Navigation path

Left navigation

Additional tools

Comisión Europea - Hoja informativa

Preguntas y respuestas: Día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer

Bruselas, 24 de noviembre de 2017

¿Qué está haciendo la Comisión para luchar contra el acoso sexual?

DECLARACIÓN/17/4848

 

¿Qué está haciendo la Comisión para luchar contra el acoso sexual?

La Comisión Europea ha dedicado el año 2017 a la lucha contra la violencia ejercida sobre las mujeres en toda la UE y ha puesto en marcha en los medios sociales una campaña de sensibilización contra esa lacra y con la que se muestra una posición inequívoca al respecto.

Además, la Comisión financia medidas y proyectos concretos de prevención y concienciación, como el destinado a asegurar que todos los profesionales que asistan a estas mujeres estén adecuadamente formados, dotado con 15 millones EUR. Las mujeres deben poder confiar en que se otorga veracidad a su testimonio, lo que aumentará la probabilidad de que denuncien el acoso o la violencia sexual.

En mayo de 2017, a raíz de una propuesta de la Comisión (véase la Declaración), el Consejo adoptó una Decisión relativa a la firma del Convenio de Estambul del Consejo de Europa. El Convenio de Estambul es un tratado jurídicamente vinculante cuyo objeto es luchar contra la violencia sobre las mujeres y las niñas, prevenirla, proteger a las víctimas y poner fin a la impunidad de los autores de tales actos. La Comisión ha dado el primer paso importante proponiendo la adhesión de la Unión Europea al Convenio, como Parte de pleno derecho, en virtud del Derecho internacional. Están en curso las negociaciones sobre la decisión de celebración, que permitirá la ratificación del Convenio por la UE. Antes de la adopción de dicha decisión por el Consejo, el Parlamento Europeo debe aprobar la celebración del acuerdo por la UE.

También se dispone de financiación en otros ámbitos para cuestiones de género. El programa Erasmus+ apoya proyectos y asociaciones entre centros educativos destinados a combatir la discriminación por motivos de género, así como iniciativas de lucha contra la violencia de género en el deporte, como el proyecto VOICE (Voces por la verdad y la dignidad: lucha contra la violencia sexual en el deporte europeo a través de las voces de las víctimas).

¿Qué medidas internas ha adoptado la Comisión para proteger a su personal?

La Comisión sigue una política de tolerancia cero respecto de cualquier forma de acoso. Nuestro Estatuto exige a todo el personal integridad en su comportamiento y prohíbe todo tipo de acoso.

Desde 2006, disponemos de medidas para prevenir todas las manifestaciones de acoso en la Comisión Europea. La Estrategia de diversidad e inclusión, recientemente adoptada, refuerza esas disposiciones e incluye nuevas medidas preventivas.

Disponemos de estrictas normas y procedimientos que alientan a las víctimas de comportamientos inadecuados a denunciarlos, para lo que pueden optar entre canales informales o canales formales.

Un equipo de nuestro departamento de Recursos Humanos se encarga de examinar las denuncias y de llevar a cabo las investigaciones oportunas.

Los recientes acontecimientos que han sido noticia en todo el mundo han suscitado preguntas sobre los casos de acoso sexual en Europa e incluso dentro de las instituciones europeas. ¿Son suficientes las medidas implantadas por la Comisión?

Nosotros predicamos con el ejemplo y, por tanto, nos comprometemos a seguir mejorando. Nos proponemos revisar nuestras normas internas, con el fin, en particular, de incorporar la nueva jurisprudencia. Nuestra ambición es disponer de una política de lucha contra el acoso actualizada en el transcurso de 2018.

Seamos claros: un solo caso de acoso es siempre un caso de más. La Comisión proseguirá por consiguiente su labor preventiva y continuará promoviendo un entorno de trabajo respetuoso. Seguirán realizándose investigaciones formales y aplicándose sanciones siempre que sea necesario.

¿Qué protección y ayuda se ofrece a las víctimas de la violencia?

Desde noviembre de 2015, la Directiva sobre los derechos de las víctimas establece un conjunto de derechos inalienables que amparan a las víctimas de delitos, así como unas claras obligaciones para los Estados miembros de la UE a fin de garantizar dichos derechos en la práctica. Estas normas reconocen que las víctimas de la violencia de género y la violencia doméstica son especialmente vulnerables. Las víctimas tienen derecho a la protección y al acceso a los servicios de apoyo en función de sus necesidades. (Véanse los documentos IP/15/6095 y la ficha informativa).

