Navigation path

Left navigation

Additional tools

Comisión Europea - Hoja informativa

El nuevo Reglamento sobre productos ecológicos

Bruselas, 20 de noviembre de 2017

El nuevo Reglamento sobre productos ecológicos

La Comisión acoge con satisfacción el refrendo por parte del Consejo del acuerdo de los colegisladores acerca de las nuevas normas sobre producción ecológica y aguarda con impaciencia que se den los últimos pasos que conducirán a la adopción del nuevo Reglamento. Una vez adoptadas, las nuevas normas entrarán en vigor el 1 de enero de 2021. Esto dará tiempo suficiente a los productores, agentes comerciales y socios comerciales para adaptarse al nuevo marco.

¿Por qué necesitamos un nuevo conjunto de normas para el sector de la agricultura ecológica?

Muchas de las normas actuales datan de hace más de veinte años y deben actualizarse para reflejar los profundos cambios que han tenido lugar en el sector ecológico de la UE en las dos últimas décadas. La agricultura ecológica ha dejado de ser un nicho del sector agroalimentario de la UE, tal como era cuando se promulgaron por primera vez las normas vigentes en la actualidad. De hecho, hoy en día es uno de los sectores más dinámicos de la agricultura de la UE, y la superficie que ocupa la agricultura ecológica aumenta cada año en aproximadamente 400 000 hectáreas. El mercado de los productos ecológicos de la UE representa unos 27 000 millones EUR, casi un 125 % más que hace 10 años. La falta de uniformidad de las normas y excepciones actualmente en vigor no da suficiente certidumbre y seguridad a este importantísimo sector de la agricultura europea, y con el planteamiento del nuevo Reglamento, más sencillo y armonizado, debería acelerarse aún más su crecimiento.

¿Cuál es el valor añadido de esta reforma y qué es lo que va a cambiar?

Los productores ecológicos de la UE van a gozar de unas condiciones equitativas, y el logotipo ecológico de la UE va a ofrecer a los consumidores las mismas garantías de calidad en toda Europa. Esta garantía de calidad es extremadamente importante, a la vista del precio más alto que paga la mayor parte de los consumidores por los alimentos ecológicos.

La mejora más destacada es la introducción de un conjunto de normas en toda la UE aplicables a todo su sector ecológico. Las antiguas normas autorizaban un sistema de excepciones a la carta, en ocasiones a nivel de un único productor. Las nuevas normas tienen en cuenta la necesidad de flexibilidad a la que esas excepciones respondieron en el pasado: seguirá siendo posible conceder excepciones debidamente justificadas como, por ejemplo, sustituir con carácter temporal un ingrediente ecológico por otro no ecológico en caso de existencias limitadas, pero ahora solo durante un período determinado; además, esas excepciones estarán sujetas a una evaluación periódica y serán aplicables, si resulta necesario, a todos los productores para garantizar un trato equitativo. Se aplicarán las mismas normas a todos los productores y productos ecológicos.

Este conjunto único de normas va a aplicarse también a los agricultores de fuera de la UE que exportan sus productos ecológicos al mercado de la Unión. Sustituirá a las más de sesenta normas distintas consideradas equivalentes que se aplican en la actualidad a la importación de ese tipo de alimentos. Hoy por hoy, nos encontramos en una situación en la que pueden aplicarse normas diferentes a los productores de un mismo país si este no tiene ningún acuerdo de equivalencia con la UE porque los organismos de certificación fijan sus propias normas. El principio de conformidad con el conjunto único de normas de la UE sustituirá al principio de equivalencia. Las nuevas normas aportan grandes mejoras en relación con el comercio, la más importante de las cuales es que se crearán unas condiciones de competencia equitativas para los operadores de la UE y de terceros países.

Se ha ampliado el ámbito de aplicación de las normas para abarcar una gama de nuevos productos como la sal, el corcho y los aceites esenciales. También será posible en el futuro añadir nuevos productos para responder a la evolución del sector y a la demanda de los consumidores, lo cual proporcionará nuevas oportunidades a los productores.

El nuevo Reglamento supone una simplificación para los agricultores. Por ejemplo, los pequeños agricultores van a poder optar por la certificación de grupo, lo que reducirá sus costes de certificación y les facilitará la incorporación al régimen de producción ecológica.

También se van a crear nuevas oportunidades gracias a la apertura de un nuevo mercado para las semillas ecológicas y otros materiales de reproducción vegetal con un alto grado de biodiversidad genética. De este modo aumentarán la biodiversidad y la sostenibilidad de los cultivos y se impulsará la innovación. Se reforzará la resistencia a plagas y enfermedades y se hará especial hincapié en mejorar la adaptación a las condiciones locales.

¿Estas nuevas normas supondrán más controles y una mayor burocracia para los productores ecológicos y los organismos de certificación?

Más bien al contrario. Las nuevas normas establecen un equilibrio entre, por un lado, la necesidad de llevar a cabo controles para asegurar la confianza de los consumidores en el sector y, por otro, la carga que ello supone tanto para los agricultores como para las autoridades competentes. Los controles se llevan a cabo a nivel de Estado miembro sin previo aviso, con objeto de garantizar su eficacia. El procedimiento estándar consiste en realizar controles anuales, pero las nuevas normas reconocen que esa periodicidad no siempre resulta necesaria en el caso de los productores ecológicos de prestigio. Cuando los productores tengan un historial impecable después de tres años consecutivos de controles anuales, las autoridades nacionales pueden decidir controlarlos cada dos años. De este modo se reducirá la burocracia tanto para los agricultores como para las administraciones nacionales.

¿Está autorizado el uso de plaguicidas en los alimentos ecológicos?

