al establecer igualdad de condiciones. La ampliación de la cobertura llevará a una notable reducción de la competencia desleal entre las empresas que contratan a personal con contratos no convencionales exentos de cotizaciones a la seguridad social y sus competidores que no reducen los costes de esa manera.

Además, las empresas podrían beneficiarse de una mayor productividad de las personas en las nuevas formas de empleo protegidas, así como de los efectos positivos que para los mercados laborales tienen los sistemas de seguridad social.

¿No son los interlocutores sociales los mejor situados para regular las prácticas relativas a las relaciones laborales?

Como contemplan los Tratados de la UE, la Comisión consultó a las organizaciones sindicales y de empleadores al nivel de la Unión, con un planteamiento en dos fases, para comprobar si tenían la intención de abordar los retos mediante un acuerdo entre ellas. Las consultas tuvieron lugar del 29 de abril al 23 de junio de 2017 y del 20 de noviembre de 2017 a enero de 2018. Si bien ambas partes expresaron su acuerdo, a grandes rasgos, con los retos presentados por la Comisión, no llegaron a un acuerdo para entablar negociaciones con vistas a celebrar un acuerdo a nivel de la Unión. Al elaborar la propuesta se han tomado debidamente en consideración todas las contribuciones de los interlocutores sociales.

Véase también el comunicado de prensa aquí.

MEMO/18/1623

Personas de contacto para la prensa:

Solicitudes del público en general: Europe Direct por teléfono 00 800 67 89 10 11 , o por e-mail


Side Bar