Gracias a la normativa de la UE sobre el reconocimiento de las órdenes de protección, las víctimas de violencia doméstica pueden acogerse también a protección extraordinaria cuando se desplacen dentro de la UE. Esa normativa se recoge en una Directiva y un Reglamento.

También existen normas sobre la indemnización que corresponde a las víctimas de delitos. Según la Directiva sobre indemnización, las personas que hayan sido víctimas de delitos violentos y dolosos en otro Estado miembro de la UE pueden recibir una indemnización justa del país en el que se cometió el delito.

¿Qué se hace al nivel de la UE para erradicar la trata de seres humanos?

La gran mayoría de las víctimas de la trata de seres humanos registradas en la UE son mujeres y niñas (80 %). La UE reconoce que la trata de mujeres es una forma de violencia de género y ha adoptado marcos jurídicos y estratégicos integrales para su erradicación. La Directiva de lucha contra la trata de seres humanos contiene disposiciones para proteger a las víctimas y para impedir que otras personas caigan en esas redes. La Estrategia de la UE para la erradicación de la trata de seres humanos 2012-2016 complementa esta normativa con una serie de acciones, algunas de las cuales se centran en la dimensión de género del fenómeno. Como parte de esta Estrategia, la Comisión publicó en marzo de 2016 el Estudio sobre la dimensión de género de la trata de seres humanos. También en 2016, la Comisión publicó el Primer informe sobre los progresos realizados en la lucha contra la trata de seres humanos, algunas de cuyas conclusiones versan específicamente sobre las mujeres y las niñas.

La Comisión publicará en breve sus medidas prioritarias para hacer frente a la trata de seres humanos, que completarán el trabajo en curso, integrarán un balance de la Estrategia de la UE para el periodo 2012-2016 y darán continuidad a los esfuerzos ya realizados, teniendo en cuenta factores como la incorporación de la dimensión de género, la coordinación con las partes interesadas y la ampliación de la base de conocimientos.

¿Qué datos se recogen para comprender mejor este fenómeno?

La formulación de una política eficaz de lucha contra la violencia de género requiere datos exactos y comparables.

La primera encuesta a escala europea sobre la experiencia de las mujeres víctimas de distintas formas de violencia, llevada a cabo por la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (FRA), muestra que la violencia contra las mujeres está aún muy extendida en Europa. Pone de manifiesto que una de cada tres mujeres ha padecido violencia física o sexual a lo largo de su vida y que el 55 % de las mujeres ha sufrido acoso sexual.

Como complemento de la encuesta de la Agencia de los Derechos Fundamentales, la Comisión ha puesto en marcha una encuesta de prevalencia de la violencia de género en toda la UE, de cuya coordinación se encargará Eurostat con la participación de los institutos de estadística nacionales. Tras una fase piloto en 2018, la encuesta se llevará a cabo en 2019-2020. Eurostat está recopilando, además, estadísticas sobre delincuencia, es decir, sobre el número de denuncias de homicidio doloso, violación y agresión sexual cuyas víctimas sean tanto hombres como mujeres. Los datos revelan que en muchos Estados miembros más de la mitad de las mujeres asesinadas lo han sido a manos de su pareja o de un pariente o familiar.

El Instituto Europeo de la Igualdad de Género ha desarrollado métodos y un conjunto de indicadores para evaluar el riesgo de mutilación genital femenina. Ese Instituto ha diseñado también un parámetro para medir el fenómeno de la violencia de género, como componente de su índice de igualdad de género.

La Comisión Europea también ha publicado un estudio sobre la violencia de género en el deporte, que presenta un compendio y una visión de conjunto de los marcos jurídicos y las políticas de los Estados miembros. En él se señalan diversas prácticas ejemplares de lucha contra la violencia de género en el deporte y se formulan recomendaciones de actuación destinadas a la Comisión, los Estados miembros y las organizaciones deportivas, incluida la de que los deportistas con antecedentes delictivos no puedan asumir funciones en entornos deportivos en toda la Unión Europea.

¿Cómo hace frente la UE a la violencia de género en su política de asilo?