Las normas ecológicas son muy claras: los productores certificados no pueden utilizar en ningún caso sustancias no autorizadas, como los plaguicidas, en sus cultivos. Esto siempre ha sido así y no va a cambiar con las nuevas normas.

Lo que establecen las nuevas normas son medidas de precaución que los operadores tienen que adoptar para reducir el riesgo de «contaminación» accidental por plaguicidas utilizados en cultivos convencionales próximos a cultivos ecológicos. Las autoridades nacionales son responsables de controlar esas medidas. Los consumidores deben poder confiar plenamente en que no se han utilizado activamente plaguicidas en la producción de los productos que llevan el logotipo ecológico de la UE y en que se han tomado todas las precauciones posibles para reducir el ya de por sí pequeño riesgo de que se encuentren plaguicidas de forma accidental.

En los casos en que se afirme que algún producto ecológico contiene plaguicidas, las autoridades nacionales tienen la obligación de investigar el asunto. No obstante, tales afirmaciones tienen que estar claramente justificadas para que pueda iniciarse un procedimiento de investigación oficial. La investigación debería servir para determinar el origen y la causa de la presencia de tales sustancias y aplicar cualquier método adecuado que permita descartar la sospecha sin retrasos innecesarios.

La Comisión evaluará la situación en un plazo de cuatro años a partir de la fecha de aplicación del nuevo Reglamento, es decir, el 1 de enero de 2021. Esto permitirá realizar un análisis completo de las normas y prácticas nacionales en relación con los umbrales aplicables a las sustancias no autorizadas y determinar la manera de avanzar en esta cuestión.

¿Qué implican las nuevas normas para los productos ecológicos importados?

El nuevo Reglamento no solo es aplicable a los productos ecológicos de la Unión sino también a los productos importados en la UE procedentes de otros países.

Por lo que se refiere a los organismos de control reconocidos, las nuevas normas serán las mismas tanto para los productores de la UE como para los de terceros países que quieran vender sus productos en el mercado único de la Unión Europea. En vez de ajustarse a unas normas consideradas equivalentes a las de la UE, los productores de terceros países tienen ahora que cumplir el mismo conjunto de normas que los productores de la Unión Europea. Se pasará de ese modo del principio de equivalencia al principio de conformidad. Así no solo se crean unas condiciones de competencia equitativas para todos los productores, que pueden estar seguros de que todos ellos están obligados a respetar el mismo conjunto de normas estrictas, sino que también se dan garantías a los consumidores de que los productos ecológicos que se venden en la UE, con independencia de que se hayan producido dentro o fuera de la Unión, cumplen las mismas normas de calidad.

Hasta ahora, los productos importados estaban certificados con arreglo a las normas nacionales de terceros países equivalentes o de acuerdo con algunos de los aproximadamente sesenta conjuntos de normas distintos de los organismos de control reconocidos por la UE como equivalentes a sus propias normas ecológicas. Por ejemplo, algunos organismos de control permitían el uso de determinados productos fitosanitarios que no se utilizan en la UE (por ejemplo, para tratar enfermedades que no están presentes en Europa y con respecto a los cuales, por tanto, no hay ninguna norma europea).

¿Qué pasará con los acuerdos sobre productos ecológicos entre la UE y otros países?

La UE considera que varios países que no pertenecen a la Unión (denominados terceros países) disponen de normas de producción ecológica y sistemas de control equivalentes. La UE también ha sido reconocida como equivalente por algunos terceros países como Canadá, Japón, los Estados Unidos, Túnez, Nueva Zelanda, etc. por medio de acuerdos de equivalencia, lo que significa que ambas partes consideran que sus normas de producción ecológica y sus sistemas de control son equivalentes con arreglo a sus normas respectivas. Ese reconocimiento permite a los consumidores europeos elegir entre una amplia gama de productos ecológicos, y al mismo tiempo ofrece oportunidades de exportación a los productores de la UE.

Los acuerdos existentes tendrán que adaptarse a las nuevas normas en un plazo razonable siempre que sea pertinente.

El reconocimiento de la equivalencia existente respecto a terceros países que están fuera del ámbito de aplicación de acuerdos de equivalencia recíproca tendrá que transformarse en acuerdos comerciales recíprocos para ofrecer un marco jurídico más sólido a los operadores. El período transitorio de cinco años garantiza que tanto la UE como sus socios tendrán tiempo para negociar un acuerdo mutuamente beneficioso.

¿Qué implican las nuevas normas para la producción ecológica en invernaderos?

La nutrición de las plantas con elementos que procedan principalmente del ecosistema edáfico es uno de los principales requisitos de la producción ecológica. El nuevo Reglamento confirma el vínculo con el suelo como un principio básico y, como tal, el uso de «lechos demarcados» no se considera compatible con los principios ecológicos más amplios.

No obstante, este nuevo Reglamento permitirá a los productores de Estados miembros en los que esa práctica ya ha sido autorizada para la agricultura ecológica seguir utilizando invernaderos durante un período limitado de diez años. La Comisión presentará un informe sobre el uso de lechos demarcados en invernaderos cinco años después de la fecha de aplicación del nuevo Reglamento, informe que podrá ir acompañado, si procede, de una propuesta legislativa.

¿Las normas se aplicarán a todos los productos ecológicos, incluidos los productos transformados?

El nuevo Reglamento sobre productos ecológicos se aplicará a los productos agrícolas vivos y no transformados, incluidas las semillas y otro material de reproducción vegetal, y a los productos agrícolas transformados utilizados como alimentos o piensos. Los productos transformados solo pueden etiquetarse como ecológicos si al menos el 95 % de los ingredientes de origen agrario lo son.

MEMO/17/4686

Personas de contacto para la prensa:

Solicitudes del público en general: Europe Direct por teléfono 00 800 67 89 10 11 , o por e-mail


Side Bar