En el marco de la actual reforma del Sistema Europeo Común de Asilo, la Comisión Europea ha propuesto reforzar las disposiciones aplicables a los solicitantes vulnerables. Con tal fin, es preciso adoptar normas más ambiciosas de evaluación de la vulnerabilidad e imponer a los Estados miembros la obligación de tener en cuenta las necesidades específicas de las solicitantes que hayan sufrido violencia de género. Esas disposiciones más rigurosas aspiran también a asegurar que los solicitantes de asilo tengan el acceso debido a cuidados médicos, asistencia jurídica, apoyo psicológico postraumático, en caso necesario, y atención psicosocial. La propuesta del nuevo Reglamento sobre procedimientos de asilo aboga por la incorporación de la dimensión de género a la protección internacional. Por ejemplo, deberá ofrecerse a las mujeres la oportunidad efectiva de ser entrevistadas por separado de su cónyuge u otros miembros de su familia. Siempre que sea posible, deberán ser asistidas por intérpretes y médicos mujeres, especialmente si existe la sospecha de que han sido víctimas de violencia de género.

La Oficina Europea de Apoyo al Asilo (EASO) ha desarrollado, además, varias herramientas para garantizar una aplicación efectiva de las disposiciones legales relativas a las cuestiones de género.

¿Qué está haciendo la UE para contribuir a promover la igualdad de género fuera de la Unión Europea?

La Unión Europea sitúa los derechos humanos de la mujer y la igualdad de género en el centro de todas sus políticas exteriores. Hace cuantos esfuerzos están a su alcance para empoderar a las mujeres y amplificar su voz, reafirmando sus derechos políticos, sociales y económicos en todo el mundo.

El Plan de Acción de la UE en materia de género 2016-2020, el Compromiso Estratégico para la Igualdad de Género (2016-2019) y la Estrategia global de la UE constituyen el marco general para la acción y la cooperación de la UE con los países socios, las organizaciones internacionales y de la sociedad civil y el sector privado. El Plan de Acción de la UE en materia de género 2016-2020 ha fijado el ambicioso objetivo de incorporar acciones para la igualdad de género en el 85 % de las nuevas iniciativas de la UE de aquí a 2020. Los progresos son indiscutibles, ya que el 92 % de las nuevas iniciativas adoptadas en el ámbito de la política exterior de la UE y el 60 % de las nuevas iniciativas adoptadas en el ámbito de la cooperación internacional y la política de desarrollo de la UE están principal o significativamente destinadas a promover la igualdad de género o el empoderamiento de las mujeres. En 2016, la Comisión Europea destinó 419 millones EUR a acciones específicas en favor de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres.

Habida cuenta de que la igualdad de género permea la totalidad de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y es esencial para alcanzar todos los objetivos de desarrollo sostenible, la UE contribuirá a este motor clave del desarrollo centrándose también en acciones concretas que repriman e impidan toda forma de violencia contra las mujeres y las niñas, modificando la cultura institucional de la UE y sus Estados miembros de forma que se cumplan los compromisos y se apoye a los países socios en la creación de un entorno más propicio al respeto de todos los derechos de las niñas y las mujeres. El Consenso Europeo sobre Desarrollo, recientemente adoptado, forma parte de la respuesta global a la Agenda 2030 y reafirma el compromiso de la UE con la defensa de la igualdad de género, los derechos de las mujeres y las niñas y el empoderamiento de estas como prioridad en todos los ámbitos de actuación, para lo que garantiza la integración de la perspectiva de género en todas nuestras políticas y programas.

Seguiremos, en particular, invirtiendo en las mujeres y las niñas cuyos derechos están siendo conculcados en todo el mundo a través de su exclusión de la educación, el mercado de trabajo y la vida política y de su sujeción a normas y leyes injustas en materia de sucesiones, ciudadanía o propiedad de la tierra. En 2017, hemos prestado ayuda específica a las víctimas de la violencia en las zonas más remotas y frágiles. Con tal fin, la UE ha puesto en marcha, junto con la ONU, la Iniciativa Spotlight destinada a erradicar todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas.

La UE también está en primera línea de la lucha a favor de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en situaciones de conflicto mediante su aplicación del programa sobre mujeres, paz y seguridad. Estamos, en efecto, adoptando medidas de ejecución de la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad de la ONU sobre mujeres, paz y seguridad y sus siete resoluciones complementarias.

Mantenemos una estrecha colaboración con la ONU y todos los interlocutores pertinentes a escala mundial acerca de la necesidad de lograr una verdadera inclusión de la mujer en la prevención de las situaciones de conflicto y posconflicto, lo que implica su participación en los procesos de paz, así como en los esfuerzos por desterrar todas las formas de violencia contra las mujeres, incluida la violencia de género y sexual, en los conflictos.

La UE mantiene un diálogo activo con los países socios en foros multilaterales para contribuir sistemáticamente al progreso de la Agenda de Género, especialmente en las sesiones anuales de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer de las Naciones Unidas y en las sesiones trimestrales del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, principales foros de elaboración de políticas de la ONU.

Planteamos sistemáticamente las cuestiones de género en los diálogos políticos, los diálogos o subcomités de derechos humanos, los grupos de trabajo informales y los debates relacionados con los derechos humanos con los países socios. Las nuevas estrategias de derechos humanos y democracia para el período 2016-2020 incluyen la igualdad de género entre sus máximas prioridades. Además, la UE realiza gestiones diplomáticas, toma posiciones políticas y financia acciones contra las desigualdades y la discriminación que afectan a las mujeres y las niñas. Las cuestiones de género se hallan ampliamente presentes en nuestras políticas y programas de observación electoral y justicia transicional, así como en los relacionados con los defensores de los derechos humanos y la Corte Penal Internacional.

¿Qué está haciendo la UE para proteger a las mujeres en las situaciones de crisis humanitaria?

Los conflictos y las catástrofes naturales afectan de diferente modo a las mujeres, las niñas, los niños y los hombres. Perfecto ejemplo de nuestra intervención en estos casos son los proyectos de ayuda humanitaria financiados por la UE en todo el mundo, que están adaptados a estas necesidades diferentes. Todos los proyectos tienen en cuenta el factor de género para asegurar un impacto máximo de forma que la ayuda llegue a los más necesitados. A fin de garantizar que las respuestas humanitarias atiendan las necesidades específicas de las mujeres, se fomenta la integración de su perspectiva en todos los proyectos humanitarios financiados por la UE.

El enfoque aplicado por la Comisión Europea a las cuestiones de género y a la violencia de género en la prestación de ayuda humanitaria se expone en el documento de trabajo titulado «El género en la ayuda humanitaria: necesidades diferentes, asistencia adaptada». Este enfoque se desarrolla en el documento Protección Humanitaria: Mejorar los resultados de protección con el fin de reducir los riesgos para las personas en crisis humanitarias. La UE ha introducido también un marcador de género/edad para evaluar en qué medida las acciones humanitarias financiadas por la UE tienen en cuenta ambos parámetros.

La UE responde a la violencia de género en situaciones de crisis humanitaria a través de acciones específicas y de desarrollo de capacidades. En 2016, la UE apoyó 62 proyectos humanitarios relacionados con la violencia de género. Estos proyectos, cuya financiación asciende a un total de casi 24,5 millones EUR, beneficiarán a 3,4 millones de mujeres, niñas, niños y hombres en todo el mundo. Desde 2014, la UE ha gastado más de 1 millón EUR al año en proyectos que contribuyen a reforzar la capacidad del sistema humanitario para tratar las cuestiones de género y plantar cara a la violencia de género. La UE es un miembro activo de la iniciativa mundial Llamamiento para la protección contra la violencia de género.

Además, apoya también la aplicación de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer y la Declaración y la Plataforma de Acción de Pekín, así como el Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo (CIPD).

Es fundamental que la UE consiga también implicar a los interlocutores no gubernamentales. Trabajamos codo a codo con agentes de la sociedad civil, especialmente con representantes de organizaciones de mujeres, de fundaciones privadas, del sector privado y de los defensores de esta causa. Toda esta labor contribuirá a abordar las causas profundas de la desigualdad de género: la falta de acceso a los recursos financieros y materiales, la inferioridad en las relaciones de poder, la discriminación, la estigmatización y los estereotipos y la violencia de género.

 

 

 

MEMO/17/4849

Personas de contacto para la prensa:

Solicitudes del público en general: Europe Direct por teléfono 00 800 67 89 10 11 , o por e-mail


Side Bar